Perú y la evolución

Perú y la evolución

POR:
noviembre 06 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-06

Es muy propio de América Latina caer con facilidad en el populismo. Bajo este modelo la palabra ‘revolución’, definida como un “cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación” es empleada como símbolo de ruptura para mantener el respaldo popular promoviendo la lucha de clases. Sin embargo, los países que mejor avanzan actualmente en la región han preferido apostarle a la ‘evolución’, es decir, según la Real Academia, al “desarrollo de las cosas o de los organismos, por medio del cual pasan gradualmente de un estado a otro”. Tal es el caso del Perú. Este país con un territorio de casi 1’300.000 kilómetros cuadrados y una población de 28 millones de habitantes, puede convertirse en el próximo caso de éxito a seguir después de Chile, por varias razones. Perú logró un importante acuerdo político sobre los principios económicos que deben guiar al Estado. El partido Aprista desde la oposición y ahora desde el Gobierno, bajo el liderazgo de Alan García, colaboró con los demás partidos en sacar adelante reformas que facilitan la estabilidad macroeconómica y brindan seguridad a los inversionistas. El modelo de apertura económica sumado a la rigurosa gestión fiscal han permitido que durante los últimos cinco años el PIB crezca a más del 5 por ciento, y se espera que para este año esté por el orden del 8 por ciento. El cumplimiento de los objetivos fiscales y la exitosa estrategia de composición de deuda, acompañada de la independencia del Banco Central para combatir la inflación fue premiada con el otorgamiento del grado de inversión por parte de la agencia calificadora canadiense Dbrs. Se espera que Standard and Poor’s y Fitch hagan lo propio próximamente. De otro lado, el país ha consolidado sus relaciones comerciales con Asia, hasta el punto de proyectar que en 10 años China puede convertirse en su principal socio comercial. La victoria el pasado 31 de octubre de 39 votos contra cero, en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de los E.U frente al TLC, hace prever que el tratado saldrá adelante antes de culminar el año. En cuanto a inversión privada, se ha desarrollado un exitoso polo agroindustrial en los departamentos de Piura y Lambayeque, donde los cultivos de caña de azúcar para etanol han crecido aceleradamente, o en las zonas aledañas a la ciudad de Trujillo, donde gracias al canal de irrigación Chavimochic, hay cerca de 15 mil hectáreas sembradas en espárrago, alcachofa, berenjena, entre otros cultivos, cuyas exportaciones superan los 200 millones de dólares. Al mismo tiempo, con inversión de Hunt Oil y de Repsol se está construyendo la primera planta de Gas Natural Líquido con fines de exportación en Suramérica, cuyo aporte en regalías e impuestos será cercano a los 1.000 millones de dólares por año. Pero Perú también tiene grandes retos. Afianzar el proceso de descentralización y hacer que los ingresos por regalías mineras a los departamentos sean adecuadamente invertidos. Mejorar la ejecución del gasto social para hacer que los beneficios del crecimiento económico se materialicen en las regiones más pobres, y desarrollar un programa de infraestructura que responda a la creciente dinámica exportadora. La forma en la que Perú responda a estos retos determinará su futuro. Pero no puede caber duda que la evolución ordenada de los principios nacionales por encima de las retóricas de izquierda o derecha han hecho que este país derrote al terrorismo, sostenga el crecimiento, se integre con el mundo y fomente la inversión. Esta es la única forma en la que los países pueden adecuarse exitosamente al cambio, de lo contrario el fantasma populista seguirá engañando al pueblo con la ‘revolución’. Iván Duque Márquez Consejero Principal por Colombia y Ecuador ante el BID Este país puede convertirse en el próximo caso de éxito a seguir después de Chile”.

Siga bajando para encontrar más contenido