Petróleo barato desafía futuro mundial de biocombustibles

El descenso en los precios internacionales del petróleo y las materias primas comenzó a preocupar a la naciente industria de producción de biocombustibles.

POR:
noviembre 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-13

Con un barril de petróleo a 50 dólares o menos no luciría atractiva la producción de este tipo de energía a partir de maíz, caña de azúcar u otras materias primas agrícolas, y probablemente se retrasaría la entrada de nuevos proyectos, ya que la inversión de los fondos será más selectiva en desarrollos de este tipo. Y es que si en algún momento el precio de la gasolina se ubica al nivel o un poco por debajo del etanol, los usuarios preferirían usar el primer combustible en sus vehículos, lo que se convertiría en un dolor de cabeza para aquellos que en diferentes países hicieron importantes inversiones en este nuevo negocio. Informes internacionales de prensa dan cuenta de que la producción de etanol a partir de maíz (en E.U.) cayó 1,65 por ciento a octubre, mientras que el producido a partir de caña de azúcar (en Brasil, principal abastecedor de E.U.) se redujo 17 por ciento. Sin embargo, los analistas consideran que a pesar de las caídas coyunturales alentadas por el temor de la recesión en E.U. y las reiteradas críticas sobre seguridad alimentaria, la producción de biocombustibles seguirá en ascenso en el mundo. Además de los beneficios energéticos, de remplazar el uso de combustibles fósiles que se están agotando y por lo tanto son más costosos, están de por medio las ventajas ambientales y la nueva fuente de ingresos en que se han convertido para el sector agrícola de países en vía de desarrollo. Las proyecciones de crecimiento de la Agencia Internacional de Energía (AIE), estiman que la participación de los biocombustibles en el mercado de energía será del 4 por ciento en el año 2030, frente al 1 por ciento actual. Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil seguirán siendo los líderes en la demanda de biocombustibles. COLOMBIA, SIN TEMOR Y ante este panorama, ¿qué puede pasar en Colombia? Según Asocaña, gremio que reúne a los ingenios que producen etanol en Colombia, solamente si el precio del barril de crudo cae por debajo de 35 dólares por barril, lo que aún no está en las cuentas de experto alguno- comenzaría a haber problemas de competitividad para el producto colombiano. La razón es que en ese punto, el precio del galón de gasolina se podría ubicar por debajo del de etanol y lo sustituiría. “El precio del petróleo para ser transformado en gasolina puede seguir cayendo y aún así seguimos siendo competitivos, ya que todavía hay mucho margen”, sostuvo Luis Fernando Londoño Capurro, presidente de Asocaña. Mientras que el galón de gasolina en promedio vale 7.661 pesos, el de alcohol es de 5.292 pesos, debido a que sobre éste último combustible no pesa la carga de impuestos que sí tiene la gasolina corriente y que llega casi al 40 por ciento. “La variación en el precio del etanol no se afectará por la caída en la cotización internacional del petróleo. En el caso particular de Brasil, donde los costos de producción son aún más bajos, el etanol sigue siendo muy competitivo. Las principales plantaciones están ubicadas en el centroeste y sudeste del país y ahí esta el principal mercado de consumo de automóviles”, sostiene el ingeniero Flavio Flisch, de Fiat Powertrain Technologies(FPT). El experto aseguró recientemente que en el caso de Colombia, la variación en la cotización del etanol mucho menos se verá afectada debido a la decisión del Gobierno de impulsar la industria.Proyectos nuevos en el país no se afectarían En el caso de Colombia, la capacidad de suministro de etanol es aún insuficiente y no se exporta, razón por la cual la demanda admite nuevas plantas. Apenas un 70 por ciento del territorio nacional está cubierto con etanol, el cual es abastecido por cinco ingenios azucareros que producen 1,05 millones de litros diarios. En opinión del ex ministro Jorge Bendeck, presidente de la junta directiva de la Federación Nacional de Biocombustibles, “por fortuna la producción local de alcohol y biodiésel ha sido blindada mediante la aprobación de un documento Conpes de marzo pasado”. El Conpes establece que, por ejemplo, la producción de etanol así como la de biodiésel tiene un ingreso fijo al productor y le reconoce un costo de transformación, independiente de que caiga el precio de la materia prima en el mercado internacional. Igualmente, se considera un precio que toma como referencia el costo de oportunidad de los usos alternativos de las materias primas utilizadas para la producción de biocombustibles. Ello con el fin de evitar que si por ejemplo la cotización del azúcar sube en el exterior se desestimule la producción interna de etanol. En síntesis, a juicio de Asocaña, la regulación busca que el precio del etanol alcance a cubrir el costo de oportunidad del azúcar. 12 por ciento de biocombustible es el nivel de mezcla que debe llegar la gasolina colombiana en el año 2012. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido