"La paz costará menos que la guerra": MinHacienda

En entrevista con EFE, el ministro Mauricio Cárdenas, titular de la cartera de Hacienda, defendió la reforma tributaria, enfocada a financiar el postconflicto.

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda.

Archivo Portafolio

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda.

Finanzas
POR:
octubre 26 de 2014 - 10:24 p.m.
2014-10-26

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, afirmó que “la paz va a costar, pero menos que la guerra”, al defender una reforma tributaria con la que espera recaudar 12,5 billones de pesos (6.250 millones de dólares) para financiar el postconflicto.

Cárdenas no reveló cuáles van a ser los costos reales de la paz, pues si bien “se han hecho grandes avances” en el diálogo entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc en Cuba, el acuerdo final no está cerrado, por tanto, argumentó: “lo que digan es especular”.

Respondió de esta manera a la Comisión de Paz del Congreso, que ha calculado en 90 billones de pesos las inversiones que deben hacerse en diez años para garantizar una paz estable y duradera en Colombia.

Por ahora se han alcanzado en La Habana preacuerdos sobre desarrollo rural, participación política y narcotráfico, mientras se negocian los capítulos relativos a víctimas y dejación de las armas por parte de los guerrilleros.

Aún así “no tenemos que esperar hasta que termine el proceso de paz (...), estamos empezando desde ya”, reveló el artífice del presupuesto aprobado la semana pasada para 2015 y que asciende a 216,1 billones de pesos.

Dijo que hay sectores a los que deben destinarse recursos “de forma urgente”, como es atención a las víctimas, para lo que se han contemplado 4.500 millones de dólares, y desarrollo rural, otros 2.500 millones de dólares.

“Vamos en paralelo invirtiendo más en aquellos sectores que sabemos son fundamentales para la paz”, remarcó.

Para lograr esos objetivos Cárdenas propuso una reforma tributaria que tramita el Congreso y que incluye la extensión de dos impuestos promulgados durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010) para financiar entonces el conflicto armado y que vencen este año, recursos que ahora van a costear la paz.

Se trata del “cuatro por mil”, un tributo a las transacciones bancarias, mientras que el Impuesto al Patrimonio se convertirá en Impuesto a la Riqueza, con los que espera recaudar unos 6.250 millones de dólares.

“El país está hoy día recaudando esos recursos, pero el año próximo no tendrían sustento legal porque se introdujeron de forma temporal y expiran”, aclaró.

Además, “necesitamos unos 2.000 millones de dólares adicionales para reponer una disminución que hemos tenido en las rentas petroleras porque en Colombia han aumentado los costos de extracción y transporte de crudo”, detalló, al indicar que ese dinero se buscará en la tributación.

Como medida complementaria el presupuesto contempla una reducción del 10 por ciento en los gastos generales de funcionamiento del Estado.

Todo esto permitirá aumentar la inversión social sin afectar a las clases medias ni a los más pobres, remarcó el ministro.

Y es que el Impuesto a la Riqueza “aplica a quienes tengan activos netos superiores a 500.000 dólares, eso es el caso de 50.000 personas en Colombia, lo que supone el 0,1 por ciento de la población”, detalló, para matizar que se trata de “un impuesto altamente progresivo que afecta a quien tiene gran capacidad económica”.

Las claves son “austeridad en el funcionamiento del Estado, progresivización en la tributación y focalización en lo social”, reveló.

Pero Colombia está ávida de recursos, por eso el presidente Juan Manuel Santos viajará en noviembre a seis capitales europeas para buscar su apoyo para que la Comisión Europa cree un fondo fiduciario que ayude a financiar el postconflicto.

“Vamos a buscar todas las fuentes posibles de financiamiento, vamos a requerir a la cooperación internacional, de ahí el viaje del presidente a Europa y el esfuerzo fiscal nuestro”, remarcó.

Consideró “prematuro” cifrar lo que podrían conseguir a través del fondo europeo, al que España ya se ha comprometido a aportar, y lo que dejó claro es que “la paz en Colombia va a costar, pero va a costar menos de lo que cuesta la guerra”.

“La guerra no solo ha sido una tragedia en lo humano sino también un impedimento al crecimiento económico durante 50 años”, puntualizó el titular de Hacienda, al insistir: “vamos a sumar todos los elementos para financiar la paz”.

Si bien Colombia va con buen camino, con un déficit del 2,2 por ciento del PIB y una deuda del 34 por ciento, afronta un desafío en materia de inversión sin igual en su historia.

EFE