Plan para crear 25.000 empleos en el campo

Se busca beneficiar a unas 100.000 personas que están en condiciones muy precarias. Hay una brecha grande entre la pobreza rural y la urbana.

Plan para crear 25.000 empleos en el campo

Archivo Portafolio.co

Plan para crear 25.000 empleos en el campo

POR:
mayo 20 de 2013 - 02:30 a.m.
2013-05-20

Con un plante de 85.000 millones de pesos, el Gobierno lanzará en junio un plan de choque para generar empleo de urgencia en el campo, donde en el primer trimestre el número de ocupados se redujo en 65.000.

El plan, liderado por el Departamento para la Prosperidad Social (DPS), contempla la creación de 25.000 empleos temporales, que beneficiarán a unas 100.000 personas en 14 departamentos.

Pero la acción se concentrará en el Eje Cafetero, el andén del Pacífico (Barbacoas, Tumaco, Buenaventura y Guapí, entre otros) y el Eje Caribe (sur de Bolívar, Córdoba, Sucre, La Guajira y Magdalena).

Será una especie de complemento del lanzado por el presidente Juan Manuel Santos para estimular la industria y la agricultura (Pipe), con la diferencia de que está dirigido solo a la creación de empleo temporal.

“Lo que vamos a hacer es dinamizar a las familias que se encuentran en condición muy precaria, en términos de generación de ingresos”, señaló el director del DPS, Bruce Mac Master.

Los trazos iniciales de este programa comenzaron a pintarse de tiempo atrás, cuando el Gobierno conoció datos muy preliminares del comportamiento desfavorable de la pobreza rural, que, medida por ingresos monetarios, aumentó el año pasado 0,7 puntos hasta el 46,8 por ciento, 16 puntos por encima del promedio nacional.

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, y Mac Master advierten que lo que se está haciendo en este momento para revitalizar el campo es un paso dentro de todo el trabajo que hay que realizar para ponerlo en la senda de un verdadero desarrollo rural. Es decir, que falta mucho más y que las políticas oficiales apuntan en la dirección correcta.

El 2012 marcó un punto de quiebre en la tendencia descendente que traía la pobreza en el campo, que, como observa el ministro Restrepo, disminuyó casi tres puntos entre el 2010 y el 2012. Incluso, si se utiliza el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), la caída fue de 4,8 puntos en el mismo periodo, según estadísticas del Dane.

¿Qué sucedió en el 2012 para que se reversara el desempeño positivo que traía esa variable, que dejó a 4’977.836 habitantes rurales en la pobreza, y de estos a 2’417.584 en la pobreza extrema?

Para Restrepo, es claro que influyó la disminución del ingreso cafetero, por la caída de la producción y el precio externo, más la revaluación del peso.

También, y en esto coincide con Mac Master, que el año pasado aún se sentía el coletazo de la ola invernal del 2011, que, según este último, “tuvo una afectación importante en la capacidad productiva del pequeño y mediano agricultor, que no se ha terminado de recuperar”.

“Además, hay hechos, hasta ahora desconocidos por el grueso de la población, que ayudan a explicar la caída del ingreso rural: el tamaño medio de los hogares pasó de 3,5 a 3,7 miembros, aumento que, en buena medida, obedece al retorno de muchas familias al campo, que en algunos casos se habían desligado de la actividad rural y llevaban hasta 20 años viviendo en las ciudades”, dijo el director del DPS.

Y como si fuera poco, según información del Dane, el crecimiento del ingreso rural tuvo un desempeño contrario al del promedio nacional: en este, el aumento para el 20 por ciento más pobre de la población fue de 13,2 por ciento, y el del 20 por ciento más rico fue de 2,3 por ciento. En el campo, el incremento del ingreso de los más pobres fue de 3 por ciento, y de 5 el de los más ricos.

En otras palabras, la desigualdad en la distribución de los ingresos cayó, en el promedio nacional, de 0,548 a 0,539, según el índice de Gini; y en las cabeceras urbanas, de 0,526 a 0,514, mientras que aumentó en el sector rural de 0,459 a 0,465.

CAMPANAZO DE ALERTA POR LA SITUACIÓN DE POBREZA EN EL AGRO

Según el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, hay un diferencial muy grande entre la pobreza rural y la urbana.

“Con el aumento de la pobreza rural recibimos un campanazo de alerta frente a la atención que Colombia tiene que darle al sector rural. Debemos volcar nuestros esfuerzos a atender a esa población, que está en condiciones de máxima vulnerabilidad”, dijo el director del DPS, Bruce Mac Master.

A su vez, Restrepo insistió en que hay que seguir trabajando en todos los temas asociados al desarrollo rural: empleo, salud, educación, servicios públicos, infraestructura, pues todo esto sumado mejora la condición de vida y permite acercar lo rural a lo urbano.

Jorge Correa C.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido