El ‘paquetazo’

Nuevamente el presidente Chávez brincó la talanquera, desconociendo la voluntad política del pueblo venezolano y llevándose por delante, una vez más, la Constitución de ese país. Lo hizo apoyado en el Congreso, al cual controla totalmente y, que dicho sea de paso, le confirió capacidad legislativa sin cumplir con los requisitos de motivar expresamente las facultades otorgadas y señalar los campos en los que podía legislar.

POR:
septiembre 11 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-11

Con ello, le entregó su competencia para que legislara sobre lo que quisiera y como resultado, apresuradamente, ante el eminente vencimiento del término y con gran sigilo, expidió 26 decretos, llamados el ‘paquetazo’. Este cuenta con ocho disposiciones en el campo económico y financiero; tres en materia de seguridad social; tres en administración pública; cinco en el sector agroindustrial; cuatro en otros sectores económicos; dos en vivienda y una para la Fuerza Armada Ya lo había hecho en el 2001, y de allí surgieron 48 decretos con fuerza de ley. Fue el primer ‘paquetazo’. El de este año difiere en que el secreto y la correspondiente sorpresa fueron mayores, pero principalmente en que se utilizó para poner en vigencia buena parte del contenido de la nueva Constitución que se había rechazado en diciembre del 2007. Doble violación. La primera al desconocer políticamente la decisión electoral de diciembre. La segunda, al aprobar materias que exceden las facultades otorgadas y las competencias de los dos poderes. Como un plan B se utilizó para imponer el contenido de la constitución negada. En ella se pretendía cambiar elementos de fondo como el Estado Social de Derecho por una nueva forma de Estado Socialista. Pues bien, en el ‘paquetazo’ se llega a lo mismo. Por ejemplo, introduciendo dentro de lo que Chávez llama la nueva geometría del poder, la creación de una nueva organización político administrativa. Este solo cambio estaría restringido a la decisión del constituyente primario y aquí se hizo por decreto. Se crean, entonces, nuevas unidades regionales como el ‘núcleo espacial básico del Estado socialista’, las ‘regiones militares estratégicas de defensa nacional’, las provincias especiales, comunas, etc. Igualmente, las respectivas autoridades que las administren y se incorporan íntegramente disposiciones del proyecto de constitución fallido en temas tales como el derecho a la educación, al trabajo; y en general se sustituyen todos los derechos económicos que consagra la constitución vigente. Con ello, sin mencionarlo expresamente y por decreto, se pasa de un Estado Democrático Social de Derecho a un Estado Socialista en el enunciado y comunista en el ejercicio. En noviembre próximo se llevarán acabo las elecciones de alcaldes y gobernadores según lo establece la constitución vigente. Lo grave es que el ‘paquetazo’ creó una organización político administrativa con jurisdicciones, competencias y autoridades paralelas y centralizó el manejo de los recursos en manos del Presidente. Por ello, cualquiera que fuera el resultado electoral, además del hecho político en sí, con el control económico por el régimen central y la confrontación entre unas autoridades y otras podrá neutralizar el resultado y llevar a una crisis sin precedentes. Posiblemente es lo que busca el régimen, acosado por una situación política, económica y social de enorme gravedad. Ya lo anunció Chávez al decir que alcalde o gobernador que no se pliegue a los principios socialistas, el le enviará sus recursos a los nuevos consejos comunales. En consecuencia, la denuncia ante organismos como la OEA debe hacerse, porque estamos ante la destrucción de un sistema democrático por la decisión de una persona, violando las normatividad interna, para convertirlo en lo que individualmente quiere, conculcando todos los derechos de los ciudadanos y concentrando todos los poderes en sí mismo. Su reelección indefinida, tema no incluido en el ‘paquetazo’, ya se está abriendo paso en la Asamblea, con la interpretación de que esta podría hacer una ‘adición’ a la Carta. '' Estamos ante la destrucción de un sistema democrático por la decisión de una persona.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido