Pagos electrónicos le están sumando
más de $4 billones anuales a la economía

Estudio de Moody’s Analytics y Visa señala que, por cada punto
de crecimiento de los medios de pago, el PIB sube 0,014 %.

Una cuenta bancaria también es una herramienta segura ya que evita cargar con dinero en efectivo por las calles. Además, muchas de las tarjetas de débito pueden contar con un seguro en caso de robo o extravío.

Se requiere el apoyo de un sistema financiero bien desarrollado y una economía saludable para lograr un mayor impacto. 

123rf

Finanzas
POR:
Portafolio
marzo 15 de 2016 - 10:36 p.m.
2016-03-15

Aunque mucho se ha hablado sobre la importancia de reducir el uso del efectivo en la economía, la realidad es que la masificación de los pagos electrónicos sí le está sumando importantes recursos a las economías.

El impacto es distinto en cada país, pero en Colombia, el aumento de 18 por ciento que en promedio ha tenido el uso de tarjetas le ha sumado 0,1 puntos porcentuales al crecimiento económico anual durante los últimos cinco años.

Así lo señala un estudio realizado por Moody’s Analytics para Visa, según el cual, en plata blanca, el aporte anual ha rondado los 1.590 millones de dólares por año. Esto es, 4,3 billones de pesos solo en el 2015 tomando en cuenta la tasa de cambio promedio del año.

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, dijo a este diario que la masificación de pagos electrónicos tiene un rol clave en el círculo virtuoso de elevar el consumo, la actividad comercial y productiva y generar más empleos e ingreso disponible en los hogares.

Actualmente, en Colombia hay 13,7 millones de tarjetas de crédito vigentes y más de 22 millones de tarjetas débito, según los datos consolidados de la Superintendencia Financiera.

“Los consumidores que utilizan efectivo o cheques están limitados en cuanto a los fondos que tienen a mano; mientras que las tarjetas les brindan a los consumidores acceso a todos los fondos o líneas de crédito disponibles y les dan a los comercios tranquilidad respecto de la garantía del pago”, señala el documento.

Precisamente, añade que el impacto del mayor consumo con tarjetas débito, crédito y prepagadas, ha ayudado a crear alrededor de 11.000 puestos de trabajo en el país cada año.

Según Coutiño, el efecto de los medios de pago es mayor en economías con buen desempeño y cuyos sistemas financieros gozan de buena salud y están en capacidad de ampliar la infraestructura para los pagos electrónicos.

Esto explica que Suramérica sea la zona con mayor impacto del uso de tarjetas: 0,2 puntos del PIB por año.

Sin embargo, al observar por países, la gran mayoría en la región tiene impactos más fuertes que en Colombia, pues la penetración de los pagos electrónicos es menor.

De hecho, la lista es encabezada por Venezuela, en donde el aporte a la economía fue de 0,3 puntos del PIB. El experto señala que, en este caso particular, los altos niveles de inflación motivaron la sustitución del efectivo por las tarjetas.

El segundo lugar es para Argentina y Chile, con 0,23 puntos; seguidos por Perú, con 0,21 puntos; Brasil, con 0,17 y México, con 0,16.

Y, visto desde una óptica más general, en los 70 países que incluyó el estudio de Moody’s y Visa, que representan el 90% de la economía global, el aumento en la penetración de los medios de pago le sumó 296.000 millones de dólares al PIB en promedio anual durante los últimos cinco años.

En los países desarrollados, un aumento del 1% en el uso de la tarjeta arrojó un crecimiento del PIB de 75.000 millones de dólares, mientras que en los emergentes el aumento en la economía son 29.000 millones de dólares.

En cuanto al empleo, la masificación de los medios de pago ayudó a crear 2,6 millones de puestos de trabajo, equivalentes al 0,4 por ciento del total.

luicon@eltiempo.com