Parlamento de Venezuela aprobó reforma de una ley que otorga a Chávez mayor facilidad para expropiar

Así mismo, le permite ocupar bienes y servicios que considere de "utilidad pública", al tiempo que amplía la categoría de establecimientos susceptibles a ser objeto de esas medidas.

POR:
enero 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-22

La reforma a la ley de Bienes y Servicios sancionada el jueves por la Asamblea Nacional, dominada por el oficialismo, establece que el "Ejecutivo puede iniciar el procedimiento expropiatorio cuando se hayan cometido ilícitos económicos y administrativos", informó la prensa este viernes.

Tales ilícitos comprenden remarcar precios, acaparamiento, boicot y venta de productos en mal estado o a un precio superior al fijado por el gobierno. Además, la ley faculta al Estado para "adoptar la medida de ocupación, operatividad temporal e incautación mientras dure el procedimiento expropiatorio".

El nuevo texto busca "evitar el alza indebida de precios, el acaparamiento, el boicot de productos o servicios declarados de primera necesidad", según un informe la comisión que estudió la propuesta.

La reforma de la norma también amplía el rango de acción en la aplicación de medidas preventivas, sanciones y penas incluso a bienes y servicios que no hayan sido declarados "de primera necesidad".

Chávez solicitó el pasado domingo al Parlamento aprobar "con urgencia" una reforma a la ley que sea una "espada" con la que el Estado pueda "expropiar" a aquellos comerciantes que suban sus precios a niveles "especulativos". En ese momento, el mandatario ordenó la expropiación de la cadena de hipermercados Exito, de la francesa Casino, y el miércoles decretó formalmente la medida, mientras aún se discutía la reforma legislativa.

Recientemente, el gobierno devaluó la moneda, el bolívar, que se mantenía desde 2005 a 2,15 por dólar, y estableció un tipo de cambio dual: 2,60 y 4,30 por cada billete verde. Poco después del ajuste, centenares de venezolanos invadieron todo tipo de tiendas en varias ciudades del país para comprar principalmente electrodomésticos importados, previendo un aumento inmediato de los precios.

Chávez, que calificó la medida como una "revaluación del bolívar", considera que no existe justificación para ese incremento y afirmó, al contrario, que muchos "deberían ir para abajo".

Siga bajando para encontrar más contenido