El paquete de rescate del Tesoro | Finanzas | Economía | Portafolio

El paquete de rescate del Tesoro

La columna de opinión de Paul Krugman en el New York Times del viernes se titula ‘¿dónde están los adultos?’, en referencia a la falta de liderazgo en los Estados Unidos para encontrar una fórmula de intervención que ayude a resolver exitosamente la crisis financiera. Dice Krugman, que ni a la izquierda ni a la derecha les gusta el paquete concebido por Paulson para rescatar a los bancos, pero que es indispensable hacer algo para rescatarlos. Es posible que Wall Street no se derrita si no lo logran, pero el riesgo de que lo haga es muy elevado.

POR:
septiembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-29

La idea de Paulson y sus asesores consiste en utilizar 700.000 millones de dólares del presupuesto para comprar la cartera mala o contaminada del sistema financiero a precios que reflejen su ‘valor hasta la maduración’, o sea pagando más de lo que valen esos activos tóxicos, con la esperanza de que con el tiempo recuperen ese valor. La fórmula remediaría presumiblemente la precaria capitalización del sistema financiero americano que es el núcleo del problema, y que no se puede resolver en el mercado, como quisiera la derecha del Partido Republicano. Las instituciones han perdido buena parte de su capital y no hay manera de saber, si se aporta capital nuevo, si sus estados financieros ocultan pérdidas sustanciales que se tragarían los nuevos aportes. Es posible que los mismos administradores de los bancos y sus contadores no puedan garantizar con certeza que eso no va a suceder y si lo hacen, no les creen. Como no abundan los Warren Buffets en el mundo y la situación requiere una capitalización urgente, casi que obligatoriamente lo tiene que hacer el Gobierno. El plan de Paulson es hacerlo indirectamente comprando la cartera tóxica del sistema financiero a precios inflados. La fórmula les encanta a las instituciones financieras, porque les puede salvar el pellejo y el de sus accionistas y acreedores, sin costo para ellos. El Secretario del Tesoro se niega a hacer algo por los que están perdiendo su vivienda, con la tesis de que los bancos van a aliviar su situación para poder recaudar parte de lo que deben. Su propuesta ha suscitado severas críticas, porque si no se les resuelve el problema a los deudores de las hipotecas no se va a salir fácilmente del lío en el mercado de vivienda. También se le critica que crea un precedente para que en el futuro se repita la situación (riesgo moral), porque no es equitativa y porque corre exclusivamente por cuenta del fisco, sin que contribuyan los beneficiarios. Es natural entonces que, a pesar de la emergencia, el esquema propuesto por el Gobierno no haya sido aprobado sin modificaciones. A finales de la semana pasada, las discusiones en el Congreso ya habían llevado a que se le agregara a la fórmula una exigencia de coinversión (equity sharing), que puede traducirse en que los accionista originales diluyan su participación en el capital y le otorguen derechos de propiedad al Gobierno, y los acreedores capitalicen parte de sus acreencias. Hacen falta mecanismos para ayudar a los que se endeudaron para comprar vivienda a reducir sus deudas. Se está recomendando reformar la ley de bancarrotas para que puedan negociar con los bancos una reducción de sus deudas hipotecarias si se declaran en bancarrota. Con estos elementos u otros parecidos, es posible que se apruebe un paquete de intervención. No será tan favorable para el sector financiero como el que salió del Tesoro, pero sería más equilibrado. En las actuales condiciones, lo que se requiere es que acuerden rápidamente una fórmula razonable. rhommesr@hotmail.com '' La fórmula les encanta a las instituciones financieras, porque les puede salvar el pellejo y el de sus accionistas y acreedores, sin costo para ellos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido