Los pagos y el papel

Steve Berez Facturas electrónicas y sistemas de pago han tardado en arraigar, aunque ofrecen enormes promesas en ahorro, rapidez y transparencia en transacciones entre empresas. La tecnología se fortalece, sin embargo, el papel aún gobierna. Las compañías en E.U. deben entender los beneficios del EIPP (pago y entrega de facturas electrónicas). Ese sistema permite a vendedores enviar facturas electrónicas y autoriza pagos online. Con EIPP las facturas se manejan con rapidez y los compradores negocian descuentos casi de inmediato.

POR:
noviembre 26 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-26

Las empresas compradoras deben mostrar astucia para conseguir que los vendedores acepten el sistema. Los beneficios de EIPP no se materializan hasta que más de la mitad de las facturas de un comprador son procesadas online, por lo que es importante incorporar a los abastecedores. El centro oncológico Memorial Sloan-Kettering, de Nueva York, compra suministros de grandes empresas de abastecimientos de material médico para los cuales no hay reemplazantes a mano. Sloan-Kettering dividió la conversión en tres fases: 1. Realizó una campaña para convertir a 50 vendedores que proporcionan materiales y abastecimientos, 2. Llidió con vendedores en cuyas transacciones se usaba mucho papel, el sector donde podían lograrse los mayores ahorros, 3. El equipo de conversión se concentró en vendedores cuyos servicios técnicos intentan adecuarse a pacientes específicos. Sloan-Kettering acortó el ciclo de pagos para todos sus vendedores pero también estipuló que solo renovaría contratos con aquellas compañías que aceptaran la conversión a EIPP. En la actualidad, procesa 877.000 pagos al año, casi dos veces más que antes de adoptarse EIPP, y con el mismo personal.

Siga bajando para encontrar más contenido