Pequeños empresarios, entre ahorradores y botarates

Ahorrador, calculador, escéptico y botaratas son los cuatro perfiles que caracterizan a quienes aspiran a conseguir financiación en pequeños montos.

POR:
marzo 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-26

Si alguien conoce a los pequeños empresarios es quien les presta plata. Como no tienen historial crediticio como los que reseña un banco de datos (Cifin o Datacrédito), las entidades prestamistas deben acudir a todo tipo de averiguaciones para conocer a los usuarios.

Y tras prestarles se han encontrado con que los deudores de microcrédito son clientes con buen perfil de pago de sus obligaciones y la calidad de la cartera ronda el 6 por ciento. Esto significa que por cada 100 pesos prestados, seis están en mora. Ese indicador no está muy lejos del 4 por ciento del promedio de la banca en general.

La Asociación de Compañías de Financiamiento (Afic) realizó un perfil de los usuarios de microcrédito y encontró cuatro tipos de clientes: el ahorrador, el calculador, el escéptico y el botaratas. Cada uno de ellos tiene características específicas que lo pueden hacer beneficiario o no de un microcrédito. El préstamo promedio de esas entidades a un microempresario es de 2'130.000 pesos, que se otorgan a personas de los estratos 1, 2 y 3.

Los banqueros dicen que dar microcrédito es un proceso costoso y de ahí que sea el tipo de financiación con la tasa de interés más alta del mercado, cercana al 34 por ciento anual, frente al 24 por ciento de un préstamo de consumo o de una tarjeta de crédito.

El escéptico, con los agiotistas

Es la persona que no cree en el sistema financiero y por ello prefiere pedir préstamos a los agiotistas, asumiendo el riesgo que ello supone por su alto costo. Hace cuentas de sus ingresos y gastos, pero maneja su dinero solo en efectivo 'debajo del colchón' y no busca opciones financieras. Lleva contabilidad de bolsillo y mezcla las finanzas del negocio con sus cuentas personales. Los escépticos son el 27 por ciento de quienes aplican a un microcrédito en las entidades financieras.

El calculador, tras las oportunidades 

A estas personas todo les parece caro. Son cazadores de oportunidades y siempre quieren negociar la tasa de interés de sus créditos porque quieren hacer rendir hasta el último peso. Los objetivos de sus negocios son claros y se fijan metas para cumplirlas. Aunque no se caracterizan por ahorrar con una disciplina mensual, sí son responsables con sus pagos. Cerca del 29 por ciento de los potenciales clientes de las compañías de financiamiento se encuentran en este grupo.

El ahorrador, disciplinado

Es la persona que piensa en su futuro. Sus recursos los destina al ahorro y no se los gasta en cosas innecesarias. Este tipo de cliente se caracteriza por buscar opciones de inversión para ampliar su capital como los CDT y las cuentas de ahorro. Aunque sea poco, cada mes destina un porcentaje de sus ingresos al ahorro.

"Aproximadamente el 24 por ciento de los micro y pequeños empresarios están en este grupo y son sujetos de crédito debido al alto sentido de responsabilidad que dan a su manejo financiero y porque son generalmente cumplidos en el pago de sus obligaciones", dice la directora ejecutiva de Afic, Clara Escobar.

El botaratas, vive al día

No tiene mentalidad de ahorrador y los gastos superan sus ingresos. Por eso es normal que deba más de lo que tiene. No se rige por presupuestos y aunque normalmente utiliza al sector financiero para realizar transacciones, cuenta con baja responsabilidad en sus pagos. Sus metas y proyecciones de vida son de corto plazo y ambiguas en el tiempo. Se la pasa apagando incendios. Este perfil de consumidor constituye el 20 por ciento del mercado.
Siga bajando para encontrar más contenido