‘El país ya debería saber cuánto vale 1 km de vía’: GovRisk

Experto señala que se ha luchado contra la corrupción con herramientas que no se ajustan a la realidad local.

La percepción de sobornos es más alta

Archivo Portafolio.co

La percepción de sobornos es más alta

POR:
febrero 06 de 2014 - 03:46 a.m.
2014-02-06

Combatir la corrupción en la contratación pública debe ser una política de Estado y no solo la posición de un gobierno.

Así lo recomienda Jorge Claro, experto con más de 35 años de experiencia formulando políticas de contratación y miembro de la consultora británica International Governance and Risk Institute (GovRisk).

Por esa razón, el consultor dice que el mundo está perdiendo la lucha contra la corrupción, pues la percepción de sobornos es más alta.

Claro, dijo que los gobiernos se han enfocado en poner más controles y no en aumentar la capacidad la gente que está involucrada en la contratación pública.

“Hemos salido a combatir la corrupción con herramientas desarrolladas internacionalmente, pero no se ajustan a lo que ocurre en Colombia”, dijo el experto durante el foro ‘Contratación pública de Infraestructura: transparencia y gobernanza’, organizado por la Embajada Británica, la Secretaría de Transparencia de la Presidencia de la República y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Para el caso particular de Colombia, donde se contratarán obras viales por 47 billones de pesos, Jorge Claro dijo que la ANI y las entidades contratantes ya deberían saber cuánto vale cada kilómetro de carretera construido, pues ya tiene suficiente experiencia.

Agrega que el éxito de las Asociaciones Público-Privadas (APP) depende de cómo se estructuren y del diálogo previo con el sector privado para distribuir los riesgos.

Según el Foro Económico Mundial, el área de contratación pública es la más expuesta a la corrupción y el fraude.

En el caso de los proyectos de infraestructura, el gran tamaño de los contratos, la opacidad que caracteriza los procesos de adjudicación y la escasa vigilancia a los cargos públicos favorecen las prácticas ilícitas.

Siga bajando para encontrar más contenido