A pesar de las fallas, Toyota se salvó en credibilidad: sólo el 6,5% de clientes en E.U. abandonaría la marca

Según los resultados de una encuesta dada a conocer este viernes, únicamente este porcentaje de propietarios de vehículos de la marca no volverían a adquirir un Toyota.

Finanzas
POR:
marzo 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-12

Los datos de la encuesta realizada por Corporate Research International (CRI) se añaden a los dados a conocer en las últimas horas por la firma especializada Edmunds.com que indican que los incentivos económicos que ha empezado a ofrecer Toyota están dando resultados.

Según Edmunds.com, gracias al programa de incentivos puesto en marcha por Toyota tras las llamadas a revisión masivas de las últimas semanas, la cuota de mercado del fabricante nipón se sitúa en marzo en el 16,8% un 31% más que el mes pasado y un 10% más que en el mismo mes de 2009.

También dijo que el aumento de sus ventas permitirá que marzo del 2010 sea el mejor mes para el sector estadounidense del automóvil en casi un año. "Los datos de los primeros ocho días del mes indican que el ritmo de venta está en una tasa anualizada de ventas (las ventas que se conseguirían en 2010 si se mantuviesen constantes durante todo el año) de alrededor de 12,5 millones de unidades", afirmó Ray Zhou, analista de Edmunds.com

Zhou añadió a través de un comunicado que "los generosos incentivos de General Motors y Toyota están estimulando este 'boom'", pero previó que "se enfriará" y que el mes terminará con una tasa anualizada de ventas en la parte baja de los 11 millones.

No obstante, de momento, la demanda de Toyota es un 71 por ciento mayor que en febrero, cuando el fabricante se enfrentó a uno de sus peores momentos de imagen en Estados Unidos y sus directivos se vieron obligados a declarar ante el Congreso.

De enero a febrero, la firma pasó de ofrecer una media de 1.452 dólares en incentivos por la compra de cada uno de sus vehículos a 1.833, según Edmunds.com. Pero no todo son buenas noticias para Toyota. 

La encuesta de CRI también revela que hay un mayor número de propietarios de vehículos de otras marcas que afirman que están menos interesados en adquirir automóviles de la marca japonesa debido a las llamadas a revisión. Por ejemplo, más de un 50 por ciento de los propietarios actuales de Subaru señaló que en el futuro no comprarán un Toyota.