Perder en Wall Street no quita el derecho a una segunda oportunidad

Perder en Wall Street no quita el derecho a una segunda oportunidad

POR:
mayo 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-16

A mediados del año pasado, en el transcurso de unas pocas y dolorosas semanas, Jeff rey Larson perdió US$1.500 millones de los inversionistas de su fondo de cobertura.

El fondo, Sowood Capital Management LP, cerró en julio, constituyendo uno de los colapsos más bochornosos de los últimos tiempos.

¿Y cuáles son los planes de Larson actualmente? Está tratando de recaudar dinero para un nuevo fondo, argumentando que ha aprendido lecciones valiosas. Y lo curioso es que está atrayendo algo de interés.

Wall Street se jacta de funcionar en una meritocracia estricta, pero los gestores de fondos de cobertura que fracasan miserablemente a menudo logran persuadir nuevamente a los inversionistas a que les entreguen pilas de dinero para hacer otro intento.
 

Es una industria que le da una segunda oportunidad, dice Ken Phillips, quien dirige RCG Capital Partners, una fi rma con sede en Colorado, que invierte en fondos de cobertura.

Hace sólo un par de semanas, Drake Asset Management informó que estaba cerrando su fondo de cobertura de US$2.500 millones después de registrar grandes pérdidas. Sus ejecutivos dicen que ya tienen más de US$800 millones para un nuevo fondo.

Algunos inversionistas del fondo D.B. Zwirn & Co., de Daniel Zwirn, recibieron recientemente una citación de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos en relación a una investigación de la empresa, la cual está cerrando.

Pero algunos ya le han dicho a Zwirn que estarían interesados en darle dinero para un nuevo fondo que está considerando crear.

Mientras tanto, el operador Philippe Jabre, quien recibió una multa récord del ente regulador de los mercados del Reino Unido por abuso de mercado, lanzó su propio fondo el año pasado después de recaudar US$3.500 millones. Y John Meriwether, el hombre detrás del colapso de Long-Term Capital Management hace una década, está registrando nuevas pérdidas en su fondo de cobertura más reciente.

Los gestores a veces reciben una tercera oportunidad. Este es el caso de Brian Hunter. Después de salir de Deutsche Bank en medio de una disputa, sus negociaciones produjeron pérdidas de US$6.600 millones para el fondo de cobertura Amaranth Advisors. Ahora, está asesorando a un nuevo fondo.

Los inversionistas tienen varias explicaciones sobre su tendencia a abrir las billeteras para los gestores que han fracasado. A veces, los gestores demuestran que las grandes pérdidas los hicieron inversionistas más hábiles, u ofrecen perdonar algunas de las altas comisiones que cobran a aquellos que fueron afectados en fondos anteriores. Incluso, puede ser útil haber perdido un montón de dinero, en vez de una pizca.

"Es una locura, pero el tipo que ha perdido de forma sustancial tendrá a menudo muchas más opciones frente a alguien que no ha perdido mucho dinero", dice Neal Berger, quien opera Eagle's View Asset Management LLC e invierte mediante fondos. "Algunos inversionistas dirán: 'un rayo no cae dos veces en un mismo lugar'".

Aquellos como Larson, quienes fueron derribados por un mercado volátil en vez de por errores, usualmente reciben más interés de potenciales inversionistas.

"Era un tipo inteligente que fue presa de una severa dislocación del mercado", dice Phillips, de RCG.

Aún así, reconoce que el fenómeno pudo haberse dado por otros factores aparte de cálculos testarudos sobre retornos. "La industria de los fondos de cobertura tiende a hacer glamorosos a los gestores", dice. "Y la gente se deslumbra".

Siga bajando para encontrar más contenido