¿Qué pasa con la industria?

En medio de la alegría y el optimismo generado por la liberación de los secuestrados y los demás golpes a las Farc, cayeron como un baldado de agua fría las noticias sobre la desaceleración del crecimiento de la industria: en los primeros cinco meses del año, la producción del sector solo aumentó el 1,9 por ciento, mientras que en el mismo período del año pasado había crecido cerca del 9 por ciento; asimismo, las ventas de productos industriales registraron un mínimo incremento del 1 por ciento anual.

POR:
julio 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-15

Aunque las señales del frenazo se habían empezado a sentir desde el primer trimestre del año, cuando el Dane reportó que la producción industrial solo había crecido 2,1 por ciento, en ese momento se dijo que el impacto de haber tenido la Semana Santa en el mes de marzo distorsionaba las cifras, y que habría una recuperación en los meses siguientes. De hecho, en abril mejoraron un poco las cosas y la encuesta de la Andi registró un crecimiento del 2,8 por ciento, pero la tendencia a la baja continuó en mayo con las cifras mencionadas, que son inferiores a las del primer trimestre. Gremios y empresarios se han apresurado a señalar al Banco de la República como el gran responsable de la desaceleración, por su política de elevar las tasas de interés que ha encarecido el crédito y propiciado la revaluación; además, se dice que el Banco está impidiendo que la economía reciba los supuestos efectos positivos de las notorias mejoras en la seguridad y la confianza de los inversionistas. La crítica es parcialmente válida, salvo en sus aspectos políticos, pero es solo una parte de la historia y no se pueden desconocer otros factores, que también están afectando a la industria. Existen por lo menos cuatro factores distintos al Banco de la República, que explican la desaceleración industrial. El primero es Venezuela donde, a pesar de la mejora en las relaciones diplomáticas, siguen existiendo obstáculos para las exportaciones de algunos sectores. El más afectado es el de la producción de automóviles, y no es coincidencia que sea el sector con la mayor caída en la producción (-27,5 por ciento). De la misma manera, el final de la bonanza de la construcción y el menor número de proyectos nuevos de construcción explica la caída de sectores como hierro y acero (-19,5 por ciento), madera (-8,1 por ciento) o vidrio (-2,1 por ciento) En tercer lugar, la inflación doméstica y mundial que perjudica a la industria, tanto por la vía de los costos como por la de la menor demanda. Para los empresarios, el segundo problema que más los afecta es el aumento del costo de las materias primas, y para los consumidores de estratos bajos -que son la gran mayoría en Colombia- el aumento de los precios los obliga a comprar menos cantidades; esto explica el bajo crecimiento de las ventas de artículos de primera necesidad como alimentos, bebidas y productos de aseo. Finalmente, hay que recordar que el encarecimiento del crédito, que influye sobre las ventas de carros y bienes de consumo durable, no se debe exclusivamente al Banco de la República, sino que la banca comercial tiene una buena parte de la responsabilidad; en efecto, mientras que desde el 2006, las tasas de intervención del Banco Central han subido 3,5 por ciento, y las tasas de captación de CDT de los bancos una cifra similar, el interés bancario corriente ha subido cerca de 8 por ciento, y las tasas de crédito de consumo hasta 12 por ciento, en algunas entidades. Por eso, mientras la industria se frena, el sector financiero sigue reportando excelentes utilidades. Respecto del contenido político de las críticas al República, debe recordarse que si bien es cierto que hoy está tratando de enfriar la economía, durante 5 años mantuvo unas políticas de expansión monetaria que fueron una de las principales causas de la recuperación de la economía, después de la recesión de 1999. Para cualquier analista económico es evidente, que una emisión monetaria de 38 billones de pesos y un aumento de la cartera de bancaria de 54 billones de pesos en el quinquenio pasado, tiene mayor impacto sobre el crecimiento económico, que los buenos resultados en materia de seguridad.'' Existen por lo menos cuatro factores distintos al Banrepública, que explican la desaceleración industrial.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido