Aunque la piel de los hombres es más fuerte que la de las mujeres también necesita cuidados especiales

De ahí que la industria cosmética diseñe con mayor frecuencia productos como hidratantes, nutritivas, exfoliantes, antiojeras o sérum solo para ellos.

POR:
julio 03 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-03

Lejos queda la simple y refrescante loción para después del afeitado. El hombre ha perdido el miedo a los cosméticos y los utiliza a diario porque no se resigna a lucir una tez con signos de fatiga, sin luminosidad y con arrugas.

El varón es consciente de que la cosmética le facilita la vida. Se ha aprendido muy bien la lección y sabe que una piel bien hidratada asegura un rasurado sin cortes, y que los exfoliantes son los encargados de retirar todo rastro de polución, sudor y sebo de la tez, además de facilitar el camino a las cremas nutritivas para dejar una piel flexible y suave.

Pero para que el cuidado facial sea un éxito hay que tener el hábito de limpiar la piel. Lavarse la cara con jabón o gel de ducha es un gran error, ya que se debilitan las barreras protectoras que tenemos en la piel.

Lo que significa que todas las mañanas y todas las noches antes de acostarse hay que ponerse manos a la obra y utilizar limpiadores específicos que retiren del rostro el exceso de sebo y el sudor.

Cara, manos y pies

Si se dejan esos restos en la cara, aunque a simple vista no se vean, poco a poco, el cutis se tornara gris, perderá la luminosidad y aparecerán los desagradables y antiestéticos puntos negros. Una vez a la semana, también es importante exfoliar la cara para retirar las impurezas y las células muertas.

Una vez que la superficie externa de la piel esté limpia y rasurada, es el momento de aplicar los cosméticos. La piel masculina envejece más tarde porque es más gruesa, más densa, más ácida, más grasa y está cargada de testosterona que la femenina, por lo tanto, tiene más colágeno.

Sin embargo, el afeitado, las exposiciones al sol, el estrés, las dietas desequilibradas, el tabaco, la contaminación y el inevitable paso del tiempo, hacen que se torne opaca, aparezcan manchas y decaiga el contorno facial.

Las arrugas, que son traicioneras, aparecen en el momento más inesperado, por lo que se debe de actuar antes de que surjan. El objetivo de los cosméticos de última generación masculina es hidratar y nutrir para combatir el paso del tiempo.

El hombre no tiene por qué renunciar a productos específicos como las cremas de noche, más nutritivas y capaces de suavizar, calmar, regenerar, descansar y devolver la consistencia y luminosidad a su rostro.

Así como de los serúm, sueros con concentrado de ingredientes, que actúan directamente sobre el problema e intensifican la acción de las cremas pero sin sustituirlas. Se debe aplicar antes de la hidratante.

Los productos matificantes están destinados para las pieles con exceso de grasa y así evitar los brillos indeseados en el rostro. Las manos y los pies también requieren los cuidados.

El 'kit' masculino

Al hombre de hoy ya no le resulta divertido utilizar los cosméticos femeninos prestados o tomados a hurtadillas en el cuarto de baño, sino que exige productos con texturas apropiadas para su piel, que le den soluciones y que formen parte de su masculinidad, en cualquier momento y lugar.

Los laboratorios cosméticos han trabajado hasta conseguir hidratantes con protección solar y agentes autobronceadores para que el hombre luzca buen color de cara. Cremas faciales con efecto 'botox' que minimizan las arrugas y otorgan una expresión más fresca y relajada.

Los hombres se convierten en consumidores compulsivos de lociones, ampollas y champús cuando descubre que su cabeza empieza a clarear.

Una mala noche, horas extraordinarias en la oficina, retención de líquidos o una juerga con amigos, son algunos de los causantes de las ojeras, problema estético que preocupa muchísimo. Vitamina B1 y productos antiojeras, son recomendables para estos casos.

A partir de los 30 ningún hombre se libra de que en su contorno de ojo se instalen las primeras arrugas. Hay productos que trabajan esa zona para eliminar los signos de envejecimiento como las arrugas, las líneas de expresión, la flacidez y la pérdida de elasticidad.

Gel drenante, beber mucha agua y dormir con una almohada alta, son algunas de las soluciones para acabar con las bolsas en los ojos.

El bálsamo labial, el cacao y la barra de labios transparente se encargan de reparar las bocas agrietadas y protegerlas de las agresiones medioambientales como el frío, el viento o el exceso de sol.

Definitivamente la vanidad no es un tema exclusivo de mujeres, aunque muchas veces sean ellas las que inicien a los hombres en esto del cuidado personal, ya sea con los consejos o porque les regalan productos para verse mejor y ellos, sumisos, los aceptan.

Siga bajando para encontrar más contenido