Pasabordos serán papeles en vía de extinción; sistema de conexión inálambrica está a prueba para usar celular

El mismo aparato que se encargó de jubilar las agendas de contactos, las calculadoras y los almanaques, ahora va por los pasabordos aéreos. El sistema se está implementando en Francia

POR:
julio 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-07

No es una exageración, ni amarillismo periodístico. Se aproxima el retiro forzoso de esos boletos por los que usted tiene que esperar varias horas anclado en una fila que avanza en cámara lenta hacia una señorita que, generalmente con una sonrisa corporativa, le entrega su número de asiento, la hora de abordaje y las millas acumuladas, entre otros datos.

Es decir, le da en sus manos los pases de abordar, las llaves para entrar al avión.

En el aeropuerto Côte d'Azur de Niza (Francia) se desarrolla un proyecto que permite viajar a París con sólo presentar un documento de identificación y el celular. El plan piloto se llama Pass and Fly y propone precisamente eso, que el usuario 'pase y vuele'.

Para cumplir esta promesa el experimento utiliza tecnología NFC (Near Field Communication), un sistema de conexión inalámbrica de corto alcance que, a través de etiquetas de identificación por radiofrecuencia, es capaz de crear pasabordos móviles que los usuarios portan en sus teléfonos.

El núcleo del sistema está precisamente en las etiquetas; ellas permiten transmitir datos de manera inalámbrica mediante un chip portátil que almacena información sobre la identificación y localización de productos y dispositivos, en este caso la información de cada pasajero.

Las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (Rfid, por sus siglas en inglés) han sido catalogadas como el remplazo del código de barras y se usan en hospitales para conocer los datos médicos de los pacientes, y en estadios para verificar la autenticidad de entradas, por ejemplo.

Gracias a este sistema, según Luz Adriana Borda, analista de mercadeo para la región Andina de Amadeus, los tiempos que gastan los pasajeros en los aeropuertos se reducirán drásticamente, la identificación de los usuarios será más rápida y sencilla y las aerolíneas ahorrarán costos.

Pass and Fly estará a prueba hasta el 30 de octubre próximo y en el ensayo participan el aeropuerto de Niza, la aerolínea Air France, la compañía IER, que suministró las terminales y lectores NFC, y la empresa Amadeus, uno de los mayores proveedores de tecnología en la industria de viajes y turismo.

Por ahora está disponible solo para los pasajeros frecuentes de Air France y se espera que tras su éxito el servicio sea ampliado a varios vuelos nacionales en Francia.

Sin embargo, Borda subrayó que llevar a la práctica una prueba como esta es una tarea compleja porque involucra el compromiso y cooperación de varias entidades, como las aerolíneas, los organismos de seguridad y las administraciones de los aeropuertos.

Siga bajando para encontrar más contenido