‘Palo’ al Gobierno por cifras de exportaciones

El crecimiento de 42 por ciento en las exportaciones colombianas en el primer semestre es una especie de espejismo en el cual no puede caer el país, como tampoco en el de las abultadas cifras de inversión extranjera. Lo anterior, dicho por Ronald Bakalarz, presidente de la junta directiva de Analdex, al instalar en esta ciudad el XX congreso nacional del gremio de los exportadores, bien podría parecer una ironía.

POR:
septiembre 05 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-05

Sin embargo, el directivo enfatizó, en presencia del ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, en que “no es correcto referirse a crecimiento de las exportaciones en términos de valor y no tener en cuenta los términos de producción”, pues ello obedece a los incrementos extraordinarios de los precios del petróleo y el acero y sus derivados. Las ventas externas en volumen (toneladas) aumentaron apenas 6,7 por ciento en el semestre. Los crecimientos de los precios sin crecimientos en la producción, dijo Bakalarz, no necesariamente traen beneficios para toda la economía ni para la fuerza laboral, y para la muestra citó el incremento de 8 por ciento del PIB en el 2007, que no se reflejó en un descenso proporcional en el desempleo, “y lo que está sucediendo este año es peor”. El presidente de la junta de Analdex hizo un llamado de alerta sobre la fragilidad del desempeño de las exportaciones, pues nada más inestable e imposible de predecir que los precios internacionales de los productos básicos. De otro lado, Bakalarz pidió buscar políticas macroeconómicas que permitan un crecimiento equilibrado de la economía sin dejar de controlar la inflación, y demandó la coordinación del Banco de la República y del Ejecutivo para lograrlo, de lo cual también se beneficiaría la tasa de cambio. El directivo gremial se alineó con la posición expresada reiteradamente por el presidente Uribe y algunos de sus ministros sobre lo inconveniente e ineficaz que consideran los aumentos de las tasas de interés por el Banco de la República para combatir la inflación, porque buena parte de esta es importada, y en cambio sí afectan la demanda y el empleo. Esa ‘cantada de tabla’ por el manejo de las cifras exportadoras dio paso a una propuesta, en otro tema, que seguramente generará polémica: la inversión extranjera: “no creo que debamos ser receptivos a cuanta inversión venga, a menos que cumpla un propósito productivo para el país” y pidió ser más selectivos en su aprobación para que no se limite a comprar empresas existentes o cambiar de accionistas sino que en verdad genere producción, empleo y bienestar para todos los colombianos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido