¿Qué pasará con las tasas de interés?

En el último mes, el comportamiento de los mercados locales y externos ha estado determinado por los incrementos en las tasas de interés. De un lado, por primera vez en tres años, a finales del mes de abril el Banco de la República incrementó su tasa de intervención de 6 por ciento a 6.25 por ciento, anticipándose a un posible aumento de la inflación en el año 2007.(VER GRAFICO)

POR:
mayo 13 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-13

De otro lado, en su reunión del 10 de mayo, el FED incrementó sus tasas en igual magnitud, con lo cual se ubican hoy en 5 por ciento. A diferencia de lo ocurrido en Colombia, en Estados Unidos las tasas de interés vienen aumentando de manera sostenida desde julio de 2004, mientras que en nuestro país, incluso se redujeron a finales de 2005. En este contexto, vale la pena analizar cómo afectan estas decisiones de política monetaria a los activos financieros y qué podría ocurrir de aquí en adelante. UN VISTAZO GENERAL Para entender la relación que existe entre las tasas de interés internas y externas, vale la pena revisar el concepto de “diferencial de tasas”. Esta medida se utiliza para determinar cuánto rinde una inversión en Colombia versus una en Estados Unidos. Si se tiene en cuenta que en una economía la tasa de interés nominal se calcula como la tasa de interés real más la inflación, el diferencial de tasas entre Colombia y Estados Unidos indica, el rendimiento adicional que obtiene la inversión localmente respecto al que tiene externamente (tasa de interés nominal = tasa de interés real + inflación). En términos generales, se podría decir que este diferencial es positivo, es decir, que las tasas de interés en Colombia normalmente son mayores, teniendo en cuenta que en nuestro país, tradicionalmente tanto la tasa de interés real como la inflación han sido más altas que en Estados Unidos y adicionalmente, porque una inversión allá se considera menos riesgosa que una en nuestro país. Sin embargo, como se observa en el gráfico, el diferencial de tasas se ha venido reduciendo de manera considerable desde 2004, cuando estaba en niveles cercanos al 6 por ciento, ubicándose hoy en día en 1.5 por ciento. Lo anterior implica que un inversionista obtiene actualmente apenas un 1.5 por ciento adicional de rendimiento en un activo en pesos frente a uno en dólares. La pregunta es ¿por qué a pesar de que desde hace dos años las inversiones en pesos rinden cada vez menos respecto a las inversiones en dólares, la tasa de cambio se ha revaluado? Parte de la explicación está en que, además de la tasa de interés, el rendimiento de una inversión en Estados Unidos se afecta por las expectativas respecto a la tasa de cambio. Así, si el inversionista percibe que el dólar se revaluará versus el peso, la inversión pierde atractivo. En consecuencia, se podría afirmar que en los últimos dos años, en Colombia las perspectivas pesaban a favor de una revaluación del peso frente al dólar. No obstante, desde marzo de 2006, la tasa de cambio ha comenzado a devaluarse. ¿Por qué ha ocurrido esto? En parte, porque es muy posible que los incrementos en las tasas de interés del FED estén llegando a su fin. De esta manera, las inversiones en dólares empezaron a ganar atractivo y los colombianos liquidaron parte de sus portafolios en pesos para trasladarlos a dólares, presionando la divisa al alza. Esta misma situación ocurrió en el año 2002, cuando el diferencial de tasas se redujo desde 8.5 por ciento hasta 3.5 por ciento, provocando una fuerte depreciación de la moneda. Adicionalmente, si se tienen en cuenta que hoy en día el diferencial de tasas está por debajo del 2 por ciento, es probable que el riesgo de invertir en Colombia versus. Estados Unidos no esté siendo compensado vía rendimiento. QUÉ ESPERAR En este escenario, ¿qué podría esperarse en materia de tasas de interés en lo que queda del año? Como se mencionó arriba, es probable que a nivel externo se frenen los incrementos o que se dé, a lo sumo, un aumento más en lo que queda del año. Lo anterior obedece a que el incremento de tasas en Estados Unidos inició hace 24 meses, previendo aumentos futuros en la inflación, que ya parecen estarse reflejando vía mayores costos de las materias primas, principalmente el petróleo. Por su parte, en Colombia los incrementos del Banco de la República apenas están comenzando, y podría esperarse que continuarán de manera sostenida en los próximos meses, para evitar presiones inflacionarias futuras. Esto responde a que, según los estudios que dispone el Emisor para tomar sus decisiones, un incremento en las tasas de interés puede tardarse entre 1 y 2 años y medio en trasladarse a la inflación y, por esto, se están tomando medidas preventivas. Así las cosas, aunque el diferencial de tasas se encuentra actualmente en niveles mínimos, podría reversar su tendencia en los próximos meses, en la medida en que las tasas de interés externas permanezcan constantes mientras a nivel local, las tasas comiencen a aumentar. Esto implicaría que las inversiones en pesos volverían a ganar atractivo frente a las inversiones en dólares y, por ende, retornaría la estabilidad en el mercado cambiario. * Gerente de Investigaciones Económicas Suvalor S.A. Ilustración Migueyein

Siga bajando para encontrar más contenido