Piedras para todos los caminantes

En líneas generales, el discurso de posesión del presidente Uribe para su segundo mandato no estuvo a la altura de las circunstancias. Los logros del mandatario en su primer período, sumados a las altas expectativas de los colombianos para su segunda administración, hacían presagiar un discurso histórico -en el que quedaran consignados un modelo y una visión de gran alcance.

POR:
agosto 09 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-09

Sin embargo, ésto no sucedió. Lo que Uribe expuso no tiene la trascendencia esperada (a lo mejor el Presidente está más interesado en los resultados concretos que en las grandes ideas). Incluso algunos temas claves -como por ejemplo el TLC y el resto de la internacionalización de la economía colombiana, la Agenda Interna, y la búsqueda de la equidad- brillaron por su ausencia o por la superficialidad con la que fueron mencionados. Y en el crucial tema de la seguridad y la paz, lo cierto es que su mensaje no fue claro ni contundente. Sin embargo, en sus palabras sí aparecieron recurrentemente -de manera tácita o explícita- alusiones a un elemento crítico: la confianza. Sobre ésto vale la pena profundizar. Rosabeth Moss Kanter, profesora de la Universidad de Harvard ha investigado mucho el tema de la confianza (el presidente Uribe es un disciplinado seguidor de sus teorías). Editorial Norma acaba de publicar un libro suyo en Colombia -Confianza- cómo empiezan y terminan las rachas ganadoras y las rachas perdedoras. En síntesis, luego de analizar numerosos casos de éxito y de fracaso, y después de haber entrevistado a más de 300 líderes de diversos campos (política, negocios, deportes), la autora concluye que las rachas negativas (en un país, una empresa, un equipo) se producen cuando las personas pierden la confianza en sus líderes. Y que, por el contrario, las rachas positivas ocurren cuando la gente confía en sus propias habilidades, en las de sus líderes, y en general en las del sistema social en el que viven. También sostiene la escritora que los tres pilares de la confianza son: afrontar los hechos y reforzar las responsabilidades; cultivar la colaboración (entre todos los miembros de una empresa, organización o sociedad), e inspirar iniciativa e innovación por parte del mayor número posible de personas. Es indudable que el mayor acierto de Uribe ha sido, con base en hechos favorables, la recuperación de la confianza. Mayor confianza en la Presidencia de la República, en ciertas instancias del Gobierno, en algunas instituciones -como el Ejército y la Policía. Esto ha servido de plataforma para la reactivación de la economía. Su estilo de “afrontar los hechos y reforzar las responsabilidades” -primer pilar, según Moss Kanter, ha sido un marcado distintivo de la personalidad política del mandatario. Sin embargo, todavía hay mucho terreno por recorrer en el desarrollo del segundo y tercer pilar. La “colaboración entre todos” y la “iniciativa e innovación por parte de la gran mayoría” se encuentran en un proceso incipiente. (Algunos opositores incluso argumentarían que en estas materias se ha retrocedido en los pasados cuatro años). Por lo tanto, es necesario que el presidente Uribe concentre las energías de su segundo mandato en el sólido crecimiento de ese par de pilares. Para ello, es indispensable que la bonanza de confianza (para usar la expresión del propio Uribe) le llegue a todos los colombianos, sin exclusiones, y muy especialmente a los ciudadanos que viven en las peores condiciones. Porque como bien afirma la profesora experta en confianza, “…En las rachas ganadoras parece que los individuos pueden realizar milagros, que en efecto caminan sobre el agua. Pero cada caminante sobre el agua necesita piedras que permitan que se desplace sobre la superficie… La esencia de la confianza es saber que lo que hay bajo la superficie lo sostendrá y le ayudará a alcanzar la victoria”. "La esencia de la confianza está bajo la superficie”.

Siga bajando para encontrar más contenido