El pensamiento del emprendedor

Recientemente Nido Qubein visitó a Colombia, invitado al I Foro Mundial para emprendedores organizado por Foros de Casa Editorial El Tiempo. Igualmente, dictó una charla ante un grupo de empresarios jóvenes, líderes como emprendedores, pertenecientes a EO -Entrepreneurs Organization -Capítulo Colombia.

POR:
mayo 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-13

Nuestro ilustre conferencista, carismático y famoso como empresario, consultor, y destacadísimo comunicador, de lo cual hizo gala en sus amenas intervenciones, despertó especial atención en los auditorios con su interesante manera de pensar. Para Qubein, nuestro activo real no es el tiempo, es la energía que poseemos y nuestra capacidad de transformarla. En consecuencia se administra tiempo, pero se gerencia energía. Con respecto al primero sugiere, basado en su práctica personal, aprender a pensar e intercambiar ideas en unidades de cinco minutos, espacio suficiente para dar respuesta concreta a preguntas formuladas en pocas palabras. Administrar el tiempo en unidades de horas, genera usualmente un desperdicio del mismo. El verdadero emprendedor busca los problemas, encuentra soluciones reales para éstos y las vende y facilita a quienes las necesitan. El emprendedor nunca se focaliza en generar ingresos, se concentra en generar valor . Incursionar en pos del objetivo y tratar de lograrlo será siempre su convicción. El emprendedor más avezado trabaja sobre el negocio, pero no en el negocio, dejando usualmente que lo administren otros. El capital requerido para un emprendimiento tiene para él cuatro dimensiones diferentes y complementarias. La primera es el capital representado en el recurso económico, el cual no es prerrequisito sine qua non para el emprendimiento, aunque nuestra cultura, quizás equívocamente, suele identificarlo como la dimensión más preciada . Pero la historia de Qubein ratifica que no lo es, al llegar a los Estados Unidos en su juventud con solo 50 dólares y sin que nunca hubiese recurrido posteriormente a un empleo. Una segunda dimensión de capital es la educacional. Tener las máximas habilidades u ostentar profundo conocimiento en algo específico es muy importante. Actúa como una palanca, pero aclara que no es per se el factor que hace un emprendimiento exitoso. El tercero es el capital reputacional, o sea aquello que los demás creen de nosotros o lo que piensan que somos. Esta dimensión opera como requisito indispensable, pero no suficiente. Finalmente, el capital relacional, el más importante para nuestro conferencista líder del emprendimiento. Para éste, la llave del éxito es la forma de pensar y de relacionarse con la gente. El emprendedor es alguien que piensa más profunda y críticamente que los demás y por sobre todo posee un gran potencial relacional y desde luego lo explota. Qubein coincide con destacados pensadores en otras condiciones que deben satisfacerse para un emprendimiento exitoso, tales como: visión clara, planeación y definición del rumbo estratégico para precisar dónde se está, dónde se debe estar y cómo llegar al allá deseado, complementado con lo que denomina los patrones prácticos para medir y alcanzar el máximo desempeño. Estadísticas de Global Entrepreneurship Monitor, indican que Colombia tiene una alta tasa de iniciativas a través de empresas nacientes. Sin embargo, un inmenso número de ellas son efímeras. La imperiosa necesidad que tenemos de emprendimientos exitosos para lograr un crecimiento económico sostenible hacen recomendable que pensamientos de líderes del emprendimiento de talla mundial, como Nido Qubein, sean tenidos en cuenta en el mayor número de ámbitos posible. La inteligencia y creatividad innata de los colombianos, ambas reconocidas y destacadas, complementada con el aprendizaje derivado de formas diferentes de organizar el pensamiento, seguramente nos llevaría a futuro a lograr éxito pleno en un mayor número de emprendimientos. '' El emprendedor nunca se focaliza en generar ingresos, se concentra en generar valor.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido