Pensiones: tres años sin ganancias; utilidades desde 1994, cuando arrancaron, alcanzan un promedio de 4% anual

Entre marzo del 2006 y febrero pasado, la rentabilidad de los aportes de los trabajadores que cotizan a los fondos privados fue prácticamente nula (0,01%).

POR:
mayo 04 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-04

Los tres últimos años terminados en febrero pasado no fueron buenos para los trabajadores que cotizan a los fondos de pensiones obligatorias: en esos 36 meses, sus aportes, descontada la inflación, tuvieron una rentabilidad de 0,01 por ciento, según las cifras de la Superintendencia Financiera.

Esto quiere decir que los aportes de los trabajadores afiliados a las AFP y sus rendimientos apenas mantuvieron el poder adquisitivo de hace tres años.

La rentabilidad de los fondos en los últimos 36 meses fue muy baja entre octubre y febrero pasados, e incluso negativa para octubre y noviembre, cuando las acciones y demás papeles que se transan en bolsa prácticamente colapsaron por la crisis económica.

Pero las utilidades reales no se han comportado siempre así, como se observa en el gráfico: en los 36 meses finalizados en enero del año pasado, el acumulado fue de 4,59 por ciento; con algunos altibajos llegó a 4,89 en mayo, y desde junio comenzó a empeorar.

De acuerdo con la Superfinanciera, desde mayo de 1994 -cuando se inició la operación de las AFP- hasta febrero pasado, los fondos acumularon una rentabilidad real promedio de 4 por ciento anual.

Tanto esta como el 0,01 por ciento mencionado deberían mejorar en marzo y abril, pues -como anota Felipe García, director de investigaciones económicas de la AFP Skandia- las acciones y demás papeles donde aquellos invierten se han valorizado.

Comportamiento similar presenta la rentabilidad mensual calculada internamente por Asofondos (gremio de las AFP) a partir del comportamiento del valor de la unidad de cada AFP, a la cual no se le ha descontado la inflación de cada mes.

'No alcanza para una vida digna'

El monto de la pensión de los trabajadores afiliados a los fondos privados depende del capital que acumulen en su vida laboral, el cual está determinando por las cotizaciones y sus rendimientos.

Un trabajo reciente de investigadores del Banco de la República, Planeación Nacional y el Banco Mundial asegura que el esquema de las AFP no tiene la capacidad para garantizar una vida digna a la población que no estará en capacidad de trabajar, es decir, a los que al cabo del tiempo se retiran de la vida laboral.

A la mayoría de ellos, dice el estudio, les tendrán que devolver lo ahorrado y sus rendimientos porque no podrán cumplir con las semanas exigidas para hacer uso del derecho de una pensión mínima (igual al salario mínimo).

Las cifras de Fasecolda, el gremio de las compañías aseguradoras, muestran que el 60 por ciento de las rentas vitalicias, una modalidad de jubilación para los afiliados a las AFP, son de un salario mínimo, mientras otro 20 por ciento se mueve entre este monto y menos de dos mínimos.

Para la Fundación Agenda Colombia, la expectativa frente a los fondos privados de pensiones no se ha cumplido, fundamentalmente porque no redujeron el costo fiscal ni aumentaron la cobertura.

Otros países de la región donde también se introdujo este sistema están trabajando en reformas para mejorar la cobertura y, sobre todo, para que la mesada que reciban los futuros pensionados les permita vivir decentemente.

Para abordar esa problemática, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Agenda Colombia organizaron para este miércoles y jueves, en Bogotá, el seminario internacional 'Nueva generación de reformas a los sistemas de pensiones de América Latina'.

El Polo quiere reformar todo el sistema

Gustavo Petro, senador del Polo Democrático, radicó el miércoles un proyecto de ley para reemplazar el actual sistema de pensiones (Seguro Social, más fondos privados) por el de pilares y crea la pensión básica de solidaridad.

La figura de los pilares ha sido recomendada por entidades como la OIT y el Banco Mundial y consta de un pilar solidario, al cual cotizarían los trabajadores que ganen entre 1 y 4 salarios mínimos.
Al segundo pilar cotizarían quienes devenguen más de 4 mínimos, con la particularidad de que tendrían que aportar lo correspondiente a máximo dos salarios mínimos al pilar anterior.

El tercer pilar es voluntario y funcionará como una cuenta complementaria de capitalización individual para aumentar el monto de la pensión.

Siga bajando para encontrar más contenido