Peces podrían convertirse en 'filtros' para el tratamiento de aguas, según expertos

Es un avance que se verá en la segunda Feria Watec, en noviembre, donde podrán conocer las últimas tecnologías para el sector agrario.

POR:
julio 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-31

La escasez de agua dulce y las condiciones geográficas adversas llevaron a los israelíes a aprovechar al máximo los recursos a su alcance y a apostarle a la investigación, a tal punto que en las últimas décadas ese país es uno de los que más tecnologías de punta han desarrollado.

Con una población de más 7 millones de personas y una creciente demanda de servicios, Israel ha logrado sorprender al mundo con avanzados sistemas de irrigación (para cultivos), económicos y bondadosos con los recursos naturales, lo que le permitió aumentar su frontera agrícola en las zonas áridas.

Y desde hace unos años trabaja en sistemas de tratamiento de agua para consumo humano y de aguas residuales, reciclaje de residuos y hasta de generación de energías alternativas. Con excepción del río Jordán, Israel sólo tiene disponible el agua de los mares Mediterráneo, Galilea y Muerto.

Por ejemplo, en el valle Beit Netofa, cerca del mar de Galilea, se encuentra la planta de purificación de Mekorot (la compañía nacional de agua de Israel), una de las más grandes del mundo, que produce agua para consumo humano.

Para procesarla, luego de desalinizarla, utiliza especies piscícolas, como carpas y salmonetes, que actúan como filtro natural, pues los animales consumen las larvas, los insectos, las algas y los lodos que arrastran las corrientes.

Es más el trabajo que realizan estos peces ayuda a la eliminación de los malos olores y reducen los residuos que taponan los sistemas de riego.

De este sitio se abastece el 80 por ciento de Israel, es decir, cerca de 6 millones de personas; el resto lo hacen a través de otros sistemas.

La cantidad total de agua suministrada por la empresa Mekorot, se calcula en unos 12,4 billones de metros cúbicos.

El estiércol, como materia prima

Una planta generadora de electricidad a partir del estiércol puede servir de ejemplo de la preocupación por aprovechar al máximo los recursos disponibles y generar el menor impacto ambiental.

El modelo, que es muy económico, recibe 18 tractomulas al día, materia prima para producir compost, que se utiliza como abono orgánico en cultivos y se transforma en gas metano y energía eléctrica.

La generación de electricidad es el principal negocio de esta planta, que suministra dos megavatios hora a la red, y lo hace durante el proceso de producción de biogás.

Esa planta es sólo uno de los desarrollos tecnológicos que podrán conocerse durante la segunda Feria Internacional Watec, la vitrina de las tecnologías de agua, medio ambiente y generación de energía, que se realizará en Tel Aviv del 17 y 19 de noviembre y que contará con la participación de más de 20 países.

"La feria es una de las más importantes del mundo, en los campo de innovación y desarrollo de tecnologías hídricas y medioambientales, indispensables dado el contexto actual de protección de recursos naturales que todos los países deberían implementar", dijo Yinam Cohen, agregado de Asuntos Políticos, Económicos y Cooperación Internacional de la Embajada de Israel en Colombia.

Roberto Olivares, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento Básico de México, resaltó que "Israel le apostó por años al desarrollo de tecnologías y ahora esto le permite mostrar soluciones innovadoras, que no son agresivas con el medio ambiente".

Zalman Nevo, empresario israelí radicado en Washington y que tiene negocios con Colombia, señaló que su país está a la vanguardia de tecnologías de punta, eficientes y de bajos costos, en campos como el tratamiento de agua y sistemas de riego, que pueden ser de utilidad para empresas colombianas.

Con dispositivos plásticos

Un sistema diferente de tratamiento de aguas residuales es investigado por la compañía Aqwise, en el norte de Israel, modelo que utiliza pequeños dispositivos plásticos, de no más de 12 milímetros, que se hacen recircular dentro de tanques.

"Los dispositivos, que tienen una vida de 20 años, operan como trampas para los microorganismos vivos", explicó uno de los investigadores de Aqwise.

Dependiendo del grado de contaminación de las aguas, los dispositivos pueden tomarse entre 2 y 24 horas para realizar el tratamiento.

El Sol también ayuda

Y en el desierto de Néguev se encuentra una industria que ha logrado generar energías alternativas. Se trata de Roten Industries, que cuenta con una vasta área de paneles solares.

Esta compañía ha logrado producir un sistema de turbinas (las hay de tipo horizontal y vertical), impulsado por la fuerza natural del viento. La energía generada allí es almacenada en baterías, que en las noches iluminan la planta.

Gadi Hareli, uno de los investigadores, explicó que cada turbina tiene capacidad para generar entre 1 y 5 kilovatios, lo que hace de este sistema -muy simple- un instrumento de gran utilidad para viviendas y pequeñas fincas.  

También se trata agua para los cultivos

Otra experiencia destacada es el tratamiento de aguas residuales que se adelanta en un caserío de no más de 200 viviendas, ubicado cerca del mar Mediterráneo.

Esta planta, que no necesita de grandes áreas -funciona en menos de un cuarto de hectárea-, no utiliza productos químicos ni aditivos sino bacterias y oxígeno.

Este último se aplica haciendo girar una especie de rodillos. El agua allí tratada abastece varios sistemas de riego de cultivos. Uno de los voceros de la compañía EPC- Onsite Wasterwater Treatment Plant señaló que es un sistema simple que no exige grandes inversiones y que quita al agua olores indeseables y la vuelve casi a su color natural.

Gracias a este y otros sistemas de tratamiento de aguas, este país se ha convertido en líder mundial en el uso óptimo del recurso, pues allí es muy escaso.

Siga bajando para encontrar más contenido