Plan de choque se centra en la tasa de cambio

Con la lucha contra la apreciación del peso como elemento central de la estrategia, el Gobierno se la juega con la reactivación.

El Gobienro busca calmar el dolor de cabeza de la revaluación.

Archivo Portafolio.co

El Gobienro busca calmar el dolor de cabeza de la revaluación.

Finanzas
POR:
abril 15 de 2013 - 06:24 a.m.
2013-04-15

Ha pasado algo más de un mes, desde cuando las quejas de varios sectores productivos llevaron al Gobierno a formar mesas de diálogo, especialmente con industriales y agricultores.

El propósito de esas conversaciones fue el de examinar opciones para darle un nuevo impulso a la economía y en particular al sector real, en lo que la propia administración ha denominado como el ‘plan de choque’.

Y es que tal como lo confirmaron los datos sobre la evolución del Producto Interno Bruto al cierre del 2012, ha tenido lugar una desaceleración notable. En lugar de un crecimiento cercano al cinco por ciento en el primer semestre del año pasado, en el segundo se pasó apenas al tres por ciento.

Como si eso no fuera suficiente, los datos en lo que va corrido del año son inquietantes. Las ventas de vehículos cayeron 15 por ciento en el primer trimestre. Por su parte, la producción de cemento se contrajo 6,1 por ciento en el bimestre enero-febrero.

El sector externo tampoco ayuda. De acuerdo con el Dane, las exportaciones hasta febrero sumaron 9.452 millones de dólares, 3,4 por ciento menos que en igual periodo del 2012. “Hay algo de resfrío”, sostiene el ex ministro Guillermo Perry. “Por un lado se ha enfriado la demanda de afuera, pero también es claro que las locomotoras principales están andando a un paso más lento”, agrega.

Pero más allá de los temas coyunturales, el consejo de los expertos es que se atiendan temas orientados a mejorar la competividad del sector productivo y a mitigar el impacto de la revaluación.

Tal parece que las peticiones han encontrado eco. Si bien el Gobierno ha sido hermético a la hora de hablar del plan de choque, quienes leen entre líneas han identificado algunos de sus elementos.

Por ejemplo, el viernes pasado en la asamblea de Asofondos en Cartagena, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dejó entrever que vienen disposiciones para llevar a los fondos de pensiones a adquirir más activos en el exterior.

Los cálculos hechos es que si esas inversiones pasan a tener cinco por ciento adicional de la torta de recursos la demanda adicional oscilaría entre 3.000 y 4.000 millones de dólares.

Adicionalmente, hay planes de invertir parte de los recursos del Fonpet (el fondo de las pensiones territoriales) en divisas, lo cual agregaría mil millones de dólares más. La esperanza es que esa nueva presión sobre el mercado cambiario eleve el precio del dólar a niveles cercanos a los 1.900 pesos.

Por otra parte, el Ejecutivo tiene al contrabando en la mira, para lo cual dotará a la Dian de nuevas herramientas y le exigirá más resultados a la Policía.

No menos importante es la reglamentación de la reforma tributaria aprobada en diciembre pasado, tanto para atender temas de caja de las empresas como para adelantar el desmonte parcial de los parafiscales al primero de mayo, en lugar de hacerlo en julio. El objetivo es disminuir los costos laborales antes de tiempo.

A lo anterior hay que agregar medidas sectoriales en infraestructura, vivienda, agricultura y comercio, buena parte de ellas relacionadas con programas de gasto público.

Y finalmente habrá una nueva invitación al sector financiero a que disminuya sus tasas de interés, con el fin de beneficiar a los usuarios del crédito.

LAS PETICIONES DE LA ANDI Y LA SAC

La tasa de cambio y la infraestructura son dos de los puntos que más preocupan a los gremios.

Algunos gremios, entre ellos la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) y la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), le presentaron al Gobierno sus propuestas para impulsar dichos sectores.

En la ‘Agenda para el salto en competitividad’, la Andi afirma que se requiere de acciones urgentes que se deben adelantar a corto y mediano plazo, para que la industria colombiana agregue valor social y productivo a la economía del país. El gremio propuso una hoja de ruta de nueve puntos, entre ellos: costos de energía competitivos, tasa de cambio, costos competitivos de materias primas, fomento a la inversión de bienes de capital, reglamentación de la reforma tributaria, medidas de defensa comercial, aduanas competentes, política de compras nacionales en condiciones de competitividad, y medidas en logística, transporte e infraestructura.

Por su parte, la SAC le dice al Gobierno que si bien los recursos para el sector han aumentado, es necesario hacer mayores esfuerzos en materia de política sectorial agropecuaria de Estado que permita enfrentar la situación actual.

Entre las peticiones del gremio agrícola está el asegurar una tasa de cambio competitiva, una política comercial benéfica, en los acuerdos comerciales; un ataque frontal al contrabando, suficientes recursos para el financiamiento, disminuir los costos de producción, incrementar la seguridad y mantener el orden público.