¿Qué pasa con nuestro gobierno corporativo?

Estos últimos meses hemos presenciado los más insólitos hechos de corrupción de empresas como DMG, Grupo Nule o SaludCoop.

POR:
mayo 30 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-30

Así mismo, un buen número de compañías de los sectores de ingeniería de consulta, construcción y salud están siendo investigadas por desfalcos inmensos a la Nación. En mi criterio, hasta ahora estamos en la superficie y creo que poco a poco caerán más y más empresas con sus altos directivos, representantes legales, revisores fiscales y, por supuesto, sus juntas directivas. Hechos tan graves como aquellos ocurridos en Estados Unidos (Enron, WorldCom, Tyco, Merrill Lynch, Madoff), Europa (Parmalat, Grupo Banesto) y Asia (Corp. Sumimoto), nos hacían pensar que eran situaciones de países desarrollados, muy alejadas de nuestras pequeñas empresas; pero, como vemos, no somos inmunes a estas enfermedades que progresivamente van minando la confianza en nuestras instituciones privadas y públicas. La única diferencia que tenemos con los demás continentes es que al menos ellos tienen legislaciones más fuertes que permiten colocar en prisión por largos periodos a aquellos que rompen la confianza de nuestra democracia por su deseo insaciable de poder y dinero, sin importar los medios que se utilicen para llegar a su objetivo. El CEO de Enron, Jeff Skilling, fue condenado a 24 años de cárcel y tuvo que pagar 45 millones de dólares de multa por 19 cargos de fraude; su chairman, Lay Kenneth, al que se esperaba le dieran una pena mayor a 45 años, murió antes de la sentencia; el ex presidente de WorlCom fue condenado a 25 años; el ex presidente de Tyco, Dennis Koslowski, a 25 años; Madoff a 150 años, y Calisto Tanzi, de Parmalat, a 10 años de condena. Esto muestra claramente que los norteamericanos y europeos han reaccionado casi de inmediato con una ejemplarizante ley o acto conocido como Sarbanes-Oxley. El espíritu de esta ley es recuperar la confianza del capitalismo, ya que establece penas muy duras a quienes tienen la responsabilidad de cuidar el patrimonio de terceros. De no hacerlo, ya sea por actos de acción u omisión, sus consecuencias son ejemplarizantes. Igualmente, vincula a todos los que tienen diferentes responsabilidades: directivos, auditores, miembros de junta, etc. y poco a poco todos los implicados vienen asumiendo sus condenas y millonarias multas por sus comportamientos oportunistas ilegales. PERO, ¿EN COLOMBIA?... Parece ser que los Nule saldrán en cinco años a disfrutar el dinero que el Estado les entregó sin control en algún paraíso fiscal; y nadie adicional, ni sus revisores ni sus juntas, parecen estar implicados aun teniendo la Ley 222 de 1995, que, en mi criterio, sigue siendo muy débil. Sólo tenemos que observar el caso de David Murcia, cabeza de DMG, quien tuvo primero que ser extraditado para que después se le pudiera aplicar una corta condena en Colombia. En nuestro país, debido al alto nivel de desconfianza, se establecieron leyes como la 964, que tan sólo considera un 25% de personas independientes en las juntas directivas para empresas que cotizan en bolsa, con la obligación de crear un comité de auditoría que vele por la transparencia de la información; además, en esta se determina que el representante legal no debe ser presidente de la junta directiva. No obstante, esta legislación parece elaborada a medias, ya que no llega ni siquiera a la mitad de las buenas prácticas de gobierno corporativo mundiales y está absolutamente arreglada para que los grandes empresarios del país no pierdan su control. Por ejemplo, ninguno de ellos es representante legal de sus firmas pero las controlan, debido a que trasladan a otra persona la responsabilidad de enfrentar los actos legales. Por otro lado, comprobar un acto de acción u omisión de la junta directiva es prácticamente imposible; y si fuera posible, están las pólizas de responsabilidad civil. Ahora bien, también debemos ser conscientes de que los honorarios de los miembros de junta son irrisorios para semejante responsabilidad. ¿Qué nos pasa? ¿No nos damos cuenta de esta situación? Nos la pasamos hablando de gobierno corporativo y creemos que somos unos de los mejores países de Latinoamérica por nuestros empresarios, pero seguimos siendo 'tercermundistas' en nuestra legislación. Recuerdo ahora ese programa mexicano ... ¿Qué tipo de personas están gobernando nuestras empresas? Hemos llegado al punto de discutir si la corrupción es inherente a nosotros y justificamos nuestros actos con semejante idea. Qué tristeza me da que no podamos mirar a nuestros hijos y decirles que los colombianos tenemos altos índices de corrupción y que no podemos hacer mucho para evitarlo. ¿Qué esperan, señores legisladores, para promover una ley más fuerte al estilo Sarbanes-Oxley, pero que incluya empresas cerradas? ¿Qué esperan nuestras universidades y escuelas de negocios para enfatizar en la ética empresarial y llegar a tener algún mecanismo, así sea moral, de retirar los títulos universitarios a aquellos que han tenido comportamientos corruptos y que, aún teniendo todas las oportunidades, dejan no solamente mal a sus familias, regiones y países, si no a sus instituciones que los han formado? Invito a los lectores a reflexionar sobre estas palabras en pro de encontrar medidas preventivas y correctivas para que algún día las cualidades que tenemos como colombianos y empresarios puedan generar mayores impactos positivos. k gonzalo.gomez@inalde.edu.coHELGON

Siga bajando para encontrar más contenido