‘La paz es un ejercicio de construcción permanente’

Peter Hauschnik, coordinador general del programa Cercapaz, habló con Portafolio sobre los logros del proyecto y el premio Emprender Paz 2013.

Peter Hauschnik, coordinador general del programa Cercapaz.

Archivo Portafolio.co

Peter Hauschnik, coordinador general del programa Cercapaz.

POR:
mayo 13 de 2013 - 11:19 p.m.
2013-05-13

En Colombia existen muchas comunidades que reciben el apoyo de organismos internacionales que les colaboran en la solución de múltiples necesidades, pero a la vez, les acompañan en la búsqueda de un desarrollo social e institucional.

Uno de esos organismos es la Agencia de Cooperación Alemana, GIZ que trabaja en distintas partes de Colombia enfocados en la construcción de paz y, en los últimos años, se han ampliado a temas ambientales y de desarrollo económico sostenible, como lo explica Peter Hauschnik, coordinador general del programa Cercapaz, quien habló con Portafolio sobre los logros del proyecto y el premio Emprender Paz 2013, un reconocimiento a la empresa privada por sus aportes a la sociedad en búsqueda de equidad y paz.

¿Qué es Cercapaz?

El programa Cooperación entre Estado y Sociedad Civil para el Desarrollo de la Paz, Cercapaz inició en el 2007 y va hasta el 2015, estamos en su tercera y última fase y, como su nombre lo dice, su objetivo y motivo de trabajo es la paz. Una de las apuestas del programa es cambiar la desconfianza que existe entre los diferentes actores ya sea Gobierno, sociedad civil, empresa privada, ese sentimiento es un obstáculo para la construcción de paz, pero es también, el resultado de una larga trayectoria de conflicto.

¿Los diálogos que se adelantan en La Habana han impactado en su trabajo?

Por supuesto. La cooperación alemana es una cooperación gobierno a gobierno, partiendo de ello, la dinámica que existe ahora en medio de las negociaciones es diferente a la que tuvimos al iniciar el programa.

Por ejemplo, cuando se lanzó la Ley de Víctimas eso generó una dinámica muy fuerte en las regiones, al tener que establecer los Comités de Justicia Transicional para la participación de las víctimas, así como las implicaciones del mismo proceso de reparación y, en esto, estamos trabajando en Cercapaz, en lograr la implementación de esas políticas a nivel local y regional es un reto para nosotros que estamos desarrollando en Caldas, Norte de Santander y Cesar. Igualmente, asesoramos a nivel nacional a la Unidad de Víctimas realizando ese contacto entro lo regional y lo nacional, que lo llamamos ‘el ascensor’, desde lo local a lo nacional y viceversa.

Todo ha sido producto de una voluntad política importante.

¿Usted ve próxima la paz para Colombia?

Lo que puedo decir es que la dinámica de país que se ve hoy aquí inspira esperanza. Los comentarios es que es ahora o ahora. Hay una fuerte disposición no solo de la cooperación alemana sino de la cooperación internacional en apoyar este esfuerzo y en ayudar a la implementación de las políticas que surjan de él, que es lo más complicado.

Mi comentario personal es que hay una gran expectativa por firmar un acuerdo de terminación del conflicto, pero es claro que al otro día no habrá paz, esto es más complejo.

¿Qué logros destacaría hasta hoy?

La paz es una construcción permanente. Pero podría decirles que en la línea de jóvenes se ha logrado mucho, y se percibe cuando un alcalde me dice que ellos eran un problema y que hoy, gracias al trabajo de Cercapaz, son parte de la solución, pues los hemos involucrado, por ejemplo, en la generación de los planes de desarrollo municipal, entonces las partes se han acercado para crear desarrollo y progreso.

También en el trabajo con la unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas, hemos trabajado en lo local ayudando a que las personas descubran sus posibilidades y reconozcan lo que necesitan en verdad. Es importante decir que en realidad, los logros se miden por el cambio que estos procesos generan en las comunidades.

¿Qué sigue a Cercapaz?

La GIZ, Agencia de Cooperación Alemana se queda en el país trabajando en la construcción de la paz y en otros temas paralelos. Pero existe una nueva iniciativa que cuenta con el apoyo de la cooperación sueca. Se trata de un fondo de innovación para la paz, que va a cofinanciar iniciativas empresariales enfocadas en el tema, es decir, se va a crear un fondo que entregue un capital semilla no reembolsable para la iniciación de programas o el fortalecimiento de los que estén en marcha, esto está aun por definir.
CREER EN LA GENTE
“Emprender Paz es un premio que nace para visibilizar y reconocer las iniciativas del sector privado en pro de la paz. Este año, el galardón llega a su sexta versión entregando a cada proyecto ganador un beneficio en acompañamiento técnico por valor de 12 millones de pesos. El próximo 6 de junio cierra la convocatoria al premio, que entre el 2007 y 2012 ha recibido más de 320 postulaciones principalmente, de los sectores agroindustrial y textil, pero que está indicado para todo tipo de empresas. La idea es que las organizaciones creen programas bajo la sombrilla de la RSE que atiendan a la población vulnerable o afectada por el conflicto y la violencia y que generen un impacto en su entorno”.

 

Astrid López Arias

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido