Paquetes enviados de E.U. a Colombia, vía aérea, tendrán que revelar contenido y valor

En respuesta a las irregularidades que se presentan en el servicio de correo de envíos urgentes, los operadores fueron sometidos a nuevas normas de la Aduana colombiana, desde el primero de mayo.

POR:
mayo 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-07

La medida que busca contrarrestar la guerra de precios en este servicio, tiene con los pelos de punta a las empresas prestadoras del servicio que operan en el sur de la Florida, uno de los sitios de despacho de mayor movimiento de paquetes hacia Colombia.

De acuerdo con la norma operador tendrá que reportar con tres horas de anticipación y mediante una guía única, los detalles completos de la mercancía que se está despachando, a fin de facilitar su inspección y confrontación de peso, precios y contenidos, una vez lleguen a los aeropuertos colombianos.

Se acaba de esa forma una de las practicas mediante las cuales bajo una misma guía, distintas empresas, muchas de las cuales no tienen sucursal en Colombia, enviaban mercancías bajo distintas tarifas, y reteniendo impuestos y aranceles que corresponden al fisco colombiano.

Frecuentemente, quienes envían paquetes, subfacturan el precio de las mercancías para ahorrar dinero en los fletes y en impuestos.

La Dian comenzó a exigir la factura original del producto.
La norma contempla asimismo la exigencia de contar con bodegas y equipos especializados, en los aeropuertos, lo mismo que la obligatoriedad de que posean corresponsales para el servicio, en al menos 20 países, lo que afecta a las pequeñas empresas dedicadas a esta actividad en E.U.

La directora del gremio que representa a los grandes operadores de correo expreso, (Clades Colombia), Angélica Rincón, dijo que las medidas responden a un gran esfuerzo de gobierno para dar transparencia a este mercado, pero la clave está en la gestión y operatividad de la Aduana para aplicarlas estrictamente. Señalo que en el TLC con Estados Unidos, dichas normas están contempladas.

Se estima que de más de un centenar de empresas registradas en el sur de la Florida, menos de una quinta parte podrá cumplir con las nuevas exigencias, pues la mayoría se preocupa por captar la carga pero sin tener ninguna responsabilidad frente a las autoridades colombianas.

Las tarifas son un verdadero caos para el usuario, pues oscilan desde 1 dólar hasta 3 dólares por libra, sin que nadie tenga la explicación clara del porqué, mas allá de la calidad del servicio, que solo se comprueba al momento de la entrega del paquete.

Aunque muchos ofrecen la entrega en menos de 2 días, en cualquier destino de Colombia, en la práctica demoran más de una semana, a pesar de tratarse de correo urgente.

Las pequeñas empresas sostienen que la medida aumenta la concentración del servicio entre las grandes compañías, especialmente trasnacionales. 

Siga bajando para encontrar más contenido