Pese al freno de la economía, el crédito alcanza para todos

Pese al freno que se ha sentido en los últimos meses en la asignación de nuevos créditos a los colombianos, la banca nacional tiene hoy un gran potencial de recursos para otorgar a sus clientes, especialmente cuando se trata de empresas.

POR:
mayo 18 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-18

Si bien la demanda de dinero de los usuarios ha perdido dinámica, la capacidad de oferta de los bancos sí es amplia, aunque ellos también se cuidan más a la hora de estudiar las garantías y, sobre todo, en la capacidad de pago del usuario. Hoy, la cartera total crece a una tasa cercana al 8 por ciento anual en términos nominales frente a un 30 por ciento de hace dos años, cuando la economía estaba en pleno auge. Jorge Londoño, presidente de Bancolombia, dice que si bien es cierto que hay una menor dinámica del crédito, la oferta del sistema financiero es abundante y en ningún momento ha habido restricciones de acceso a los clientes. “Hemos sabido mantener el dinamismo en medio de un escenario económico que no es el más favorable. Podemos decir con tranquilidad que los créditos siguen abiertos para los colombianos”, explica el banquero. Por el lado de la calidad de la cartera, esta se ha deteriorado, aunque no es alarmante en términos generales. Aún así, la Superintendencia Financiera y los propios bancos miran el tema con lupa para evitar problemas mayores en algunos segmentos particulares. La cartera vencida como porcentaje de la cartera total se ubicaba en marzo pasado en 4,7 por ciento, con un deterioro anual de 0,6 puntos porcentuales. CIFRAS CLAVES Las mayores beneficiadas con la disponibilidad actual de préstamos bancarios son las empresas, que este año ya han absorbido el 85 por ciento de los créditos desembolsados por el sistema financiero. El 15 por ciento restante se ha otorgado a personas naturales. En números redondos, la banca ha entregado en lo corrido del 2009 créditos totales por unos 75 billones de pesos, de los cuales 64 billones fueron para las empresas y 11 billones a personas. Históricamente, los préstamos empresariales siempre han dominado el mercado financiero, aunque en años recientes los créditos personales ganaron terreno. Esto sucedió entre el 2004 y el 2007, cuando los créditos de consumo crecieron de manera ostensible y los colombianos se endeudaron más con la banca, especialmente con préstamos para compra de vehículos, electrodomésticos y otros artículos y servicios de consumo. Además, los préstamos hipotecarios también aumentaron, lo que generó una mayor participación de los hogares en las operaciones de la banca. Para el 2008, los créditos en general ya se habían desacelerado, pero para entonces habían logrado penetrar a más colombianos. Un hecho destacable es que un mayor número de personas fueron bancarizadas, es decir, ingresaron al sistema financiero a través de alguno de sus productos de crédito o ahorro. Según la Asociación Bancaria, unos 16 millones de colombianos mayores de edad (55,6 por ciento de la población adulta) tienen vínculos con el sistema financiero. “Desde julio de 2006 el número de personas adultas con algún producto financiero se ha incrementado en más de 3 millones”, señala la Asobancaria. El sector público es otro tema, pues los recursos que la banca le entrega se canalizan básicamente a través de compras de títulos de deuda. Reportes del Banco de la República indican que al cierre del año pasado, la llamada exposición de la banca con el sector público vía crédito era de solo 5,2 billones de pesos, mientras que por inversiones en títulos llegaba a 24 billones. Estas últimas operaciones han aumentado en lo corrido del 2009 especialmente por el lado de los Títulos de Tesorería (TES), cuya rentabilidad en el mercado secundario se ha vuelto muy atractiva para los inversionistas. Consumo, rey de los préstamos otorgados Cuando se discrimina el tipo de crédito que toman las personas naturales con los bancos se tiene que el mayor volumen de recursos se va para gastos en consumo. Reportes de la Asobancaria dividen el crédito a personas en tres tipos de operaciones: consumo, tarjetas de crédito (sin avances) y compra de vivienda. Entre los tres grupos se habían entregado hasta la primera semana de mayo 11,2 billones de pesos, de los cuales 5,1 billones eran de consumo, 4,8 billones de tarjetas de crédito y 1,2 billones de vivienda. Aunque el ritmo de desembolso de los préstamos se ha desacelerado, lo cierto es que los colombianos están gastando cada vez más. Si se suman los dos primeros se deduce que las familias han gastado este año (hasta la primera semana de mayo) en carros, electrodomésticos, mercados, entre otros, diez billones de pesos. En el mismo periodo del 2008 ese gasto había sido de 10,4 billones y en el 2007 de 11,1 billones. La presidenta de la Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, dice que la desaceleración de los préstamos se ha hecho evidente en los últimos meses como reflejo de la situación general de la economía. “La dinámica del crédito a los hogares refleja la respuesta a una situación de incertidumbre de reducir sus gastos en bienes durables y, en muchos casos, la decisión explícita de prepagar deudas con el fin de aliviar la carga financiera”, dice la dirigente gremial. En materia de crédito de vivienda, es claro que este pesa mucho menos en los desembolsos para personas, representando en lo que va del año alrededor del 10 por ciento de ese tipo de cartera en el sistema financiero. Sin embargo, los bancos están entrando en un nueva etapa de competencia en el mercado hipotecario con bajas en las tasas, aprovechando los subsidios del Gobierno a los intereses para compra de vivienda nueva de estratos medios. 75 billones de pesos ha entregado la banca en lo corrido del presente año; 64 billones fueron a empresas. 55,6% de la población adulta en Colombia tiene vínculos con el sistema financiero, es decir 16 millones de personas, según datos de Asobancaria.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido