Piden elevar controles para aprobar iniciativas privadas

Ante el auge de las Alianzas Público-Privadas, en un año van 150 propuestas, recomiendan a entes locales revisar que proyectos estén maduros y sean rentables. Gobierno avalaría 6 próximamente.

POR:
enero 27 de 2014 - 12:44 a.m.
2014-01-27

Colombia le madrugó a las Alianzas Público-Privadas (APP) para construir infraestructura. A diferencia de otros países que tardan dos años o más, para empezar a sacarle el jugo a la ley, el Gobierno adjudicó en el año siguiente a la entrada en vigencia de la norma dos proyectos de los 150 que se han recibido a la fecha.

Fueron las concesiones viales de Buga-Loboguerrero (calzada antigua) y Zipaquirá-Palenque.

Para evitar la aprobación de proyectos que no estén maduros y que sean poco rentables, el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, recomienda a los entes territoriales buscar el consejo de la entidad. “También establecer unos criterios claros que deben cumplir los originadores de las iniciativas privadas en cada una de las etapas, es la base fundamental para exigir condiciones de calidad adecuadas en los proyectos”, recomienda.

De las 150 iniciativas presentadas, 98 no requieren recursos públicos y 33 ya fueron rechazadas, según el Registro Único de Asociaciones Público Privadas (Ruapp).

En la base de datos aparecen 73 proyectos para construir vías, 17 para transporte urbano, 9 para parqueaderos, 7 para trenes, 6 para el manejo de residuos sólidos, 5 de renovación urbana, 4 de edificaciones públicas y 13 para otras obras, entre alumbrado público, cárceles, viviendas, locales comerciales, etc.

Según Dimitri Zaninovich, director de Infraestructura y Energía Sostenible de Planeación Nacional, algunas iniciativas se rechazaron porque requerían más de 20 por ciento de recursos públicos (el tope que pone la ley) o la infraestructura propuesta no suplía una necesidad priorizada.

En otros casos porque el plazo propuesto de la concesión excedía a lo dispuesto en la ley o no se contemplaba la reversión de la obra al sector público una vez terminara la concesión.

Así las cosas quedan 117 propuestas que compiten para volverse realidad. La ley busca atraer inversionistas de largo plazo con suficiente capacidad financiera que no solo construyan las obras sino que las operen y las mantengan.

En el mundo, dice Zaninovich, los países que acogieron la figura APP han rechazado entre el 40 y el 70 por ciento de los proyectos, se han adjudicado solo un 20 por ciento en un periodo de 5 a 7 años.

La ANI contabiliza ya 55 iniciativas (8 más de las registradas en el Ruapp).

De ese grupo hay 37 para vías con una inversión aproximada de 20 billones de pesos. De estas, 21 han sido rechazadas por insuficiencia en los estudios o inconveniencia en sus alcances o por pedido de las regiones. De las 16 restantes, 7 se encuentran en etapa de prefactibilidad y 9 en factibilidad.

Las que están más cerca de conseguir el ‘humo blanco’ para la licitación son: <TB>Ibagué-Cajamarca, Malla Vial del Meta, la conexión de Cesar y Guajira, Bogotá-Villavicencio sector 3, Cajamarca- La Paila y Cambao-Manizales.

Para construir líneas férreas, la ANI recibió 12 iniciativas, de las cuales 4 se rechazaron y 5 se encuentran en factibilidad y 3 en prefactibilidad. Los cinco más avanzados en el proceso son la variante Quebrada El DoctorMamatoco (Magdalena); Bogotá (La Caro)-Belencito; La Tebaida-Buenos Aires-La Dorada, rehabilitación Dorada-Chiriguaná y construcción Chiriguaná- Barranquilla; tren ligero Bogotá- Soacha y tren ligero Bogotá-Facatativá.

En aeropuertos se recibieron 6 propuestas, de estas, una ha sido rechazada y 5 avanzan en el proceso.

NO SOLO VÍAS PROPONEN CONSTRUIR LOS PRIVADOS

En el ámbito regional, los privados les han propuestos a las autoridades locales y a los entes territoriales construir proyectos diferentes a vías. Se tramitó, por ejemplo, la renovación urbana del Parque Lleras (Medellín), parqueaderos públicos para la zona centro y norte de Bogotá, centros logísticos aeroportuarios aledaños a El Dorado, la renovación y adecuación del Estadio Atanasio Girardot de Medellín, la reparación, restauración y mejoramiento del Centro Internacional Tequendama en Bogotá.

También aparecen iniciativas para mejorar el alumbrado público en Villa de Leyva (Boyacá) por 12 años; un sistema ‘cazainfractores’ de tránsito para Pereira, Manizales y en el departamento de Magdalena.

Christian Pardo Q.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido