Paro de corteros en Valle tiene represados 15 millones de litros de etanol para usar con gasolina hace 9 días

Este martes, el ministro de Protección Social, Diego Palacio, se reunió en Cali con los dueños y representantes de los ingenios y con los presidentes de algunos de sus sindicatos, para buscar salidas.

POR:
septiembre 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-23

Dijo que el ministro delegatario con funciones presidenciales, Fabio Valencia, dará a conocer hoy qué medidas se tomarán frente a la parálisis.

"Por no poder despachar este etanol estamos pagando 100 pesos más por la gasolina", dijo Palacio, quien agregó que con la política de seguridad democrática los ingenios tienen derecho a sacar su producción y los trabajadores que no están en el cese de actividades a laborar.

"Son grupos de corteros que con métodos non sanctos impiden que otros trabajen", dijo Palacio al referirse a la protesta de los corteros.

El presidente del sindicato del ingenio Pichichí, Celso Peña, denunció que el lunes pasado, a las 6 de la tarde, un grupo de corteros los amenazó con quemar la sede si no apoyaban su causa.

Entre las medidas que se estudian para frenar la protesta figura el desalojo. El gobernador, Juan Carlos Abadía, ha tratado de mediar en este conflicto, pero sin éxito.

Los corteros que prestan sus servicios a los ingenios Manuelita, Providencia, Mayagüez, Central Tumaco, María Luisa e Incauca decidieron parar desde el pasado 15 de septiembre para presionar un cambio en el sistema de contratación. Entre esos ingenios están cuatro de los cinco que producen etanol.

Los corteros quieren volver al viejo esquema de contratación, cuando era el ingenio el que los enganchaba en forma directa y no una cooperativa de trabajo asociado.

Hoy, los corteros son dueños y socios a la vez de estas cooperativas. Quienes prestan sus servicios en las fábricas, en las labores de campo, en los talleres y limpian los cañaduzales también están bajo el esquema de las cooperativas. Pero los únicos que protestan son los corteros.

El ministro Palacio dijo que debía revisarse si las cooperativas estaban o no cumpliendo con todos los requisitos de Ley y que cada cortero debía entenderse con su propio ingenio.

Desde el viernes pasado en Yumbo, donde están los grandes tanques de almacenamiento, se acabó el etanol y en el ámbito nacional son cerca de 30 millones de personas las que consumen el biocombustible.

Siga bajando para encontrar más contenido