‘El país necesita el petróleo de los no convencionales’

Javier Betancourt Valle, presidente de la ANH, asegura que, con las tasas de éxito exploratorio actuales, se necesita ampliar la frontera petrolera. Estima que en menos de tres años no habrá todavía explotación con estimulación hidráulica.

Javier Betancourt Valle, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Archivo particular

Javier Betancourt Valle, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

Finanzas
POR:
septiembre 14 de 2014 - 08:56 p.m.
2014-09-14

La polémica sobre la técnica de estimulación hidráulica o fracking, que recién empieza en Colombia, llegó para la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, un poco antes de lo previsto.

Dicha técnica es necesaria para poder explotar yacimientos no convencionales y causa gran preocupación entre comunidades y grupos ambientalistas por los impactos que puede tener en el agua y la sismicidad.

Para el presidente de la Agencia, Javier Betancourt Valle, cada uno de los riesgos asociados con esta práctica fueron analizados con cuidado en la reglamentación. El funcionario aseguró que faltan aún tres o cuatro años para que el país empiece a producir petróleo utilizando esta técnica.

Hace tres años, la Contraloría les envió un control de advertencia previniendo sobre los riesgos del ‘fracking’. ¿La reglamentación cumple con estos parámetros?

Hay tres tipos de reglamentación: una es la contractual, que la hicimos nosotros; otra, la técnica, que estuvo a cargo del Ministerio de Minas y Energía, y otra es la ambiental, que hizo el Ministerio correspondiente. Nosotros hemos estado pendientes de todo y ha sido un trabajo conjunto.

Se identificaron los principales riesgos que son: el agua subterránea, la microsismicidad inducida, el uso del agua y la disposición de aguas residuales, a cada uno se le dio un manejo en la normatividad para prevenirlos y mitigarlos. Le puedo decir que la reglamentación nuestra va a ser la más estricta del mundo.

Pero hay muchas dudas, el mismo Ministro de Vivienda manifestó públicamente su “miedo al ‘fracking’”...

Yo creo que tenemos que aproximarlo, explicarle todo lo que hemos hecho y vamos a tener la posibilidad de hacerlo.

Pero esto evidencia un problema muy serio de comunicación dentro del Gobierno para este tema...

Sí, tenemos un plan de comunicaciones contemplado, pero nos tocó salir más temprano de lo previsto a hablar del tema, porque todavía no hay actividad en Colombia en no convencionales.

Pero, ¿ya hay solicitudes de licencias?

No. Había una de Nexen para unos contratos, pero no se les podía dar hasta que no saliera la reglamentación; ellos estaban esperando, pero al final renunciaron a esos contratos y se fueron para otra parte.

Ahora, nosotros no vemos que se vaya a dar explotación en no convencionales en los próximos tres años. Hasta entonces, habrá algo de actividad.

Para aclarar: explotación, dentro de tres años, pero el Gobierno ya proyectó una meta de veinte pozos de exploración en dos años...

Sí, pero 20 pozos no es gran cosa. Tienen que solicitar una licencia, que se demora entre un año y 18 meses, seis meses después de aprobada podrían estar iniciando la exploración, entonces en los próximos dos años sería razonable pensar que va a haber esa actividad.

Ahora, esos 20 pozos que vamos a hacer van a evaluar la roca madre, o la roca fuente, de esa evaluación que se hace sale una decisión de si la roca puede ser productiva o no, entonces ese pozo puede que sea estimulado o no. Porque hay zonas que no tienen las condiciones geológicas para hacer estimulación.

Mientras la industria pide celeridad en las licencias, otros sectores piden moratoria para el ‘fracking’. ¿Qué piensa hacer para conciliar estas dos posturas?

Trabajar con apertura. Aquí nosotros confiamos en lo que estamos haciendo y estamos dispuestos a mostrarles a todos los que tengan preocupaciones sobre esto. Queremos hacer un trabajo responsable.

Ahora, miremos quienes tienen moratoria: el Reino Unido tenía y la levantó, lo mismo Sudáfrica; Alemania tenía algunas restricciones particulares y ya no; el estado de Nueva York, todo el mundo dice que tiene moratoria y no, solo parcialmente. Los franceses la prohibieron, pero es que la formación está debajo de París, si nosotros tuviéramos la formación debajo de Bogotá, técnicamente con el reglamento existente no lo podríamos hacer. En Colombia estudiamos todos esos casos y, si se analiza con cuidado, desde que se dio la ley del Plan Nacional de Desarrollo hasta ahora han pasado tres años, esa fue nuestra moratoria, el tiempo que nos tomamos para organizar la reglamentación.

¿Por qué la urgencia?

Fue un lineamiento del plan de desarrollo y tenemos que cumplirlo. Pero, además, no es caprichoso: de cada diez pozos exploratorios de cuencas maduras, dos son exitosas, y esos dos producen ocho millones de barriles de reserva que equivalen a ocho días de producción.

Como vamos, perforando 130 pozos, vamos a encontrar 23 pozos productivos, por año, que nos darán catorce días de producción y la verdad es que Colombia hoy depende de los hidrocarburos para sus ingresos. Si seguimos haciendo lo mismo vamos a encontrar lo mismo.

Entonces qué tenemos que hacer: ir a cuencas diferentes, en nuestro caso, offshore y no convencionales. El reto es generar los recursos para el marco fiscal de mediano plazo porque eso nos afecta a todos como sociedad, sino no vamos a poder financiar los planes sociales del país, lo necesitamos.

Si somos exitosos en no convencionales vamos a tener otro país, una generación de conocimiento alrededor de esto y cadenas productivas alrededor de esta industrias que van a generar más empleo.

‘REGULACIÓN PREVENTIVA’

De acuerdo con el presidente de la ANH, ante cualquier indicio de falla deberá detenerse la perforación.

La norma ambiental para el desarrollo del fracking dejó contemplado que no se podrá hacer estimulación si hay una vivienda a 100 metros de la zona, o si hay un acuífero a 500 metros o menos.

Además, según Betancourt Valle, las normas dejan claro que si hay el menor indicio de que haya una falla en un pozo se debe parar la perforación.

“Es una regulación supremamente preventiva, vimos que las principales fallas en los acuíferos en Estados Unidos fueron por problemas en la integralidad de los pozos: queremos evitarlo”, señaló.

Las empresas también deberán hacer público el contenido de los químicos usados para la estimulación.

nohcel@portafolio.co