Así está el panorama del comercio e industria en mayo

Para algunos analistas, la industria sigue decepcionando y se espera una nueva contracción del sector en mayo. Así mismo, las cifras de las ventas minoristas tampoco levantarán cabeza. Por ahora, la solución es tener paciencia y ‘aferrarse’ al Pipe 2.0. A las 4:00 p.m., el Dane revelara las cifras.

Así está el panorama del comercio e industria en mayo

Archivo

Así está el panorama del comercio e industria en mayo

Finanzas
POR:
julio 15 de 2015 - 08:11 p.m.
2015-07-15

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), las ventas minoristas disminuyeron 1,0 % en términos interanuales (a/a), mientras que la producción industrial bajó 3,6 % a/a en abril de 2015.

Dicho comportamiento fue una sorpresa negativa, pues es la primera contracción de las ventas al por menor desde octubre de 2012. Sin embargo, la tendencia decreciente comenzó en enero de este año debido a la caída en las ventas de vehículos.

Portafolio.co consultó a varios analistas para armar un panorama sobre la actividad comercial e industrial del mes de mayo.

INDUSTRIA SEGUIRÁ DE ‘CAPA CAÍDA’

Para Camilo Durán, economista de Credicorp Capital, la coyuntura de los precios del petróleo ha ocasionado una tendencia negativa en la industria: “Teniendo en cuenta que las actividades de refinación de petróleo son el pilar principal de la industria en general porque su peso relativo es de 20 % en la muestra global, el cierre de la refinería de Cartagena (Reficar) ha reducido la producción del sector extractivo”.

No obstante, los especialistas de Credicorp Capital esperan que la apertura de Reficar incentive la elaboración de aceites.

Adicionalmente, Durán cree que una tasa de cambio más favorable no ha sido determinante en el proceso de alentar a las exportaciones no tradicionales en el corto plazo.

Al respecto, señaló que: “Aunque en el Pipe 2.0 el Gobierno anunció que no habrían aranceles para la importación de bienes de capital y materias primas, el fomento a las exportaciones no se ha materializado. Resulta importante señalar que no existe una tasa de cambio ideal, más bien debe pensarse que las empresas deben volcarse hacia un perfil de compañías exportadoras y aprovechar la coyuntura”.

La apuesta de la firma Credicorp Capital es que, en mayo, la actividad industrial habría caído 2,25 % en relación el mismo período del año anterior.

Por su parte, Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá anticipa una variación negativa de 3,0 % a/a, mientras que el promedio del mercado, al cual tuvo acceso Portafolio.co, sitúa el ‘reversazo’ en 2,1 %.

Según Ángela González, economista del Banco de Bogotá, la mayor parte de la contracción estaría concentrada en actividades de refinación de crudo como ha ocurrido a lo largo de 2015.

Desde BBVA estiman que la industria puede caer 4 % con respecto a mayo de 2014. La explicación de este retroceso, según Mauricio Hernández, economista de este banco, radica en términos metodológicos.

“La contracción se debe a la existencia de dos días hábiles menos con respecto al año anterior, principalmente. Cuando el dato se corrige por los días hábiles, es decir, cuando se toma un promedio de producción diaria del mes, se puede mostrar que existe una lenta recuperación industrial, no sólo de los sectores exportadores sino también de los que compiten con las importaciones”, agregó Hernández. 

Aunque el panorama en materia de producción industrial resulta desolador, Camilo Durán de Credicorp Capital, indicó que las cuentas registrarán un crecimiento de productos químicos de 18 %.

VEHÍCULOS, CULPABLES DE LA CAÍDA COMERCIAL

Las ventas al por menor continuaron con su desaceleración y registraron una disminución en abril de 1,0 % en términos interanuales.

De la misma manera, los analistas esperan que los vehículos y motocicletas mantengan caídas considerables como en abril debido a los elevados precios por el efecto de la devaluación de la tasa de cambio.

Particularmente, Camilo Durán pronostica que el retroceso en las ventas minoristas será de 1,04 % a/a, mientras que los vehículos mantendrán la trayectoria bajista (-16 % anual).

Los economistas del Banco de Bogotá proyectan una variación negativa de 1,0 %, en comparación a la cifra esperada por el consenso del mercado que es de 1,5 %.

Por el contrario, Mauricio Hernández de BBVA apuesta por unos dato alentador: las ventas minoristas crecerán 3,1 % respecto a la cifra de mayo de 2014.

“Este crecimiento sería superior si no fuera por la contribución negativa de la compra de automóviles, lo cual está en un proceso de moderación saludable”, agregó el analista de BBVA. 

En el segundo semestre continuará el proceso de ajuste en las compras de vehículos, es decir, este sector seguirá aportando negativamente a las compras totales.

Por otro lado, se seguirá viendo un cambio en los patrones de consumo hacia bienes nacionales dado el nivel del tipo de cambio y su transmisión moderada a los precios de los bienes importados. 

Los análisis de la firma Credicorp Capital indican que para mayo se verán tasas positivas de crecimiento en productos agropecuarios y bebidas no alcohólicas, teniendo en cuenta que este tipo de bienes no están atados al ciclo económico.

POCAS SOLUCIONES, MUCHA PACIENCIA

Se podría afirmar que la industria tiene capacidad instalada ‘ociosa’. Es decir, el crecimiento de la producción todavía se puede realizar con el tamaño y disponibilidad de maquinaria actuales.

Además, la compra de maquinaria está limitada por un nivel alto de la tasa de cambio que limita las importaciones de bienes de capital.

Por consiguiente, en la medida en que el sector industrial mejore notablemente su capacidad de producción y necesite ampliar el tamaño de sus plantas, será posible realizar inversiones para expandir los niveles de producción.

Sin embargo, se necesitarán tomar decisiones sobre qué hacer con la tasa de cambio: ‘controlar’ un poco el dólar o dejar libre el flujo de divisas. Esa será una cuestión a resolver durante los próximos cinco años.

Por ahora, la mayoría de analistas, aunque muchos no se atrevan a afirmarlo, ven un dólar por encima de los 2.500 pesos en el mediano plazo.

Solo resta entonces, tener paciencia y 'aferrarse' a que el Pipe 2.0 pueda dar un alivio al sector industrial y mantener el consumo interno, mediante la creación de nuevos empleos, para mantener el nivel de comercio estable en el país.