El pago de estampillas es un millonario recaudo

Por esta vía, solo las entidades públicas captarían cerca de 3,5 billones de pesos.

Archivo Portafolio.co

Estampillas, recaudo millonario

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 19 de 2011 - 08:08 a.m.
2011-09-19

Sin hacer mucho ruido, el impuesto que les cobran a los colombianos, a través de las estampillas obligatorias que exigen para realizar múltiples trámites ante las entidades públicas, recauda 3,5 billones de pesos, sin incluir las que no fijaron el monto por recaudar y que por lo tanto son indefinidas, según un estudio de la firma Gestión Legislativa en el 2009. Para ese entonces, solo había 66 leyes aprobadas en el Congreso, de acuerdo con la recopilación realizada por el Instituto Colombiano de Derecho Tributario.

Hoy, existen 10 leyes más, que se suman a las anteriores, y 11 están en proceso de ser aprobadas en el Congreso, donde se tiene una verdadera 'fiesta' con la presentación de proyectos, con este tipo de gravámenes, que están impactando el bolsillo de los contribuyentes.

Estas leyes, que se tramitan en las comisiones económicas de Senado y Cámara, se encargan de autorizar a las asambleas y concejos para que puedan cobrar el tributo, por cifras de recaudo que oscilan entre los 500 millones y los 200 mil millones, y por tiempos a veces de 20 años y en ocasiones, indefinidos.

"No se observa que alguien controle efectivamente estos montos y se perpetúan en el tiempo debiendo ser, en teoría, temporales", advierte Javier Hoyos, director de la firma Gestión Legislativa.

Cada región es autónoma a la hora de escoger quién va a pagar el impuesto. En el caso de estampillas que aplican en todos los departamentos, como la que financia 'el bienestar del anciano', recae sobre todo el que se va a inscribir al Registro Único de Contribuyentes, que debe pagar 6.737 pesos en el tributo. La misma cifra rige en cada expedición de pasaporte, mientras que, al requerir un certificado de paz y salvo de una entidad pública, hay que estampillar 3.369 pesos.

El impuesto tiene un objetivo social, porque en la mayoría de los casos es para financiar universidades, hospitales o electrificación rural, entre otras, según Hoyos, también se usan para financiar obras o instituciones que deberían ser de cargo del Estado, pero terminan aumentando la carga fiscal de los contribuyentes.

En varias oportunidades se ha intentado ponerle freno en el Congreso a la proliferación de proyectos para sacar nuevas estampillas, sin ningún resultado.

"Hay un viejo proyecto para reglamentar ese torrente de estampillas, pero no se ha podido encontrar la forma de evitar que se afecten las finanzas locales", señala el representante Ángel Custodio Cabrera, quien advierte que el gravamen no tiene sentido, porque termina impactando al propio Estado.

"Los contratistas son los que tienen que pagar y el mayor contratista es el propio Estado, en este caso, a través de los territorios", agregó el representante.

El objetivo social del impuesto no siempre ofrece un beneficio visible al contribuyente ni al sector en el que se desenvuelve, sostiene la abogada Silvia Reyes. Además, se ha convertido en una excusa para recaudar impuestos.

Le sacan plata a la gente: Dian

El director de la Dian, Ricardo Ortega, dijo que las estampillas son una forma de sacarle plata a la gente. "No existe ningún otro país como este, que tiene 130 tributos de dicho tipo", agregó.

MARTHA MORALES MANCHEGO
Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido