Con las pilas bien puestas

Aunque muchos estudiantes creen que los primeros periodos son poco importantes para pasar el año y que al final pueden recuperar todo lo perdido, es mejor empezar con las pilas puestas desde el comienzo para evitar sobrecargas de trabajo y aburridores periodos de recuperación que solo alargarán el tiempo para salir de vacaciones.

POR:
agosto 19 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-19

La psicóloga Carmenza Peñaloza de Flórez, quien lleva años acompañando a los jóvenes, les sugiere que desde la primera semana elaboren un horario de estudio, que incluya descanso, vida familiar y social, que se pueda cumplir y que se goce en vez de sufrirlo. Si este no funciona pueden modificarlo, pero lo fundamental es cumplir con las horas y espacios dispuestos para todas las actividades del día, estableciendo desde un comienzo parámetros claros que van desde una hora exacta para levantarse y también para descansar. “El desorden comienza con esa falta de autocontrol en el cuidado de sí mismo. Por eso, hay que revisar las metas dentro del proyecto de vida, en todas las dimensiones: salud, familia, colegio, amigos, pareja y recursos económicos, recreación y espiritualidad”, explica Peñaloza. ¡Ánimo! Para la psicóloga Sandra Díaz, el primer paso para los jóvenes que están iniciando un nuevo año escolar, y en general para quien comienza un proyecto importante, es empezar con mucho ánimo. Eso es fácil, pero luego viene una segunda parte fundamental, y es mantenerlo. Eso sí es difícil. “Para esto es importante saber que un nuevo año siempre tendrá momentos y aspectos agradables, pero otros difíciles y esforzados. Entonces, no hay que esperar milagros como que a partir de este curso desaparecerán todas las dificultades", explica Díaz. El trabajo en grupo es otro aspecto que se debe tomar con seriedad, pues incluye solidaridad, orden, lealtad, responsabilidad y disciplina. Para la docente Gloria de Galindo, es necesario acompañarse bien para las exposiciones, los trabajos, las investigaciones y la participación en grandes eventos, como la feria de la ciencia. “Solo cuando un grupo se complementa, se enriquece; cuando cada uno de sus miembros aporta, se logran los mejores resultados”, explica. ¿Y LOS PADRES? En ese objetivo de arrancar con el pie derecho el año escolar y, sobre todo, mantenerse, los padres juegan un papel muy importante. Ellos deben ayudarles a sus hijos a trazarse metas viables y motivantes para el nuevo año. Esto es válido no solamente en el campo académico, sino también social, afectivo, deportivo, entre otros. Tanto padres como profesores deben crear un ambiente de confianza, animar en todo momento y resaltar los progresos en cada área, así como asignar nuevas responsabilidades. NO SE DEJE LLEVAR POR PREJUICIOS Al comenzar este nuevo año escolar, olvídese de prejuicios o de ideas negativas que ha oído de otros alumnos o compañeros con respecto a algún profesor, las exigencias de un curso, las normas que se modifican con la edad, etc. Esté abierto a los cambios. Y aproveche las nuevas oportunidades para crecer, conocer otras personas y aprender.

Siga bajando para encontrar más contenido