PIB de las regiones crece de manera desigual

Avance económico disparejo en las regiones del país. El producto por habitante en Casanare es 12 veces el de Vaupés.

El departamento del Meta es el principal productor de petróleo del país.

Archivo Portafolio.co

El departamento del Meta es el principal productor de petróleo del país.

POR:
octubre 12 de 2012 - 03:23 a.m.
2012-10-12

Detrás del crecimiento de la producción económica de todo el país, de 5,9 por ciento el año pasado, y de 4,8 por ciento en el segundo trimestre de este año, que se consideran buenos frente a la debilidad mundial, se esconden grandes disparidades entre las diferentes regiones.

Mientras el Meta, principal productor de petróleo, creció el triple que todo el país, Arauca, también petrolero pero con yacimientos en declive, muestra una dura caída digna de una recesión.

Entre tanto, mucho más de la mitad de la producción económica (59,8 por ciento) se concentra en cinco regiones, Bogotá, Antioquia, Valle, Santander y Meta, mientras 28 regiones solo reúnen el 40,2 por ciento de la producción.

El producto interno bruto del Meta creció 19,7 por ciento en el 2011, según reveló ayer el Dane, mientras Casanare, segundo mayor productor de petróleo, avanzó 15,1 por ciento.

En contraste, Arauca, que en su momento fue el mayor productor del hidrocarburo, y Córdoba, con su abundante y reconocida riqueza de ferroníquel, presentaron caídas en el PIB, de 4,1 y 1,3 por ciento.

La divulgación ayer por el Dane del comportamiento del producto departamental fue destacada por el director de la entidad, Jorge Bustamante, como una herramienta clave para los gobernadores y alcaldes en sus trabajos de planeación y el diseño de los programas de desarrollo.

Incluso, el acelerado crecimiento del PIB de explotación de minas y canteras, que fue 14,3 por ciento el año pasado, y de los departamentos productores llevó al directivo a afirmar que “sí hay una locomotora minera”, sumándose a igual expresión del viceministro de Minas, Henry Medina, quien agregó que ella avanza, aunque no con la velocidad ideal; esto en contraposición a lo dicho por el director de la Cámara de Asomineros de la Andi, Eduardo Chaparro, a EL TIEMPO, de que no hay tal locomotora.

Más allá de ese debate que pueda coger vuelo, lo que evidencian las cifras es que hay unos departamentos cuyo PIB está ‘disparado’ y otros que están francamente rezagados: Vichada y Quindío no alcanzaron ni siquiera 1 por ciento, mientras que Guainía, Amazonas, Sucre, Tolima y Vaupés registraron crecimientos entre 1,4 y 2,6 por ciento.

Por eso, la nueva forma como se distribuyen las regalías que comienza a implementarse es un poderoso instrumento en manos de los mandatarios de las regiones que no tienen estos recursos naturales para equilibrar y mejorar su crecimiento.

El crecimiento por departamentos, al igual que por sectores debe ser balanceado, observa Mauricio Hernández, economista del departamento de investigaciones económicas del BBVA, porque cuando ese crecimiento es desigual es menos sustentable y menos sostenible en el tiempo.

Al respecto, el director del Departamento Nacional de Planeación Mauricio Santa María dijo que para el Gobierno una de las medidas que a juzgar por los primeros resultados ha sido de las más exitosas para conseguir la equidad social y promover la competitividad, es el nuevo sistema general de regalías.

“Si no hubiéramos hecho la reforma al sistema de regalías, estaríamos viendo que el 80 por ciento de los recursos de inversión de la vigencia 2012 se concentraría en nueve departamentos, es decir, solo el 17 por ciento de la población.

Ahora, todos los departamentos tienen recursos para inversión, producto de las regalías”, señaló el funcionario.

A pesar de los altos incrementos del producto en algunos departamentos, su proporción en el PIB nacional es muy pobre. En los cinco primeros lugares de crecimiento, a excepción del Meta, en los otros cuatro departamentos la máxima participación es 2,2 por ciento (ver infografía).

Bogotá mantiene el liderazgo histórico en la producción de bienes y servicios, con 24,5 por ciento de participación en el PIB, igual a la de la sumatoria de 25 departamentos, casi el doble de la de Antioquia y algo más de dos veces de la del Valle.

MÁS CARBÓN Y ORO, MENOS FERRONÍQUEL

El buen desempeño del PIB del Cesar, explicó Jorge Bustamante, director del Dane, obedece principalmente a la explotación de carbón mineral, y el del Chocó, a la producción de oro.

Por el contrario, la caída del producto de Arauca está asociada a la reducción de la producción petrolera, debido al agotamiento normal de los pozos en esta zona, que comenzó hace tres años, y a los efectos negativos de los atentados terroristas contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas, particularmente en los últimos dos meses del 2011.

La baja del PIB en Córdoba, agregó el director del Dane, tiene diferentes orígenes: la caída de la producción de ferroníquel, por el mantenimiento de la planta de Cerro Matoso, y de energía eléctrica y gas domiciliario, afectadas por el fenómeno de la Niña, que el año pasado golpeó duramente el territorio nacional.

SECTOR FINANCIERO SE DESTACA EN BOGOTÁ

El año pasado, el crecimiento del PIB de Bogotá fue de 6 por ciento, ligeramente por encima del nacional, lo que le significó una recuperación frente a los cuatro años anteriores.

El comportamiento del producto bogotano fue superior al de 25 departamentos, aunque fue menos de la tercera parte del registrado por el Meta.

El PIB capitalino fue contabilizado en 151,1 billones de pesos (la cuarta parte del total nacional), casi el doble del de Antioquia y 1.014 veces el del Vaupés.

Bogotá, por supuesto, no se destaca en ninguna actividad relacionada con la minería. Uno de sus fuertes es, de lejos, la producción industrial (18,7 por ciento del PIB), muy por encima de Santander, Antioquia, Valle y Cundinamarca.

También sobresale en el comercio (creció 8,7 por ciento en el 2011), impulsado por la venta de vehículos.

El sector estrella, sin embargo, es el de establecimientos financieros, seguros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas, que aporta el 34,8 por ciento al PIB.

CASANARE LIDERA EL PIB PER CÁPITA

El PIB per cápita –lo que ‘produce’ cada habitante– está liderado por Casanare, con aproximadamente 41 millones de pesos, más de tres veces el indicador nacional y más del doble del de Bogotá, seguido muy de cerca por el Meta (37,9 millones de pesos); posteriormente se encuentran Arauca (23,8 millones) y Santander (22,7 millones); en este último departamento la refinación de petróleo tiene un gran peso en su producto.

En el otro extremo de la lista se encuentran Vaupés (3,4 millones), Guainía y Guaviare, con algo más de 4,8 millones de pesos cada uno.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido