También el pescado viene de China Las ventajas comparativas que tenían los países del Caribe se quedaron tan solo en teoría y en los mapas.

También el pescado viene de China Las ventajas comparativas que tenían los países del Caribe se quedaron tan solo en teoría y en los mapas.

POR:
noviembre 02 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-02

Germán Duque Especial PORTAFOLIO Miami. A la avalancha de ropa de los últimos años le sigue ahora la de comida y dentro de ella los contenedores repletos de pescado, que a pesar de los escrúpulos y los alborotos de algunos funcionarios y comensales, llenan los congeladores de los supermercados estadounidenses. Efectivamente, las importaciones de pescados y mariscos del último año superaron la cifra de los 13.000 millones de dólares, de los cuales más de 6.500 millones llegaron del Asia, atravesando varios océanos. Toda América Latina vendió 3.000 millones, con Chile a la cabeza. Centroamérica aportó 450 millones y el archipiélago del Caribe apenas 135 millones. Colombia, con dos mares, únicamente vendió 24 millones, cifra que ya está disminuida en un 13 por ciento en lo corrido del año. Uno de los aspectos paradójicos que se mencionan con frecuencia, es que ante la avalancha de especies como la tilapia, los pescadores industriales de Estados Unidos se han puesto manos a la obra para incrementar la producción de bagre y otras variedades en estanques. La tilapia se ha ubicado como el quinto pescado más consumido en este país. A fin de estimular la investigación y el fomento de la producción pesquera a nivel continental y fuera de costa, el Gobierno ha implementado recientemente medidas que garantizan recursos del orden de 85 millones de dólares durante los próximos dos años. Se proponen entre otras cosas incrementar la producción actual de especies marinas en cautiverio, llevándola a 760.000 toneladas de pescado, y 300.000 más de moluscos y crustáceos. Se calcula que el gasto anual en estos rubros por parte de los consumidores estadounidenses se acerca a los 70.000 millones de dólares. Sin embargo, la producción de pescado ha declinado aceleradamente en los ríos y lagos durante las últimas dos décadas, debiendo recurrir a importaciones crecientes. Entre los factores que han afectado el sector, se cuentan la contaminación y la generación de energía. En el continente americano, Canadá, Chile, Ecuador, México y Honduras, se han convertido en los principales abastecedores del alimento. Desde Asia, China, Tailandia, Indonesia y Vietnam, tienen cada vez una mayor presencia en este mercado. Rusia e India registran asimismo un creciente volumen de ventas de pescado fresco y congelado. A pesar de los múltiples requisitos para el acceso de alimentos, la evidencia es que los mismos llegan en grandes cantidades a los puertos norteamericanos, donde inspectores y agentes de aduana no dan abasto para verificar el estado de las mercancías. Y aunque muchas de ellas son producidas y despachadas por las propias compañías americanas que tienen presencia y grandes inversiones en el lejano oriente, al momento de las acusaciones por mala calidad o riesgo para la salud, lo más habitual es señalar que es un producto de origen chino, con lo cual la mala fama siempre recae sobre el mismo nombre. Mientras eso ocurre, las tilapias chinas se sirven a dos manos en restaurantes de todas las categorías y en muchos hogares de Norteamérica. millones de dólares vendió Colombia en pescados y mariscos a Estados Unidos, de un total de 3.000 millones de dólares que vendieron los países de América Latina a este mercado. 24

Siga bajando para encontrar más contenido