Pese a la desaceleración sube consumo de energía

Aún en medio de la desaceleración de la economía, la demanda de electricidad presentó un repunte del 3,1 por ciento en octubre pasado, en comparación con el mismo mes del año anterior, lo cual demuestra que este indicador, clave para medir el crecimiento del PIB, logra levantar cabeza en la última parte del año.

POR:
noviembre 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-14

La variación mensual reportada por las autoridades del sector es la segunda más alta del 2008 después de la de abril cuando creció 5,4 por ciento y es la mejor para un mes de octubre, en por lo menos los últimos ocho años. Sin embargo, los halagadores datos contrastan con la preocupación del sector industrial, el cual advirtió que el precio de la energía eléctrica para los usuarios no regulados ha representado un aumento (en pesos) del 17 por ciento en el último año, lo que tiene contra las cuerdas a fábricas de textiles, de vidrios y cerámica, entre otras. IMPULSO DEL SECTOR MINERO Un análisis más detallado de las cifras a octubre, muestra que en realidad la mayor demanda de energía eléctrica, la cual según los expertos era la esperada para esta época del año, ha sido impulsada por un sector que viene mostrando un gran dinamismo este año; el minero. Los múltiples proyectos que se desarrollan en el país con miras a aumentar la capacidad de producción de carbón, han hecho que este indicador se reanime. De hecho, según información suministrada por la firma XM, encargada de administrar el mercado de energía mayorista, la demanda de energía eléctrica en octubre de extracción minas y canteras se incrementó 13,6 por ciento. BRILLÓ EL CARBÓN Dentro de este grupo, el que brilló con luz propia fue el carbonero, pues las cifras dan cuenta de un aumento del 19,5 por ciento en la demanda. Este año, debido a los elevados precios internacionales del carbón, se ha aumentado la producción y exportaciones del mineral. También se ha intensificado la actividad en minas pequeñas del interior del país como las del altiplano cundiboyacense, dedicadas a la extracción de carbón coquizable muy apetecido por la industria. Al carbón le siguió el petróleo con un aumento en la demanda de electricidad del 16 por ciento y el níquel con el 6,3 por ciento, actividad que se normalizó luego de la parálisis que sufrió la explotación de Cerro Matoso, producto de una huelga en el primer trimestre. “Efectivamente la economía se ha desacelerado, pero durante este año el sector de minas y canteras ha jalonado el crecimiento del aumento de la demanda de energía. Comenzamos a ver que donde está creciendo más la energía está en la zonas de los Santanderes y Boyacá”, explicó Álvaro Murcia, gerente del centro nacional de despacho de XM. FRENO EN LA INDUSTRIA MANUFACTURERA Pero en cambio la demanda de la industria manufacturera en octubre cayó 3,0 por ciento, en línea con las encuestas de opinión industrial. Aquí los más bajos indicadores los registraron el cemento (-9,8 por ciento) los textiles (-9,4 por ciento) y los químicos (-7,6 por ciento). Situación contraria se registró en la industria papelera, donde la demanda subió 5 por ciento. Según la más reciente encuesta mensual de la Andi de septiembre, la producción industrial cayó 1,1 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior. De los 24 sectores que componen la muestra, 15 arrojaron resultados negativos. Murcia explicó que si bien los datos recopilados corresponden a la mayor parte del mercado que hace parte del Sistema Interconectado Nacional (SIN), el crecimiento final de la demanda podría ser superior porque en éstos no se incluyen los proyectos o industrias que son autogeneradores de su propia energía, como por ejemplo Ecopetrol. Alertan sobre aumento de precios de electricidadLos elevados precios de la energía eléctrica para los usuarios no regulados, es decir el industrial, tiene preocupados a varios empresarios. Tanto es así que se convocó una reunión de urgencia en Medellín pues los sectores textil, de vidrio y cerámica, entre otros, han expresado que están perdiendo competitividad y no se descartó que algunas empresas pudieran salir del mercado. Lo peor de todo es el temor de que esos mayores precios de la electricidad se trasladen al consumidor final, ya que el servicio es un costo importante dentro de muchos de estos procesos manufactureros. De acuerdo con Daniel Romero, director de la Cámara de grandes Consumidores de Energía de la Andi, solamente el componente de generación de energía para la industria se ha incrementado este año más del 10 por ciento y en el último año lo hizo en 17 por ciento. “Sabemos que no hay entrada de proyectos nuevos, no vemos competencia en el mercado que nos suministra la energía, el cual está dominado por unos pocos jugadores”, dice el directivo, para quien la situación tiende a empeorar en los próximos meses porque comienzan a vencerse los contratos de suministro. Para él es claro que un incremento desbordado en precio afecta la competitividad de muchas industrias. Según la Cámara, desde el 2002 a la fecha el precio de la energía se ha incrementado 13 por ciento anual. Mientras en octubre del 2006 el precio promedio del kilovatio/hora de generación en un contrato era de 70 pesos, en octubre del 2007 era de 100 pesos y en los nuevos contratos se están negociando a 110 pesos. ESTRECHEZ EN LA OFERTA Los generadores de energía, que son los que pactan los contratos con la industria para el suministro del servicio, si bien reconocen que ha habido unos ajustes, insistieron en que los mismos obedecen a razones de mercado y a la regulación del sector. María Zulema Vélez, presidenta de Acolgén, el gremio que los representa, explicó que son varios los factores que han influido. El primero es el aumento en los precios del petróleo y el carbón, que dominaron la primera parte del año, lo cual hace más costosa la generación térmica. Otra de las razones es la actual estrechez de la capacidad instalada para generar electricidad, aunque esta situación tiende a despejarse en el largo plazo con la entrada de nuevos proyectos para la década siguiente. De la misma forma, Vélez explicó que se está presentando un problema de abastecimiento de gas que hace que los contratos para las plantas térmicas no estén siendo renovados por los productores. 13 por ciento anual ha aumentado el precio de la energía eléctrica para la industria, desde el 2002, según la Andi. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido