En su peor momento, la CAN cumple 40 años; expertos dicen que si no cambia, desaparecerá

Hoy permanecen cuatro de sus fundadores, pero como dice el secretario General del organismo, Freddy Ehlers, "este es tal vez el momento en que hay relaciones más difíciles entre los países".

POR:
mayo 23 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-23

De los cuatro miembros actuales, Colombia y Ecuador no tienen relaciones diplomáticas desde hace más de un año y Bolivia y Perú -y en gran medida Colombia- no coinciden en sus visiones y en su relación con terceros países sobre temas complejos como propiedad intelectual, inversiones, servicios y compras públicas. El presidente de Bolivia, Evo Morales, está 'disgustado' con Ecuador desde cuando el presidente Rafael Correa se sumó a la negociación de un TLC con la Unión Europea.

Muchos cambios en cuatro décadas

Este martes se cumplen 40 años de la firma por Colombia, Ecuador, Bolivia, Chile y Perú de ese acuerdo para "mejorar, juntos, el nivel de vida de sus habitantes mediante la integración y la cooperación económica y social". Siete de cada 10 colombianos no habían nacido en 1969 cuando se suscribió el Acuerdo de Cartagena, conocido en los 27 años siguientes como Pacto Andino.

Mucha agua ha corrido desde entonces: la integración se fortaleció con el ingreso de Venezuela cinco años después y dio un paso atrás en 1976 con el retiro de Chile por su desacuerdo con el tratamiento a los capitales extranjeros.

Tres décadas más tarde, cuando ya el mundo había cambiado significativamente y la globalización se consolidaba, el presidente venezolano Hugo Chávez consideró que su país ya no cabía en el proceso y decidió retirarse de la Comunidad Andina (CAN); su excusa fue la negociación de tres socios andinos de un TLC con E.U.

Necesidad de cambios

La CAN, advierte el experto internacionalista José Manuel Álvarez, tiene que cambiar porque como está no sobrevive en el largo plazo. Los TLC y la globalización son una realidad que no puede ser soslayada. Las necesidades andinas siguen sin superarse: pobreza, inequidad y baja productividad, entre otras.

Las exportaciones intrasubregionales aumentaron 82 veces entre 1970 y el 2005. Hoy, dice Ehlers, la región tiene 20 millones más de pobres que hace 30 años a pesar de que "somos cinco veces más ricos". Hay una gran dificultad en todo el mundo para que el crecimiento económico se refleje en el tema social.

Para Marcel Tangarife, experto en derecho y negociaciones internacionales, la CAN está en una debilidad manifiesta pues ha tratado de extender su ámbito más allá del comercio, "lo cual no es malo", sino que "no sabemos si queremos ser una integración económica, social, política".

¿Hay un problema de identidad? La CAN se está repensando, responde el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata. En octubre del 2008 en Guayaquil los presidentes andinos abordaron el tema, que ha sido objeto de un intenso trabajo de los socios. Y aunque la complementación económica y comercial pesa mucho, en el futuro próximo se verá un crecimiento de la agenda social y ambiental.

Álvarez y Tangarife coinciden en que habrá una CAN más social. El status quo comercial se mantendrá, dice Álvarez, mientras que el segundo advierte que so pretexto de una integración social no se puede atacar lo económico. Este es el primero de tres artículos a propósito del cumpleaños de la CAN.

Lo que ganamos

La Comunidad Andina es el mejor negocio que ha hecho Colombia, asegura Magdalena Pardo, experta en comercio internacional.

Y con esta afirmación coinciden dirigentes de diferentes gremios de la producción.

Pese al accidentado camino de los acuerdos entre los países bolivarianos, Colombia ha sido un gran beneficiario del proceso de integración subregional, particularmente desde 1993, cuando se declaró la zona de libre comercio.

Esta área, con algunas restricciones y dificultades, permite la libre circulación de los productos andinos por el territorio de los países miembros de la Comunidad Andina, sin  el pago de aranceles.

Ese mercado ampliado fue muy positivo para la diversificación de las exportaciones industriales colombianas, que son generadoras de empleo, señala Pardo, para quien la CAN es "un acuerdo comercial con calidad".

Nueva visión estratégica, más allá de lo comercial

EL TIEMPO habló con el Secretario de la CAN, Freddy Ehlers.

¿Cuál es el rumbo de la CAN?

Sobre esto tendremos noticias próximamente, pues se está trabajando en el diseño de una nueva visión estratégica. Los presidentes andinos definirán el nuevo rumbo.

Durante 40 años se le dio prioridad a lo económico. ¿Lo social se tendrá en cuenta en esa nueva visión?

Tenemos que buscar lo que ahora se llama una integración integral, es decir, que vaya más allá de lo comercial, que es fundamental y ha tenido resultados importantes. El PIB per cápita de Colombia, por ejemplo, creció 14 veces en 40 años (en la CAN creció menos); lamentablemente el avance en la cohesión y justicia social y la eliminación de la pobreza no es el esperado. La diferencia en los bosques que teníamos con lo que tenemos hoy y la contaminación es dramática.

¿Y el paso a seguir?

El camino es muy preocupante en ese campo y por eso es que temas como el social y del medio ambiente deberían tener un mayor refuerzo.

La CAN tiene muchas dificultades...

Somos cuatro países y dos (Colombia y Ecuador) no tienen relaciones diplomáticas; las visiones diferentes de Perú y Bolivia en algunos temas son complejas. Debemos buscar la unión en la diversidad, respetando la decisión democrática de los países y estos han escogido gobiernos que tienen visiones diferentes sobre todo en algunos puntos del tema económico y comercial y por eso es que, por ejemplo, ha sido muy difícil la negociación con la Unión Europea.

Algunos observadores hablan de la extinción de la CAN.

En estos momentos complejos es cuando más deberá verse la decisión política de mantenernos juntos.

JORGE CORREA C.
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido