Hacer el pedido online y pasarlo a buscar

Hacer el pedido online y pasarlo a buscar

POR:
enero 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-14

Hace unos días, Maurice Berrayah estacionó su Renault negro frente a una bodega gris en esta ciudad del sur francés y un empleado de la cadena de supermercados Chronodrive llenó su baúl con leche, vino, huevos y otros alimentos que su esposa había comprado en Internet.

El programador de computadoras de 42 años es parte de una ola de consumidores franceses que han adoptado un modelo de compras híbrido ideado por Chronodrive: un sistema en línea simple para hacer pedidos de alimentos que el consumidor pueda recoger en el momento que más le convenga.

Las compras de alimentos en línea no funcionaban en Francia. Los precios eran alrededor de un 15% más caros que en las tiendas tradicionales, los tiempos de entrega, a menudo limitados a las horas hábiles, no eran convenientes y las tarifas de entrega a domicilio llegaban a los 12 euros, unos US$17, algo que no es factible en un país donde la gente acostumbra a comprar alimentos varias veces por semana.

Los consumidores en países como Francia "están tan preocupados por obtener valor, que harán cualquier cosa por ahorrar dinero", afirma Isabel Cavill, analista de la firma londinense de consultoría Planet Retail. "Eso significa sacrificar la comodidad de comprar alimentos en la Web para ahorrar dinero en el supermercado".

Aprovechando su experiencia previa en empresas de alimentos y ropa, los ejecutivos Martin Toulemonde y Ludovic Duprez sabían que los consumidores querían encontrar una forma de ahorrar tiempo al hacer compras sin los altos costos del envío.

"El precio del envío a domicilio no cubre los costos, así que los precios de los productos son más caros", indicó Toulemonde, mientras inspeccionaba los pasillos de la bodega de cemento y metal en Toulouse. Hoy en día, asimismo, hacer compras es visto más como una obligación. "Hay muchas otras cosas que hacer en la vida antes que llenar el canasto de las compras", afirmó.

Los dos socios fundaron Chronodrive en 2002 e incorporaron a Groupe Auchan, que no cotiza en bolsa, como principal inversionista para conseguir el poder de negociación de una importante cadena de alimentos y ofrecer precios competitivos. Auchan no divulga las ventas o ganancias de Chronodrive.

El grupo inauguró su primera tienda en las afueras de Lille, en el norte de Francia, en 2004. Eligieron un vecindario suburbano cerca de una carretera principal con una gran cantidad de familias de clase media con autos, el consumidor ideal que hace muchas compras de alimentos pero tiene poco tiempo. La tienda de Toulouse, inaugurada en diciembre, es la número 16 en Francia y la empresa contempla contar con 32 locales este año.

Otras minoristas franceses más importantes desarrollan versiones rivales. E. Leclerc tiene más de 30 sitios para recoger pedidos realizados en línea y Casino Guichard-Perrachon SA inauguró sus cuatro primeros locales a fines del año pasado.

Carrefour, a su vez, prueba un sistema para pasar con el auto junto a su bodega de comercio electrónico al norte de París.

Auchan, por su parte, también abrió supermercados con su marca con esta modalidad, conocida como drive-through, en España e Italia. Laurent Thoumine, analista de Kurt Salmon Associates, prevé que la modalidad alcance una participación de mercado de entre 4% y 4,5% de las compras de alimentos de aquí a 2013, comparado con el 0,6% actual. "La gente quiere ahorrar tiempo al comprar alimentos", sostiene. "Pasar con el auto ofrece una solución muy original".

Siga bajando para encontrar más contenido