A pesar de que quieren fusionarse crece enfrentamiento entre las bolsas del agro

La guerra entre las bolsas del agro entró en su tercer round. El primero fue la rebaja en las tarifas del servicio de registro de negocios de compra y venta de productos agropecuarios; el segundo, la inconformidad de los accionistas minoritarios de la Bolsa Agropecuaria Colombiana, con sede en Cali, por el acuerdo de integración con la Bolsa Nacional Agropecuaria, de Bogotá, y el tercer episodio tiene que ver con la denuncia de los comisionistas caleños de que sus colegas de la capital del país les dicen a los clientes que las operaciones en la bolsa de Cali no tienen validez.

POR:
mayo 19 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-19

Por esa razón, desde hace una semana comenzó a ser distribuido entre los comisionistas de Bacsa una circular firmada por el secretario general de esa entidad, Francisco Buenaventura, en la que alerta sobre la campaña en contra de la bolsa caleña, supuestamente desatada por los comisionistas de la BNA, en el sentido de que los registros que haga Bacsa no tienen ninguna validez porque esta última entidad desapareció como producto de su integración con la Bolsa Nacional Agropecuaria. Buenaventura anexa una certificación sobre la vigencia del Registro Nacional de Valores e Intermediarios, que le fue otorgado a Bacsa en el 2004, lo cual la habilita para hacer este tipo de operaciones, indicando que a la fecha no ha sido suspendido. “La Bolsa Agropecuaria de Colombia se encuentra desarrollando su objeto social con el cumplimiento de la totalidad de las exigencias de orden legal determinadas por los organismos de control y vigilancia para este tipo de entidades”, agrega la constancia expedida por Bacsa. 180 Millones de pesos gastó Bacsa el año pasado en asesorías jurídicas y empresariales. PELEAS INTERNAS Al interior de Bacsa hay pujas no sólo por la intergación con la BNA, sino por algunos gastos en la administración de la entidad. Algunos accionistas se quejan de los altos honorarios que Bacsa les paga a ciertos asesores jurídicos y empresariales, los cuales, en sólo dos casos, superaron los 150 millones de pesos en el 2005.

Siga bajando para encontrar más contenido