A pesar de la recuperación de fin de año, mercado de bebidas alcohólicas se estancó en Colombia en 2009

La desaceleración de la economía hizo que las familias disminuyeran el consumo de este tipo de productos para dar prioridad a otros gastos esenciales como alimentos y educación.

POR:
enero 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-31

Las cifras de la firma Euromonitor International indican una caída de 0,1 por ciento en el valor del mercado de bebidas alcohólicas, que aunque leve, fue una desaceleración. Sin embargo, parece que los colombianos no dejaron de brindar del todo y lo hicieron con aguardiente, pues este presenta un repunte del 14,7 frente al 2008, de acuerdo con datos de la Asociación de Empresas Licoreras (Acil).

Según Mary Tabion, gerente de investigación de América Latina de Euromonitor Internacional, se presentó una migración en las ventas porque los consumidores hacen cada vez más compras en supermercados y tiendas para tomar en la casa, en lugar de visitar restaurantes y bares.

Los productos que mostraron descensos en el valor de su mercado fueron, según estas cifras preliminares, cerveza, vino y cocteles. El único nicho de mercado que creció en valor fue espirituosos, aunque sólo 1,4 por ciento, porque, por el contrario, sus ventas en volumen descendieron 0,3 por ciento.

A pesar de que las ventas en volumen de toda la industria de bebidas alcohólicas, especialmente cerveza y vinos, creció, no lo hizo más allá de 1,2 por ciento, es decir, prácticamente se estancaron.

Si se toman en cuenta las cifras de Euromonitor, las ventas de cocteles listos fueron la más afectadas por la desaceleración del mercado, pues en valor cayeron 11,8 por ciento y en volumen el 7,2 por ciento.

En cambio, la línea de aguardientes crece y compañías como la Empresa de Licores del Valle (ELV) reportó un aumento de cerca de 10 por ciento en las ventas por volumen, hasta 12 millones de unidades. Buena parte del crecimiento de esta empresa lo explican los analistas en la recuperación de mercado, maquilas y una agresiva promoción.

"Es lógico que ante la falta de dinero la gente opte por el aguardiente, porque mira en la balanza cuál trago puede emborrachar más con menos precio", afirma Daniel Picciotto, presidente de PDC Vinos y Licores. Entre tanto, Tabion afirma que la demanda de aguardiente creció en el 2009 porque tiene un precio muy atractivo y aumentó la disponibilidad de productos sin azúcar.

Ajustes

Picciotto considera, sin embargo, que el consumo per cápita de alcohol en los últimos 10 años ha caído 30 por ciento, y los fiscos de los departamentos que dependen de los impuestos para financiar salud, han entrado en déficit.

Según el empresario, el consumo de alcohol per cápita era de tres litros anuales y ahora se encuentra en dos, afectando a las licoreras que son las que más tributan. "Para tratar de recuperar el dinero que falta se sube el impuesto y a medida que este aumenta tiene un efecto inmediato en el consumo e incentiva contrabando interdepartamental, adulteración y falsificación", sostiene Picciotto.

Así mismo, considera que los ingresos de la industria en pesos son menores en algunos casos, porque el mayor consumo de aguardiente hace que las licoreras bajen el precio. PDC Vinos y Licores, como el resto de competidores, arrojaron los mismos ingresos que en el 2008. "Tuvimos una mayor utilidad porque hemos sido más eficientes, porque las dificultades del mercado obligan a todos a revisar estructura operativa y reducir gastos", asevera su presidente.

Bien, pero no tanto

En Latinoamérica -el principal nicho de la compañía- los volúmenes subieron un 4 por ciento, gracias a las ganancias de Bavaria. El presidente de Bavaria, Karl Lippert, dijo que a pesar de todo el 2009 fue bueno, aunque en ' el rango medio de un solo dígito'.

El 'guaro', el que más creció en ventas

Las cifras de la Asociación de Empresas Licoreras (Acil) muestran claramente el avance el año pasado del aguardiente, cuando se colocaron en el mercado 85,3 millones de botellas de 750 centímetros cúbicos, un 14,7 por ciento más que en 2008. Sin embargo, estas cifras positivas no alcanzan las del 2002, cuando se colocaron 86,8 millones de botellas.

Los datos incluyen a las licoreras de Caldas, Cundinamarca, Cauca, Tolima, Antioquia, Valle, Meta, Huila, Caquetá y Chocó. Según la directora ejecutiva de Acil, Luz María Zapata, las licoreras están haciendo un gran esfuerzo por renovar la categoría, presentar el producto atractivo a los jóvenes y adelantar campañas publicitarias con estos enfoques.

En su opinión, innovaciones en la categoría, como el aguardiente sin azúcar, también han contribuido a elevar las ventas del producto durante los últimos años.

Por el lado del ron, las ventas sufrieron un serio retroceso el año pasado, 18,7 por ciento, al sumar 34,1 millones de botellas. El pico más alto de las ventas fue el 2006, cuando, según el gremio, se colocaron 52,4 millones de botellas. En cuanto a consumo de cerveza, Bavaria dice que el año pasado se colocaron 18,7 millones de hectolitros y el consumo anual per cápita alcanzó cerca de 41 litros.

Según Euromonitor, el valor del mercado de 'amarga' en Colombia es de 4.258 millones de dólares anuales, y es superado en Latinoamérica por Brasil y Venezuela.

Siga bajando para encontrar más contenido