Cada peso invertido en bibliotecas genera un retorno de $4,8

La incidencia en la reducción del uso de violencia en la crianza de los niños por parte de sus padres o el aumento de tiempo en el hábito lector de los adultos que leen a sus hijos, son algunas de las conclusiones que arroja el análisis de una investigación sobre el retorno social de la inversión en libros para primera infancia que hizo Mincultura y Fundalectura.

Cada peso invertido en bibliotecas genera un retorno de $4,8

Archivo

Cada peso invertido en bibliotecas genera un retorno de $4,8

Finanzas
POR:
octubre 22 de 2015 - 09:34 p.m.
2015-10-22

El Ministerio de Cultura y Fundalectura presentaron “Leer es mi Cuento. Libros para la primera infancia, retorno de una inversión en el país”, publicación que recoge una investigación sobre el retorno social de la inversión en libros para primera infancia llevada a cabo por el Ministerio de Cultura entre 2012 y 2014 a través de la primera fase del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi Cuento’.

La investigación concluyó, entre otras cosas, que por cada peso invertido en el Plan se producen 4,8 pesos de beneficios monetarios para la sociedad colombiana.

"Desde el 2011 el Gobierno Nacional ha hecho un invaluable esfuerzo por dotar a las bibliotecas públicas del país. Bajo el liderazgo de la Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba, hemos visto la evolución de las bibliotecas. Pensar en que cada colombiano tuviera en su entorno cercano un espacio de fomento a la lectura, era hasta hace poco difícil de imaginar", afirmó Diana Rey, directora de Fundalectura.

En el evento, el investigador Sergio Guarín explicó la metodología y resultados del trabajo que realizó junto con Lucía Llanes, Hugo Navarro, Patricia Duarte, Yesid Ramírez y Leonardo García,  "evaluamos únicamente la estrategia de lectura en primera infancia, con el enfoque de evaluación de retorno social de la inversión, que es un especie de costo beneficio en cuanto a qué le genera a la sociedad un Plan como Leer es mi Cuento".  

Guarín también aseguró que la encuesta se realizó a 2.278 responsables de crianza y a 68 bibliotecarios en 35 municipios y ciudades intermedias, de17 departamentos del país. “Este proyecto arrancó en medio de una tensión entre dos grandes primicias: la inversión en primera infancia es una oportunidad y justificar la inversión pública en el sector cultural conlleva una enorme dificultad”, agregó. 

Por su parte, la aclamada escritora brasileña Marina Colasanti impartió una charla sobre literatura y primera infancia, donde citó que "la lectura para la infancia es un universo maravilloso. Los niños se encantan con el lobo, el personaje más exitoso de la literatura infantil. Ellos quieren ser los lobos y los adultos prefieren que sean los corderos".

PLAN NACIONAL DE LECTURA Y ESCRITURA

Entre 2010 y 2014 el Ministerio de Cultura, en respuesta a los compromisos frente a la política de atención a la primera infancia reflejada en la ‘Estrategia De Cero a Siempre’, y en el marco del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi Cuento’ que busca aumentar los índices de lectura en el país, produjo y adquirió 10.201.486 libros de libros organizados en las colecciones de literatura para primera infancia y la serie infantil ‘Leer es mi Cuento’.  

Estos libros se entregaron como dotación a las 1.300 bibliotecas existentes en ese entonces en la Red Nacional de Bibliotecas Públicas y a las más de 100 que se añadieron posteriormente. Además, el 40 % de esta producción se destinó a las unidades de servicio del ICBF, y también se benefició a familias de la Red Unidos, las familias beneficiadas con los hogares VIP, usuarios de servicios de salud del país, participantes de las ferias del libro y demás programas del MinCultura. 

La muestra de evaluación del programa, representativa a nivel nacional, incluyó hogares y bibliotecas. En total recopiló información en 2.781 hogares con niños menores de 6 años, en las regiones Andina, Caribe, Pacífica y Orinoquia, de 48 ciudades del país, con un nivel de confianza del 95 % y error muestral de 5 %. 

Este estudio concluye principalmente que en el caso de la primera fase del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’, el retorno social de la inversión es de 4,8. Esto significa que por cada peso invertido en el programa, se producen 4,8 pesos de beneficios monetarios para la sociedad colombiana. El beneficio en términos monetarios asciende a $16.880.907.923 con un costo de implementación total de $3.495.527.401.  

Entre los resultados, también se identificó que el mayor beneficio monetario se relaciona con una reducción en la recurrencia a mecanismos violentos para corregir o reprender a los niños. El impacto del programa en el porcentaje de padres que reprenden violentamente a sus hijos se redujo 14,6 % en el grupo de nuevos usuarios de las bibliotecas. Este hallazgo justifica considerar iniciativas de lectura dentro de las estrategias de prevención de la violencia y el maltrato intrafamiliar. 

Además, el estudio muestra que el programa efectivamente genera un incremento del 9,5 % en el porcentaje de niños que tiene acceso a libros en el lugar donde pasa la mayoría de su tiempo y que hay un 15 % de aumento en la cercanía de los niños y las niñas a los libros que asciende a $278.516.710.