Pereira, desempleo y migración

Desde hace muchos años, Ibagué siempre apareció como la ciudad con más alto desempleo en el país. Una de las explicaciones a este fenómeno, era la de albergar a la migración proveniente de la zona de distención, población que tuvo como ciudades receptoras a las capitales del Tolima y Huila (en Neiva no se realizaba la encuesta de hogares). La hipótesis tenía un buen sustento, pues la tasa global de participación (TGP) de Ibagué era mucho más alta que el promedio de las 13 áreas y como las proyecciones poblacionales utilizadas eran las del Censo del 93, antes de la ola migratoria, era previsible que en la ciudad apareciera una gran cantidad de personas buscando empleos que no eran contabilizados en el denominador de la proyección poblacional.

POR:
julio 14 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-14

Ahora, la ciudad con la tasa más alta de desempleo es Pereira, de 20,7 por ciento. En este caso, la explicación también puede estar dada por los efectos de la migración. La capital de Risaralda ha generado una fuerte migración fuera del país, particularmente a España y Estados Unidos. Durante mucho tiempo, ello ha generado un flujo importante de remesas, lo cual ha servido para que un volumen importante de hogares de la ciudad pueda subsistir sin necesidad de vincularse al mercado laboral. Desde septiembre del 2005 se nota que la TGP de la ciudad ha sido ostensiblemente inferior a la del promedio de las 13 aéreas metropolitanas (0,12 por ciento), llegando en abril del 2008 a su punto de mayor distancia: 2,58 puntos menos que el promedio de las ciudades. Esta situación se ha revertido y desde el inicio de la crisis internacional, finales del año pasado, la TGP de la ciudad ha venido aumentando y, si bien aún está por debajo del promedio de las 13 áreas, es claro que buena parte de la actual tasa de desempleo está explicada por el aumento en la participación laboral. La disminución de remesas tiene dos efectos sobre la economía de la ciudad y la región: por un lado, disminuye el volumen total de recursos disponibles y por ello, pequeños negocios que ofrecían servicios y bienes a las familias receptoras, hoy están con menor demanda y probablemente por eso el número de ocupados está hoy disminuyendo; por el otro, los hogares que antes podían sobrevivir con lo que sus familiares les enviaban del extranjero, hoy algunos de sus miembros se ven obligados, a buscar otros ingresos y, por lo tanto, ofrecen su fuerza de trabajo. Es decir, la ciudad enfrenta, por efecto de la disminución de las remesas, un doble impacto: la contracción de su demanda por bienes y servicios, con lo cual las empresas y negocios ven restringidas sus ventas y el aumento sustancial de la oferta de fuerza de trabajo, por lo cual la tasa global de participación está aumentando. Lo más grave es que las personas que durante mucho tiempo estuvieron fuera del mercado laboral van a tener muchas dificultades para volverse a insertar, no sólo por falta de plazas, sino por la pérdida de lo que los economistas llaman ‘empleabilidad’. '' La capital de Risaralda ha generado una fuerte migración fuera del país, particularmente a España y Estados Unidos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido