Pese a ventas de casi 50 millones de sobres de aspirina en E.U., expertos advierten sobre dosis diaria

Un artículo del 'Wall Street Journal' (WSJ) titulado 'El peligro de la aspirina diaria', dice que no todas las personas necesitan esa cantidad para prevenir infartos o derrames cerebrales.

Finanzas
POR:
febrero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-02-26

Dice el artículo del diario económico estadounidense que en E.U. se vendieron unos 44 millones de paquetes del medicamento entre septiembre del 2008 y septiembre del 2009, un 12 por ciento más que en el 2005, según un estudio de la firma IMS Health citado por la publicación.

No obstante, lo que por años se ha creído que es un hábito saludable para personas mayores, está siendo revaluado por algunos expertos, quienes les recomiendan a las personas que no hagan parte de la población en riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares que dejen de tomar la dosis diaria de la pastilla.

Según el WSJ, el motivo de preocupación se deriva de los efectos secundarios que la aspirina puede tener sobre personas completamente sanas, como úlceras intestinales, lo cual sería más grave que lo que se está tratando de prevenir, en caso de no presentar factores de riesgo. En otras palabras, 'el remedio sería peor que la enfermedad'. 

Cita el diario al profesor de la Universidad de Carolina del Norte, Sidney Smith, quien asegura que los médicos se están dedicando a prescribir el medicamento únicamente a personas que verdaderamente lo necesiten.

Según las nuevas normas de la unidad de servicios preventivos de E.U., reveladas a finales del 2009, los médicos les deben sugerir la dosis diaria de aspirina a los pacientes varones entre los 45 y los 79 años de edad que presenten riesgo cardiovascular dados sus niveles elevados de colesterol o por tabaquismo.

La entidad les recomienda a las mujeres que tomen una aspirina diaria si se encuentran entre los 55 y los 79 años, siempre y cuando se les haya diagnosticado riesgo de sufrir ciertos tipos de derrame cerebral. 

Según estudios realizados a lo largo del tiempo, la aspirina actúa como adelgazante de la sangre; por ello evita coágulos en el torrente sanguíneo y, como consecuencia, los ataques cardiacos.

No obstante, estudios más recientes citados por WSJ aseguran que esa misma acción podría generar sangrados no deseados en el estómago e incluso en el cerebro.