‘Está pendiente una reforma agraria’, afirma experto

Gustavo Palomares, académico europeo, analiza las protestas desde la comunidad internacional.

El diálogo tiene que ser el ejemplo fundamental en el caso de las protestas.

Agencias

El diálogo tiene que ser el ejemplo fundamental en el caso de las protestas.

POR:
septiembre 03 de 2013 - 12:37 a.m.
2013-09-03

El paro campesino, las protestas y la violencia que se vieron en la última semana en el país han despertado curiosidad en la comunidad internacional, especialmente en la Unión Europea.

La protesta social es inevitablemente vinculada al proceso de paz que se lleva entre el Gobierno y las Farc en La Habana, Cuba.

“Existe la impresión de que el abordar el tema agrario como el primer punto de la agenda entre el gobierno y la guerrilla fue un acierto”, dijo Gustavo Palomares, presidente del Instituto de Altos Estudios Europeos (Iaee).

El presidente del Iaee agregó que lo que se percibe desde el Viejo Continente es que unos eventuales acuerdos de paz no solo tienen que ver con el fin del conflicto, sino que la gran reforma pendiente en el país es la del campo.

“En la fase que va de la transformación de los estados liberales a estados liberales democráticos, uno de los modelos en todas esas transformaciones no solo en Europa sino en todo el mundo ha sido la gran reforma rural. Y creo que esa revolución rural todavía está pendiente en Colombia”, afirmó el académico.

Por esto, según su opinión, deben coincidir tres factores: primero, el cambio de propiedad de la tierra; segundo, el apoyo al medio rural como un elemento fundamental articulador de este nuevo tejido social en paz y, tercero, la producción agraria como base fundamental del desarrollo económico del país.

“Hay que asegurar las condiciones fundamentales para que el medio rural sea la base económica fundamental de un Estado con una base rural como es el caso de Colombia, y con un estado descentralizado”, afirmó Palomares.

Asi mismo, añadió que a su parecer el país se apresuró a firmar una serie de TLC sin medir la aplicación inmediata de los mismos.

“En toda firma de tratados, hay momentos de ajustes, efectos negativos y perversos; mejorar la competitividad tiene un coste social, por esto hay que buscar los ajustes con menos costos sociales”, afirmó Palomares.

Acostumbrado a las casi semanales protestas sociales en Europa, el presidente del Iaee asegura que las protestas sociales son necesarias para el desarrollo de una sociedad; su gran preocupación es la forma en que el gobierno aborde las negociaciones.

“Las mesas de negociación, duren lo que duren, sea las noches que sea, no se deben abandonar nunca. En Europa tenemos experiencias de meses, de día y de noche, negociando hasta que se encuentra una solución. Un error, sin duda, por dura por que se aprovechen intereses violentos, es abandonar una mesa de negociación”, dijo Palomares.

Siga bajando para encontrar más contenido