PETRA: LA CIUDAD DONDE LA ROCA HABLA

Piedra es Petra, la mítica ciudad que hace más de 2.000 años levantaron los nabateos, a algo más de tres horas de Amán, la capital de Jordania.

POR:
mayo 23 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-23

La leyenda cuenta que un nómada que buscaba uno de sus dromedarios tras una tormenta se adentró en un profundo y estrecho desfiladero siguiendo sus huellas. Luego de recorrer más de dos kilómetros por el desfiladero llegó a una pequeña explanada, donde encontró al animal que comía unas matas de hierba. El viajero se maravilló por el camino recorrido y pensó en las posibilidades que había allí, tras el desfiladero, de establecerse. Con esta idea regresó sobre sus pasos y comunicó a sus compañeros lo que había visto. Era un lugar seguro, fácilmente defendible y desde el cual se podían dominar los caminos que cubrían las caravanas. Y quizá fue así como los nabateos decidieron hacer de aquel desfiladero y del valle el lugar idóneo para asentarse y tallar en la piedra una de las ciudades más bellas del mundo hace más de 2.000 años: Petra, donde la roca habla. El mejor momento para visitar Petra es a primera hora del día, ya que hay pocos madrugadores que quieran recorrer el Siq, el largo desfiladero. Se trata de un paso cuya anchura oscila entre tres y 17 metros, y ofrece los colores de la oxidación de las rocas: negros, rojos, amarillos, azules, anaranjados..., bañando los más de cien metros de profundidad del desfiladero. Al final, en una explanada se encuentra el monumento más significativo de la ciudad nabatea, posiblemente uno de los más fotografiados del mundo, el Al Khazneh, 'el Tesoro'. Esta es una impresionante obra de arquitectura tallada en la roca con una precisión extrema. En el efecto que causa el sol al incidir sobre él radica, posiblemente, que se le conozca con el nombre de 'tesoro', ya que parece brillar por estar cubierto de oro puro. A su derecha se extiende un valle espectacular, con tumbas labradas en la roca que envuelven un paisaje rudo, fuerte, montañoso. Entre estas, cabe destacar una por encima de las demás, la llamada 'El palacio', con una fachada de 46 metros de altura y 49 metros de ancho. Coronando la ciudad de la piedra, se encuentra una escalera labrada en la roca con más de 800 escalones para poder llegar al Monasterio, desde donde se aprecia el mejor paisaje: todo Petra.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido