Desde el país se vuela casi a cualquier lugar del mundo

El país tiene poco más de 55 aeropuertos, entre pequeños y grandes, y está conectado directamente con 24 naciones.

Hoy Colombia está conectada con 24 países.

Archivo Portafolio.co

Hoy Colombia está conectada con 24 países.

Finanzas
POR:
octubre 18 de 2012 - 04:45 a.m.
2012-10-18

Después de casi un siglo que la aviación comercial de pasajeros despegara en Colombia, el desarrollo de esta industria ha avanzado a grandes pasos, tanto que el país es la sede del segundo conglomerado más grande de la región: AviancaTaca que se ‘pelea’ de frente con el primero que es Latam.

Hoy el país, que fue la cuna de la segunda aerolínea en el mundo, moviliza a más de 21 millones de personas, tanto en las rutas nacionales como en las internacionales, esto a través de casi 40 empresas que vuelan los cielos colombianos (entre las que cubren rutas locales e internacionales).

Desde aquí, se puede ir directamente o con escalas, a Cancún, Iquitos, Las Vegas, París, Madrid, Barcelona, Curazao, Aruba, Punta Cana, Miami, Los Ángeles, entre muchos otros destinos.

Pero lo que en un comienzo fue un simple vuelo deportivo (1912) y que más adelante pasó a ser un sobrevuelo por Barranquilla, después por Medellín y más adelante por Bogotá, para finalmente hacer un desplazamiento entre Barranquilla y Bogotá, sobre el río Magdalena, haciendo parada técnica en Girardot para cambiar los flotadores por ruedas para poder aterrizar en Bogotá, se transformó en una industria que ahora hace vuelos trasatlánticos.

En la actualidad, Colombia está conectada con 24 países, a través de más de 64 rutas internacionales de forma directa.

Es decir, que las 27 aerolíneas que cubren rutas fuera de las fronteras nacionales, llevan a los pasajeros hasta el destino que ellas ofrecen.

Sin embargo, hoy las empresas trabajan acuerdos de código compartido con otras compañías que llevan a los viajeros hasta donde las primeras no llegan, lo que aumenta la conectividad del país.

Un ejemplo claro es la alianza Star Alliance a la que están afiliadas 27 compañías, incluidas AviancaTaca y Copa Airlines.

Esto lo que permite es, por ejemplo, que una persona que quiera ir a China, a donde desde Colombia no hay vuelo directo, pueda hacerlo a través de la alianza.

Tomaría entonces un vuelo en cualquiera de las dos aerolíneas hasta un punto en donde puede hacer conexión a través de otra afiliada, que lo lleve a China, con la ventaja de que solo se encargó de comprar un tiquete aquí y la aerolínea se encarga del resto.

Así, en vuelos directos desde Bogotá, Cali, Medellín o Cartagena se va hasta Madrid, Barcelona, Fráncfort o París. También se viaja desde aquí a La Habana, Punta Cana, Santo Domingo, entre otras, además a Caracas y las demás capitales de América Latina.

En el mercado local

Ya en el mercado local, son 18 las empresas que conectan a las diferentes ciudades a través de más de 50 rutas.

Sin embargo, las empresas más grandes prestan el servicio a los destinos llamados ‘rentables’, mientras que la estatal Satena se ocupa prácticamente de las rutas ‘sociales’, como por ejemplo Bogotá-Apartadó, Bogotá-Mitú, o hasta Tame, entre otras.

Las rutas ‘rentables’ son por ejemplo a Medellín, Cali, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, Pasto, Bogotá y el resto de capitales departamentales con otras ciudades secundarias.

CIELOS ABIERTOS AL MUNDO

En los últimos años, Colombia ha suscrito 39 acuerdos bilaterales en materia aerocomercial con naciones de los cinco continentes, lo que permite que el escenario de la aviación nacional adquiera el carácter global que la economía en la actualidad está exigiendo.

El país suscribió acuerdos con países como Barbados, Islandia, Hong Kong, Estados Unidos, México, Reino Unido, Emiratos Árabes, Turquía, Catar, Israel, Portugal, Canadá, entre otros.

PASO Y CONEXIÓN CLAVES PARA LA REGIÓN

A diferencia de otros países de la región, Colombia tiene una posición estratégica para la conectividad mundial, sobre todo para Latinoamérica.

“Las principales rutas que van desde Suramérica a Estados Unidos, el Caribe o Centroamérica, o desde Perú o Ecuador a Europa necesitan pasar por nuestro espacio aéreo, por eso debemos aprovechar esa ventaja geoestratégica”, afirma Santiago Castro, director de la Aerocivil.

Ante el mundo, Colombia ostenta la calificación como uno de los mejores países en materia de seguridad operacional de la aviación, calificación otorgada por la aviación de EE. UU.

En la Organización de

Aviación Civil Internacio- nal (Oaci), Colombia ocupa una silla dentro del grupo de países que contribuyen al suministro de instalaciones y servicios para la navega- ción aérea civil internacional.

La posición del país en el Consejo es una oportunidad para la aprobación de normas internacionales tendientes al fortalecimien- to de la seguridad de la navegación aérea internacional y para enfrentar las amenazas nuevas y emergentes del terrorismo internacional a la seguridad de la aviación.

AVIACIÓN CON LOS CIELOS ABIERTOS AL MUNDO

En los últimos años Colombia ha suscrito 39 acuerdos bilaterales en materia aerocomercial con los cinco continentes, permitiendo que el escenario de la aviación nacional adquiera el carácter global que la economía en la actualidad exige.

El país suscribió acuerdos con países como Barbados, Estados Unidos, Islandia, Hong Kong, Estados Unidos, México, Reino Unido, Emiratos Árabes, Turquía, Qatar, Israel, Portugal, Canadá entre otros.

Se pactó un régimen de libertad de vuelos entre ambos territorios con Islandia, Estados Unidos, Emiratos Árabes, Turquía, Qatar e Israel.

El convenio con Estados Unidos se cuenta con un régimen de 99 frecuencias semanales para Colombia y 91 frecuencias semanales para Estados Unidos. En materia de carga se cuenta con un régimen de frecuencias libre.

Adicionalmente, en noviembre 11 de 2010 se pactó un nuevo acuerdo bilateral de servicios aéreos, definiendo un nuevo esquema de operación de cielos abiertos bajo un periodo de transición en dos fases hasta el año 2013.

Otro aliado es China, con quien Colombia recientemente acordó permisos para que las aerolíneas de ambos países a operar 14 frecuencias semanales, ya sea de manera directa o a través de puntos intermedios o utilizando acuerdos de cooperación.

PASAJEROS SE BAJAN DEL BUS Y SUBEN AL AVIÓN

Luego de la Segunda Guerra Mundial la aviación comercial tomó vuelo y tuvo un mayor crecimiento que en los años anteriores.

Pero en 1949 era impensable para miles de familias norteamericanas de clase media trasladarse de un estado a otro en avión.

El bus era la forma más usada para ir y venir, por lo cual para los empresarios del sector de la aviación había en esas personas un gran potencial.

Fue así como el 6 de mayo de ese año en San Diego, California, surgió el primer modelo de bajo costo. Se trató de la Pacific Southwest Airlines (PSA), fundada por Ken Friedkin.

Tenía tarifas que se denominaron de descuento, por lo que quienes se transportaban en bus y que hasta ese momento no viajaban en avión porque no era asequible, empezaron a volar. Obviamente eran vuelos cortos entre ciudades relativamente cercanas.

En la década de los 70 se liberaliza el espacio aéreo en Estados Unidos y nacen una serie de compañías que copian el modelo de PSA, algunas de las cuales, incluso, cruzan el Atlántico y vuelan entre Londres y Nueva York.

Pero con el paso de los años empiezan a desaparecer en un proceso natural de ‘depuración’ del mercado.

Con la desregulación hacia la década de los 90, el modelo se logra extender hacia Europa. Nacen así casos como los de la irlandesa Ryanair o la británica EasyJet.

El 2004 trae una ola de nuevas aerolíneas de bajo costo a diferentes países y finalmente llegan a Colombia. Fue Alfonso Ávila, quien había sido accionista y presidente de AeroRepública, el que decidió fundar en 2007 a Easyfly que se estableció con tarifas 23,8 por ciento más económicas que las aerolíneas tradicionales.

Dos años más tarde, en el 2009, la compañía Aires, que en ese momento tenía 29 años de fundada, decide trabajar en el modelo del bajo costo, pero las condiciones financieras por las que atravesaba la llevaron a pasar a manos de la chilena LAN Airlines que hoy opera como LAN Colombia.

El mercado colombiano de pasajeros sufrió un buen estímulo y entre 2009 y 2010: creció 38 por ciento.

Así, quienes viajaban en bus decidieron bajarse y tomar el avión. Un 40 por ciento de los nuevos pasajeros, que reportaba Aires en su momento, venían de viajar por tierra.

Y en mayo de este año empezó a volar VivaColombia, que surgió con el modelo de bajo costo y ofrece las tarifas más económicas del mercado.