Pirámides tienen en jaque al país

Aunque la Superfinanciera tiene información de la existencia de por lo menos 200 entidades captadoras ilegales de dinero, en realidad Colombia no está preparada para el florecimiento de una industria de estafas tan grande, tan obvia y en la que tanta gente cae pese a las advertencias.

POR:
noviembre 13 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-13

Sin embargo, las autoridades tratan de reaccionar y ya 12 de esas captadoras están siendo objeto de investigación por parte de un grupo interinstitucional que maneja este problema, con el fin de intervenirlo desde diversas posibilidades civiles y penales. Incluso, ya hay en curso notificaciones para próximos cierres de algunas de estas entidades. Pero mientras que el grupo interinstitucional actúa, las pirámides también lo hacen públicamente, a la luz del día, sin que estas autoridades las molesten. Lo curioso en la legislación nacional es que la Superfinanciera es la que declara que se está realizando captación ilegal de dineros en forma masiva, pero es un juez civil el que procede a tomar los activos y a adelantar los pagos con las existencia, y es un fiscal el que ordena la captura por estafa. A pesar de eso, la actividad de captación ilegal es muy complicada de frenar y judicializar a los responsables. “Le corresponderá al juez penal definir si es o no penal el delito, independientemente de las labores administrativas. Obviamente, uno esperaría que la justicia penal se apoye en nuestras investigaciones”, dijo el Superfinanciero, César Prado. Tanto la Superintendencia de Sociedades, que vigila las sociedades legalmente constituidas en Colombia, como la Superfinanciera, afirman que su labor es de tipo administrativo. En el entre tanto, en la mayoría de ciudades del país, ya pasan de dos billones de pesos los recursos ‘embolatados’ en la pirámides y parece que de nada han servido los avisos de las autoridades y de los medios de comunicación, los cuales le piden a las personas no arriesgar su dinero en ofertas de intereses millonarios. Pero la gente sigue hasta pidiendo prestado para llevar dinero a las pirámides y lo están perdiendo, en un fenómeno extraño ya que el peligro ha sido advertido. Mientras tanto, el proyecto de ley con el que el Gobierno pretendía penas de hasta 12 años de cárcel para los responsables de las pirámides (bajo las reglas actuales, el delito podría incluso ser excarcelable), no ha despegado en el Congreso. No ha tenido ni el primer debate. TOQUE DE QUEDA Y ACUARTELAMIENTO Las autoridades de al menos ocho departamentos estuvieron ayer en acuartelamiento por cuenta de las protestas de los estafados en las pirámides. La situación más complicada se vivió en Popayán, donde se tuvo que decretar el toque de queda para controlar la gente que esperaron infructuosamente a que los responsables de Proyecciones D.R.F.E. les dieran alguna razón de su dinero. Las autoridades de Pasto, Túquerres e Ipiales (Nariño) y Santander de Quilichao (Cauca) tuvieron que imponer la misma medida. La virtual quiebra de esa empresa, que sus responsables atribuyen a la ‘crisis económica mundial’, no es una más en la larga lista de señaladas pirámides que desaparecen de un momento a otro con la plata de sus incautos inversionistas. Incluso en diferentes puntos los perjudicados intentaron linchar a dueños y empleados de pirámides.Ayer en Popayán había una procesión de reclamos El centro histórico de Popayán era ayer un hervidero de gente que reclamaba desesperadamente la devolución de su inversión a cambio de jugosos intereses en la firma Proyecciones D.R.F.E. (que ayer ya no pudo honrar sus compromisos). Cerca de 3.000 personas se agolparon para exigir una explicación de por qué desde hace diez días tienen retenido el pago de los dineros. La protesta generó parálisis del tráfico y el cierre momentáneo de los locales comerciales aledaños. La Policía tuvo que intervenir con el Escuadrón Antidisturbio y Carabineros para despejar la vía y controlar la entrada y salida de personas a la entidad, que exigían la devolución inmediata de la inversión. Dos petardos de aturdimiento debieron ser usados en el lugar para calmar los ánimos de la población que insistía en entrar por la fuerza a las instalaciones del ‘hueco’, como se denominan en la capital caucana a esta entidad. Ante los disturbios presentados y la alteración del orden público, las autoridades locales decidieron decretar el toque de queda en la ciudad que empezó a regir desde las 6 de tarde y hasta las 6 de la mañana del jueves.Ibagué y Putumayo, con más afectadosEn Ibagué, desde la noche del martes, centenares de personas se agolparon al frente de las instalaciones de la empresa Proyecciones D.R.F.E., captadora de dineros, que tiene 61 oficinas inscritas en Cámara de Comercio en lugares como Pitalito, Pasto, Medellín, Neiva, Popayán y Mocoa. Unos lo hicieron para cumplir la cita que tenían la mañana del miércoles para recibir el pago del dinero invertido y del 70 por ciento de los intereses que les prometieron. Otros, que entraron en pánico, reclamaban la devolución de la plata luego de que se conoció el derrumbe de varias oficinas de la misma entidad en Cali, Popayán y Pasto. Hacia las 8:30 de la mañana se armó una trifulca porque supuestos funcionarios de la entidad intentaron salir con dos maletas tipo portafolio cargadas de dinero. La gente se abalanzó sobre ellos y en medio del forcejeo, las maletas se abrieron y varios fajos de billetes cayeron. Versiones extraoficiales indicaron que en las maletas había más de 100 millones de pesos. La zona es vigilada por hombres de la Policía, el Ejército y agentes de organismos de inteligencia encubierta. Representantes de la empresa, protegidos por la Policía, anunciaron que el dinero se iba a pagar, pero que solo pedían orden en las filas y paciencia. Una situación similiar se vivió en Putumayo. El coronel Harold Lara, comandante de la Policía Putumayo, dijo que la comunidad se desbordó ante el rumor de que D.R.F.E. no tenía dinero para pagar. “Hubo daño en las instalaciones y fue necesario prestar seguridad a los empleados de esa firma”, dijo el oficial. En Mocoa fueron detenidos tres empleados de D.R.F.E., quienes intentaban sacar 805 millones de pesos, algunos adheridos al cuerpo y otros en bolsos. En Puerto Asís la Policía impidió que los quejosos voltearan un vehículo de la firma y que terminaran por desmantelar la sede. 805 millones de pesos inten- taban sacar funcionarios de D.R.F.E en Mocoa (Putumayo). WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido