El plan de Hollywood para sobrevivir en la era digital

El plan de Hollywood para sobrevivir en la era digital

POR:
julio 23 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-23

Up, Harry Potter, Transformers. La temporada de megapelículas de mitad de año ya está en pleno curso. Pero mientras la industria cinematográfica sigue luchando por encontrar su hueco en el mundo digital, uno se pregunta si este ritual que ya tiene décadas sobrevivirá.

"Creo que sí", dice Dan Glickman, presidente de la Motion Picture Association of America, MPAA (la asociación que agrupa a los estudios de Hollywood). "Forma parte de nuestra experiencia social salir y ver cosas de modo colectivo".

Las nuevas tecnologías y plataformas han sido tanto una bendición como una maldición para un negocio que depende de los derechos de propiedad intelectual, y Hollywood todavía está tratando de descifrar cómo sacarle partido a la plataforma digital (el marketing, la distribución) y cómo eliminar al mismo tiempo lo negativo (la piratería).

Hasta ahora, no ha sido fácil, y Glickman admite libremente que algunos de los esfuerzos de Hollywood no han surtido efecto. Pero, tal y como es de esperar, sigue siendo optimista respecto al futuro del cine.

"Hay muchas tendencias competitivas en nuestra sociedad, una tendencia hacia la individualización y una tendencia hacia querer ver algo en casa o en Internet o en un aparato portátil", dice Glickman, que el mes pasado completó su quinto año como la cabeza de la maquinaria de lobby de Hollywood. "Pero la experiencia de ir al cine también lleva un año o dos en auge".

La asistencia al cine "ha estado estancada o en declive por veinte años" en Estados Unidos. El aumento de los precios de las boletas ha compensado la caída de ventas de entradas. Pero a partir de noviembre pasado, la asistencia empezó a aumentar en ese país, el mercado más grande de Hollywood.

"Eso podría ser en parte debido a que en tiempos difíciles la gente suele ir al cine", dice Glickman en referencia a la recesión estadounidense. Pero tiene otra teoría, basada en una investigación de la MPAA, que halló que la gente que tiene iPods o teléfonos celulares en los que se pueden ver películas va más al cine que otras personas.

¿Por qué? "Porque todavía tenemos esta costumbre arraigada en nuestra sociedad de ver un producto de manera colectiva, ya sea un evento deportivo, una obra de teatro o una película", argumenta Glickman. "La recreación en grupo sigue siendo culturalmente muy importante. No creemos que ir al cine sea reemplazado por gente en la cama viendo aparatos portátiles".

Los aparatos portátiles y la tecnología asociada han beneficiado al cine. "Mis hijos hablan sobre cómo se enteran de las películas a través de aparatos portátiles conectados a comunidades virtuales", observa Glickman.

Asimismo, la distribución en línea, que es relativamente barata, tiene el potencial de incrementar los ingresos de los estudios de cine al revolucionar cómo los consumidores compran películas, asumiendo que las compren.

"Las nuevas tecnologías también facilitan mucho la piratería", apunta Glickman. Según cifras de la MPAA, los grandes estudios pierden unos US$6.100 millones anuales debido a la piratería.

"Siempre se puede mirar atrás y pensar 'deberíamos haber hecho algo antes'", dice Glickman. "Pero en general, creo que hemos partido de las experiencias y errores de las discográficas. Creo que [el economista] John Maynard Keynes dijo 'para cada problema complicado existe una solución sencilla y equivocada'.

Eso lo hemos aprendido rápido. No existe ninguna solución sencilla o única a esto. Por eso implementamos una combinación de estrategias".

Llevar a supuestos piratas, en general gente joven que intercambia canciones en línea, ante los tribunales ha estado entre las principales estrategias de la industria musical. Los resultados han sido mixtos. La MPAA ha hecho lo mismo en menor grado, pero Glickman cuestiona ese esfuerzo. "Hay que hacer más que eso, y la atención debe centrarse en las soluciones tecnológicas y en educar mucho mejor a la gente sobre el impacto de la piratería. Es difícil, pero no imposible".

Siga bajando para encontrar más contenido