Pelea energética en Antioquia

Pescadero-Ituango, el proyecto hidroeléctrico más grande que tiene el país para soportar el consumo de energía en el futuro, desató una pelea entre la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, que podría conducir incluso a investigaciones administrativas, disciplinarias y penales. Esto, porque hay cuestionamientos sobre la posibilidad de que se haya incurrido en un detrimento patrimonial, debido a que se compraron acciones a 36.000 pesos, pese a que el valor era de 1.000 pesos.

POR:
julio 18 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-18

Aunque el primer paso de este episodio fue la compra de acciones a inversionistas minoritarios por parte del Instituto de Desarrollo de Antioquia (Idea), dependiente del gobernador Luis Alfredo Ramos, que le permitió a la entidad asumir el control del proyecto al llegar a una participación accionaria del 51,7 por ciento, uno de los puntos que más polémica ha generado es la posibilidad de que el instituto tenga como objetivo venderlo después a inversionistas internacionales. La molestia de la Alcaldía radica en que hace dos años, EPM era mayoritaria en el proyecto, pero hubo un acuerdo con la Gobernación para que fueran por partes iguales. Así, el Idea suscribió las acciones necesarias, a 1.000 pesos cada una, para llegar al nivel de 46 por ciento que ya tenía EPM, lo cual les daba a las dos empresas el control del proyecto. El hecho ha dado por terminada una larga luna de miel en las relaciones entre el Municipio de Medellín y el Departamento de Antioquia, que consolidaron las pasadas administraciones de Sergio Fajardo (alcalde) y Aníbal Gaviria (gobernador). Las dos empresas participaban con el 46 por ciento, respectivamente, de Pescadero-Ituango, mientras que el resto de la propiedad accionaria la tenían socios minoritarios como la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), con 0,81 por ciento, y la firma constructora Integral, con 2,4. El lío surgió el miércoles pasado cuando el gerente del Idea, Álvaro Vásquez, informó de la exitosa operación para hacerse a la mayoría accionaria, con una inversión de 100.000 millones de pesos. Primero, le compró a la EEB y posteriormente a los otros propietarios, a 36.854 pesos por cada acción, cuando hacía 11 años las habían adquirido a 1.000 pesos. Para la Alcaldía, con este movimiento calificado como ‘toma hostil’, la Gobernación rompió el trato verbal de mantenerse como socios igualitarios con Empresas Públicas de Medellín, cuyo presidente de junta es el alcalde de la ciudad, Alonso Salazar. La puja que se ve venir toma tintes incluso legales, pues Salazar ya anunció que EPM va a hacer una demanda por la manera como se hizo el negocio del proyecto. “Estamos pendientes de la explicación del Gobernador; me imagino que va a tener argumentos sobre el procedimiento, sobre el valor de las acciones, las condiciones de pago, pero lo mejor es escuchar la respuesta a ¿para qué el control del Proyecto por el Departamento?, ¿para venderlo a un socio?”, cuestionó el mandatario de Medellín. El gobernador Ramos anunció que hoy responderá a los cuestionamientos formulados por la alcaldía y explicará los alcances de la operación. El gerente de Idea se defiende apoyado en un estudio de la empresa Corficolombiana, que tasó el valor de Pescadero-Ituango en 696 millones de dólares, cifra que, dividida por el número de acciones, arroja un valor de 30.712 pesos. “Lo que hicimos fue adicionarle lo de la prima de control y les compramos”, explicó Vásquez. Además, según él, no es que hayan incumplido un pacto de caballeros con la Alcaldía de Medellín, pues ella (EPM) desde comienzos de año se acercaron a accionistas minoritarios”. Agrega que cuando la Empresa de Energía de Bogotá puso en venta sus acciones, también EPM ofertó y antes, en marzo, habían adquirido una pequeña capitalización de la Empresa de Energía del Pacífico y nunca les mencionó sobre esa negociación. Se estima que el megaproyecto Pescadero-Ituango generaría 2.400 megavatios, mientras que la hidroeléctrica que más produce hoy es El Guavio, con 1.213 megavatios. El gerente del Idea negó que el proyecto se vaya a vender pues las directivas del Idea no tienen interés de transferirlo a inversionistas privados. La polémica sigue abierta y hoy, cuando el gobernador Ramos se pronuncie, de seguro se conocerán más detalles. ES NECESARIO CONOCER BIEN EL ESTUDIO: RAMIRO VALENCIA Ramiro Valencia Cossio, ex gerente de Empresas Públicas de Medellín, ha sido uno de los que más ha cuestionado la operación del Idea para llegar a ser el socio mayoritario del proyecto Pescadero - Ituango. “A mí me parece bien que la Gobernación de Antioquia adquiera las acciones de este tipo de obras, pero habría que conocer con profundidad el estudio para ver si las acciones sí valen cada una tanto dinero (36.000 pesos). Lo que sí me parece grave es que si había capitalización en curso se hubiera hecho una propuesta, se sabe que por historia esos pequeños accionistas no capitalizaban”. Agregó Valencia Cossio que “además sería bueno si les propusieron a todos los socios minoritarios, pues si a alguno no lo llamaron le podría sonar a engaño”. Para Valencia, hay muchas cosas por aclarar. Hay gran interés de la brasileña Vale Do Rio Mientras que hace unos años el proyecto de la hidroeléctrica antioqueña de Pescadero- Ituango era apenas un deseo, hoy la construcción de esa represa que estaría en operación en el 2018 es una realidad, luego de resultar favorecida con la asignación del cargo por confiabilidad en la subasta organizada por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg). Y ese es justamente uno de los atractivos de ese megaproyecto energético ya que, con los ingresos fijos que recibirá por el cargo por 20 años, prácticamente le da viabilidad financiera a su construcción cuya inversión está calculada en unos 2.400 millones de dólares, y que tendrá una capacidad de generación de electricidad de 1.200 megavatios. El hecho de que ahora el Idea, un organismo adscrito a la Gobernación de Antioquia, se haya quedado con la mayoría de las acciones (51,7 por ciento), le da margen de maniobra para negociar a buen precio el valor los títulos de la empresa promotora dueña del proyecto, según dijeron fuentes en el sector eléctrico. Las mismas fuentes indicaron que no se les haría raro que el proyecto, o una parte del mismo, termine en el futuro en manos de inversionistas estratégicos entre los cuales estaría la empresa Vale Do Rio del Brasil, la cual siempre ha estado interesada en la construcción de una planta de aluminio en el Urabá Antioqueño y que pagarían un buen precio por él. Para la gobernación de Antioquia sería un negocio redondo, pues en el caso de vender la participación en Pescadero, recibiría mayores recursos para emprender otras obras de desarrollo en la región. Tener participación en una central hidroeléctrica de estas proporciones es clave para la industria como Vale ya que, como se sabe, la producción de aluminio requiere de elevadas cantidades de electricidad. “Sería perfecto para Vale porque lograría una economía de escala que haría muy competitiva la producción industrial”, dijo una fuente que asesora negocios en el sector eléctrico. Ahora Empresas Públicas de Medellín (EPM) quedará en la disyuntiva de seguir o no como socia minoritaria del proyecto, el cual era una de las piedras angulares de su expansión eléctrica, o también vender su participación, aunque la empresa aún no se había pronunciado al respecto. “Estamos pendientes de la explicación del Gobernador. Me imagino que va a tener argumentos sobre el procedimiento”. Alonso Salazar, alcalde de Medellín. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido