Palmicultores son capaces de producir energía

El estimativo de producción de fluido eléctrico equivale a la capacidad instalada de una hidráulica como Urrá I.

Palmicultores son capaces de producir energía

Archivo Portafolio

Palmicultores son capaces de producir energía

Finanzas
POR:
julio 29 de 2015 - 01:43 a.m.
2015-07-29

Colombia cuenta actualmente con cerca de medio millón de hectáreas sembradas con palma de aceite; es decir, que en unos años podrá producir alrededor de dos millones de toneladas de aceite de palma, que prácticamente será el doble de lo obtenido en el 2013.

Por este vertiginoso crecimiento que ha tenido este cultivo, con presencia en 122 municipios y en 19 departamentos del país, este sector agroindustrial se proyecta además como un importante suministrador de energía eléctrica a futuro, gracias a los subproductos de su extracción, de los cuales se obtienen biomasas con alto potencial energético.

Según Jens Mesa Dishington, presidente Ejecutivo de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), esto sería factible para llevar a cabo porque en el territorio nacional hay “62 plantas de beneficio que pueden llegar a procesar un total de 1.524 toneladas de racimos de fruta fresca / hora (Ton RFF/h), con un potencial estimado de generación de energía de 340 megavatios-hora (MWh), que equivale a la capacidad instalada de una hidráulica como lo es Urrá I”.

Esto representaría para el sector, en términos anuales, una reducción de costos de 41 mil millones de pesos e ingresos adicionales de 156 mil millones de pesos, equivalentes a un 10 por ciento de las entradas actuales.

“Al respecto, requerimos, por parte del Gobierno Nacional, apoyo para volver este proyecto una realidad, con algunos incentivos y estableciendo el marco normativo necesario”, señala Mesa.

De acuerdo con la información que tiene Fedepalma, una planta de beneficio puede llegar a originar cerca de siete veces la energía requerida en su actividad productiva. Con base en su capacidad de procesamiento de fruto de palma de aceite, la potencia de generación eléctrica instalada puede estar entre 2 y 14 megavatios (MW).

Entre tanto, la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) proyecta, en el Plan de Expansión de Referencia 2014 - 2028, que se podrían adicionar al parque generador del país 191 MW a partir de biomasa de palma, para este lapso de tiempo.

SITUACIÓN ACTUAL

Hoy día hay dos plantas del sector palmicultor que generan 3 MW a partir del biogás para su propio consumo. Además, “cuatro más adelantan trabajos para producir 6 MW, que es la cantidad requerida para sus procesos productivos, a partir del primer semestre del 2015”, indica Mesa.

Al igual que las industrias que generan energía con biogás para sus propias necesidades (Manuelita Aceites y Energía y C.I. Tequendama), otras 26 originan corriente con turbinas movidas por el vapor de sus calderas, como es el caso de Aceites SA, Extractora Central, Extractora Sur del Casanare, Alianza del Humea, Palmas de Tumaco.

En el caso de C.I. Tequendama, subsidiaria de Grupo Daabon, con “el biogás que produce logra generar 3,5 MW de electricidad, de estos consume uno y quedan 2,5 MW/día para la venta a la red”, dice Alfonso Dávila Abondano, vicepresidente Agroindustrial del Grupo Daabon.

EL PROYECTO MDL DE C.I. TEQUENDAMA 

La iniciativa Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de C.I. Tequendama comprende el uso de las aguas residuales del proceso de extracción de aceite, que se tratan para obtener gas, el cual es conducido a un filtro biológico para retirar el azufre que queda en la mezcla y luego pasa a un gran condensador donde se aparta el agua y así, llevarlo a dos generadores de biogás con capacidad de producir 750 kilovatios de electricidad. El agua resultante es conducida a los cultivos de palma para irrigar 70 hectáreas. El lodo que se obtiene de este proceso se usa para abonar los plantíos.

La inversión de este plan asciende a 8 mil millones de pesos y la puesta del mismo tomó más de dos años. La empresa también trabaja en la construcción de una iniciativa similar en el clúster agroindustrial San Francisco, dentro de la Zona Franca de las Américas, propiedad del Grupo Daabon, lo que invita a otras industrias a replicar un plan de generación de energía.